Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cultura

Galeta, un laboratorio de ciencias naturales

Unos 40 educadores forman parte del programa educativo que ofrece, desde hace once años, el Laboratorio Marino del Smithsonian ubicado en la provincia de Colón

Entrando por la urbanización de San Judas Tadeo, en el sector de Cativá, en la provincia de Colón, se encuentra la formación Gatún, una superficie de tierra donde permanecen enterrados fósiles de especies marinas que emergieron hace unos diez millones de años.

El sitio fue visitado por periodistas y personal del Banco Interamericano de Desarrollo, además de 40 maestros y profesores de diferentes escuelas de todo el país, quienes desde el 15 de abril participan en el undécimo seminario-taller ‘Enlace dinámico entre la naturaleza, ciencia y aprendizaje', que desarrolla el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) en sus instalaciones en punta Galeta, en la provincia de Colón.

Luego de recorrer la formación Gatún e interactuar con los docentes y científicos en el hallazgo de fósiles de conchas, corales y dientes de tiburón (megalodón), el director de la Estación Punta Galeta, el doctor Stanley Heckadon Moreno, habló sobre cómo funciona el programa educativo científico —el cual está avalado por el Ministerio de Educación (Meduca)— que el Laboratorio Marino de Galeta realiza desde el 2007.

PROYECTO DE FORMACIÓN

Después de cinco años, tiene validez científico-educativa

El 90% de las escuelas que participan son públicas. El Meduca reconoce puntajes de formación a cada profesor participante.

Alrededor del 20% de las escuelas que participan en el taller reciben evaluación del programa educativo.

‘El objetivo de este entrenamiento de dos semanas es elevar el nivel de docencia de las ciencias naturales en el país; porque cuando se aplican test internacionales como el Pisa, para saber cómo andan los estudiantes de tercer y cuarto año en conocimiento de ciencias naturales, matemáticas, capacidad de lectura, salimos muy mal. De 120 países que participan quedamos en el número 100, esto indica que Panamá necesita mejorar su sistema educativo, sobre todo en ciencias', afirma el doctor Heckadon.

Agrega que la enseñanza de las ciencias en el país es muy aburrida, cuando esta materia es sumamente fascinante. Destaca que la idea es ‘encerrar' por dos semanas a 40 maestros de todas las provincias y comarcas del país para ponerlos en contacto con los científicos del Smithsonian y otras instituciones, tanto en la parte teórica como en el campo (buscar fósiles, identificar plantas y aves).

‘Es una tarea difícil, pero no imposible. Es un gran aporte que hacen el Fondo Candeo de Christy Walton de la International Community Fundation, el Smithsonian, el Laboratorio Marino de Punta Galeta y el Meduca, que es quien les paga este taller a todos estos maestros para que se actualicen; porque en realidad hay pocos cursos como éste y pocas instalaciones que tienen esas facilidades de campo como nosotros', detalló el científico.

Añadió que a pesar de que la formación Gatún es un sitio de mucha historia científica, en el lugar es posible encontrar algunas urbanizaciones. ‘Para los científicos es una pena que los restos fosilizados que allí se encuentran y que guardan en sus entrañas importantes secretos de la historia biológica del Istmo no sean protegidos. De llegar a desaparecer esta importante información, las nuevas generaciones desconocerán por completo la historia de cómo surgió el Istmo de Panamá', advirtió el doctor Heckadon.

EVALUACIONES A DOCENTES

Este programa, que culmina este 27 de abril, incluye una evaluación y seguimiento del docente en el aula. En la última década se han recibido y entrenado en Galeta a más de 430 educadores.

Desde 2015, la antropóloga Guillermina De Gracia asiste a las escuelas participantes. ‘Observo cómo los maestros enseñan a los niños y cómo usan las herramientas aprendidas en el seminario-taller que brinda el Smithsonian. (Es emocionante) ver cómo los docentes sacan a los niños de las aulas, los llevan a terreno y le enseñan el nombre de los árboles, el nombre de la hojas y de los animales; considero que dentro de la evaluación de educación patrimonial o de formación éste es uno de los mejores programas para enseñar ciencia de una manera diferente en las aulas de clases', explica la antropóloga.

‘Como dice el científico español, especialista en educación, Francisco Mora, ‘el cerebro solo aprende si hay emoción', pues en estos talleres encuentran muchísima emoción. Cuando los docentes presentan su proyecto final, cuando regresan a las aulas y veo cómo trabajan con los niños, puedo decirte que hay un antes y un después', aseguró De Gracia.

Cada año, el Laboratorio Marino de Galeta recibe más de doce mil niños de primaria y de secundaria de todo el país, tanto de escuelas públicas como privadas, para fomentar su curiosidad e interés por las ciencias naturales y el cuidado del medioambiente.