Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Cultura

Mujeres perdidas en el arte

El agrupación de arte y activismos Guerilla Girls explora la ausencia de arte hecho por mujeres en las galería de arte europeas

Mujeres perdidas en el arte
Mujeres perdidas en el arte

Conocer mejor qué es el arte visual y de protesta que hacen las artistas feministas estadounidenses "Guerrilla Girls" es posible gracias a "Is it even worse in Europe?", una muestra que permite en la galería Whitechapel reflexionar sobre la discriminación de la mujer en la cultura.

Desde el año 1985, estas artistas-activistas, protegidas con una máscara de gorila, protestan a través de imágenes y carteles irónicos por la escasa presencia de creadoras femeninas en el arte, algunos de los cuales se muestran paralelamente en la Tate Modern.

La exposición principal, ubicada en el East End de la capital británica, es un proyecto dirigido por el experto madrileño en arte feminista Xabier Arakistain y cuenta con el apoyo del Instituto Vasco Etxepare.

‘Esta muestra tiene como objetivo principal conseguir la igualdad en los derechos de la mujer dentro del panorama artístico', comentó a Efe la comisaria de la galería Whitechapel, Nayia Yiakoumaki.

‘¿Es aun peor en Europa?' es el título de la exhibición porque en ella se presenta una encuesta realizada por Guerrilla Girls, enviada a casi 400 directores de museos y galerías de 29 países de la Unión Europea, con el objetivo de descubrir cuál era su proporción de artistas en temas de género.

De los cuestionados, sólo respondieron un total de 101 museos -siete de ellos españoles- que contaban, como media, con 22% de arte producido por mujeres.

‘El país que tiene más mujeres artistas en los museos o galerías es Polonia, con 28%', especificó la comisaria.

La muestra comienza con un gran cartel instalado sobre la fachada del edificio, donde se puede leer ‘The Guerrilla Girls asked 383 European museums about diversity. Only 1/4 responded'.

Las respuestas de las galerías a las preguntas adornan la sala principal de la Whitechapel, mientras que las demás paredes están cubiertas de carteles con las contestaciones más polémicas.

En el suelo están los nombres de las 282 instituciones artísticas que no respondieron a los cuestionarios, para que la gente que visita el museo pueda pisotearlas como ‘símbolo de protesta', apuntó Yiakoumaki.

Los tradicionales mensajes irónicos de Guerrilla Girls se exhiben en la sala y permiten, según la experta, ‘despertar las mentes del público para conseguir una reflexión sobre el poder de la palabra en la era de la imagen'.

‘A través de la combinación del humor, de la información o de los llamativos gráficos de las artistas, se consigue un arte de vanguardia y de protesta', argumentó.

Yiakoumaki señaló que el arte de estas activistas permite ‘sacar con facilidad una sonrisa al espectador y esto hace que su mensaje sea mucho más fácil de comprender'.

Guerrilla Girls nació en 1985, cuando un grupo de mujeres se manifestó frente al MoMA (Museum of Modern Art) de Nueva York, donde se celebraba una exposición en la que apenas había mujeres.

En 1989, colocaron un cartel frente al Metropolitan Museum de Nueva York en el que se podía leer que solo un 5% de las obras estaban firmadas por mujeres mientras que el 85% de los desnudos que colgaban en sus salas eran femeninos.

‘¿Tienen las mujeres que estar desnudas para entrar en el Met. Museum?', rezaba este gran cartel amarillo, con una reproducción de la Gran Odalisca de Ingres cubierta con una máscara de gorila, que se extendió por toda la ciudad y que es mundialmente conocido.

Los nombres reales de las ‘guerrilleras' siempre han despertado gran curiosidad, ya que suelen utilizar pseudónimos de creadoras fallecidas como Frida Kahlo, Eva Hesse o Lee Krasner, para reivindicar así los logros que ellas han conseguido.

Yiakoumaki subrayó que este grupo artístico es ‘muy valiente' al querer mejorar la situación de las mujeres combatiendo el machismo al tiempo que también pelean contra la discriminación cultural por el color de la piel o la religión.