06 de Oct de 2022

Cultura

Cataratas de Iguazú, un encuentro cercano con el poder de la naturaleza

La atracción turística está ubicada en la región limítrofe del Parque Nacional que lleva su mismo nombre, compartida por tres países (Argentina, Brasil y Paraguay)

Cataratas de Iguazú, un encuentro cercano con el poder de la naturaleza
Cataratas de Iguazú, un encuentro cercano con el poder de la naturaleza

Es de lo que muchos viajeros y turistas hablan; es una de las siete Maravillas Naturales del Mundo (Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco), uno de los atractivos naturales más visitados y, sin duda alguna, un destino turístico que, hoy por hoy, se ha convertido en el plan de vacaciones y aventuras de miles de personas en todo el planeta.

Tal vez muchos se conforman con ver fotografías, videos y películas filmadas en sus impactantes locaciones, pero nada se compara con estar allí, con sentir su fuerza y energía y con deleitarse con su noble naturaleza que se abre a la visita del ser humano.

Las cataratas de Iguazú están ubicadas en la región limítrofe del parque nacional que lleva su mismo nombre, Iguazú, compartido por tres países (Argentina, Brasil y Paraguay) y cada uno tiene su propio atractivo referente a su explotación turística. Esta maravilla natural la conforman unos 275 saltos, de los cuales la mayoría (más del 80%) están en territorio argentino, en especial su mayor atracción, la Garganta del Diablo, un salto de unos 80 metros de altura que se yergue en su imponente dominio con millones de litros de agua, como manifestando ‘aquí el poderoso soy yo'.

SE INICIA LA AVENTURA

La aventura comienza tomando un pequeño tren con un trayecto de unos 20 minutos de naturaleza y biodiversidad que también son parte de este paseo, que le lleva hacia el inicio del recorrido, a pie, de las pasarelas que le permiten disfrutar de este encanto natural.

Hay diferentes formas de conocer las cataratas y sus diferentes caídas, por ejemplo, las pasarelas, la principal que es de unos mil metros de recorrido, a pie, te llevan directo al clímax de esta atracción, al lado de la Garganta del Diablo, desde donde con toda seguridad puedes hacer las fotografías de recuerdo que quieras, así como videos y hasta transmisiones en directo en tus redes sociales, pues la señal de los principales servicios de celular cubren el área, sabiendo la importancia de esta actividad turística.

‘Hay diferentes formas de conocer las cataratas y sus diferentes caídas, por ejemplo, las pasarelas, la principal que es de unos mil metros de recorrido, a pie, te llevan directo al clímax de esta atracción'.

Luego, puedes proseguir con otra serie de recorridos, uno de ellos es el Circuito Superior (unos 1,750 metros de recorrido, a pie) en el cual podrás apreciar y deleitarte con más de una docena de caídas de agua, cada una más hermosa que la otra. Los arcoíris, en algunas caídas son el punto decorativo que se mezcla con el agua y la naturaleza verde. Querrás tener una foto en cada uno, esto te lo aseguro, pues hay algunas en las que estás sobre la misma caída, algo simplemente espectacular.

También está el Circuito Inferior (unos 1,700 metros de recorrido, a pie) que, como dice su nombre, además de las pasarelas te lleva por un camino natural, disfrutando, desde abajo las hermosas caídas de agua.

Pero uno de los atractivos más codiciados por los turistas es, sin duda alguna, La Gran Aventura, en principio un paseo en vehículo abierto por la espesa selva, conociendo su vegetación, con suerte uno que otro animalito, hasta llegar a un embarcadero. Es allí donde inicia tu contacto directo con la creación de Dios, pues se trata de un recorrido por las aguas del río Iguazú en lancha (con todas las medidas de seguridad), pasando por momentos de rápidos hasta llevarte a presenciar de cerca varias caídas.

La cámara siempre debe estar lista, porque en varios momentos tienes la oportunidad de pocos, solo quienes se deciden por esta aventura, estar debajo del mismísimo chorro, debajo de la caída de agua, con una temperatura que oscila entre los 5 a 7 grados centígrados, que se suman a la fuerza del agua y la bruma de esta al llegar a la parte baja del río.

Créeme que este es el momento de éxtasis, el máximo sentimiento, el clímax y el aumento de adrenalina, de cero a mil en menos de dos segundos. Es toda una experiencia que, si visitas las cataratas de Iguazú, no debes dejar por fuera de tu paseo. Tienes la oportunidad de sacarte fotos y videos al lado de una de las caídas y quedas literalmente empapado, pero lleno de una energía que jamás olvidarás.

OTROS ATRACTIVOS

Hay que destacar que, durante el recorrido por el área del Parque Iguazú, hay otros atractivos como, un paseo en helicóptero para disfrutar de esta maravilla desde el aire, lo que le imprime un mayor atractivo y experiencia al ‘trip', ya que puedes ver en su máximo esplendor todas las caídas, desde los diferentes ángulos de los tres países.

En ese mismo sentido, las pasarelas te permiten deleitarte e interactuar con diferentes animalitos, entre los que se destacan los coatíes, tucanes, monos, urracas y, si tienes suerte, hasta podrías ver el yaguareté o jaguar, casi un emblema del área -está prohibido alimentarlos-.

También hay otras actividades, como el Sendero Verde, Sendero Macuco, Paseo Ecológico y, disfrutar de todo lo que nos ofrece la naturaleza en su máximo esplendor.

Las cataratas de Iguazú están catalogadas como turismo verde, de bajo impacto, ya que la administración del parque cuida y vigila que el impacto del ser humano sea mínimo, teniendo en cuenta que aproximadamente un millón seiscientos mil turistas lo visitan anualmente (hasta 2017, y se espera que en 2018 llegue a los dos millones).

OPINIONES DE TURISTAS

Luisa Fernanda Rodríguez (Colombia) piensa que una persona ‘a la que le guste viajar no puede morir sin conocer las cataratas de Iguazú. Son de una belleza sin igual y es muy emocionante ver esa fuerza del agua. Me llamó mucho la atención el color del agua, pues uno creería que es por contaminación y no por los minerales de la tierra', destaca.

Asimismo, Laura Acevedo (Venezuela) confiesa: ‘Me sentí arropada por su inmensidad, por su fuerza y su ímpetu. Son momentos en que la majestuosa naturaleza nos reconecta'.