Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Cultura

La puerta central de Alcalá, Don Antonio y el Escorial de América

Con la sana pasión que, gracias a mis estudios, he tenido el privilegio de experimentar en una ciudad donde he visto de cerca

En las bellísimas losas colocadas en la parte superior del vestíbulo, después del primer panel que representa el lienzo de ‘Los borrachos' o ‘El triunfo de Baco' del pintor español Diego Velázquez, nos encontramos con la segunda bizarra representación sobre la cual muchos han evitado pronunciarse. Los escritos disponibles, que hasta ahora nos han llegado, muchas veces tocan, con gran superficialidad, esta peculiar representación.

En los textos se aprecia persistentemente el título original: ‘La entrada triunfal de Francisco Franco, en Madrid, después de la Revolución Española en 1936', sin detallar acerca de la justificación de esta losa como parte de la complejidad general y su verdadero significado y sin, interrogarse siquiera, en lo más mínimo sobre la fecha 1936.

Muchos sostienen que esta es la copia de la obra de un ‘desconocido pintor contemporáneo', (ciertamente todas las demás representaciones son copias de obras famosas de artistas españoles) que Don Antonio Rodríguez del Villar seleccionó cuidadosamente. También se sostiene que de los seis paneles, la única obra realizada de mano de este escultor es el Escudo Central, inventado por Don Antonio R. V., y que alude a la Escuela Normal de Señoritas, pero entremos a descifrar estos interesantes dilemas.

‘La entrada triunfal por la Puerta de Madrid es un tema muy conocido en la península Ibérica debido a que la historia política española ha pasado por muchos movimientos revolucionarios, que identificaron su victoria con la imagen del pasaje triunfal por las puertas de su capital',

ARISTIDES UREÑA

ESCRITOR Y ARTISTA PLÁSTICO

La entrada triunfal por la Puerta de Madrid es un tema muy conocido en la península Ibérica, debido a que la historia política española ha pasado por muchos movimientos revolucionarios que identificaron su victoria con la imagen del pasaje triunfal por las puertas de su capital, Madrid (Puerta del Sol, Puerta de Toledo y otras).

Muchas son las representaciones pictóricas dejadas, de modo póstumo, por artistas españoles y la más cercana a nuestra representación santiagueña es la siguiente:

En esta ilustración podemos notar que la puerta aquí, que está representada, es la puerta de Alcalá, del italiano Francesco Sabatini, la misma que Antonio Rodríguez Del Villar toma para representar su entrada triunfal.

Contamos con las evidencias para afirmar que esta losa es una obra original de Rodríguez Del Villar, porque en la parte estilística es evidente la mano precisa y atenta de nuestro escultor.

Allí están representados: la Puerta central de Alcalá con una gran cruz y al lado derecho jinetes y soldados que irrumpen con energía a través de la puerta. Si observamos el humo, que como hondas se encrespa debajo de la puerta, descubrimos que esta forma de esculpir está plácidamente bien representada en todo el vestíbulo. Debajo de estas crestas se proyectan algunos rayos de luz, bien separados entre ellos, sus formas geométricas se repiten en los adornos que acompañan las columnas.

Toda esta representación creativa proviene de la mano de Antonio Rodríguez Del Villar, la cual se nota en toda la geografía escultórica que caracteriza estos paneles.

Concluyendo, son dos los paneles realizados por Rodríguez Del Villar, expuestos aquí arriba: el Escudo y La entrada triunfal de Francisco Franco a Madrid. Por ello, es un error considerarlos obra de un desconocido pintor contemporáneo. Dicho panel encaja dentro de las hondas motivaciones que sostienen la concepción intelectual de Don Antonio y que, poco a poco, aquí vamos explicando. La pregunta surge espontánea: ¿Por qué nuestro escultor quiso representar el triunfo del Franquismo en España?

Antonio Rodríguez del Villar nació en 1880, en Madrid. Emigra en el año 1920 a América Latina, pero nunca pierde el contacto con Europa. Participó y vivió los conflictos de las dos grandes guerras mundiales tomando posiciones políticas de parte de quien bien conocía la tragedia que conlleva la partición apasionada por las ideas nacionalistas presentes entre las dos guerras en España y en Italia, lugares donde Don Antonio se educó alimentando su talento artístico y visión del mundo. Esto nos hace comprender, con mayor equilibrio, la bella obra de este artista influenciado por el llamado patriotismo nacionalista y conservador de aquellos momentos.

Con la sana pasión que, gracias a mis estudios, he tenido el privilegio de experimentar en una ciudad donde he visto de cerca, el conflicto abierto en el tiempo de muchos valiosos artistas italianos, estos me han transmitido el fervor patriótico y el fuerte llamado histórico de la cultura renovadora de la época socialista de Mussolini la cual, poco a poco, se trasformó en la degeneración de la Doctrina Social Fascista, totalitarista de los años 1935 hasta sucumbir en su derrota.

Muchos de estos talentosos artistas abrazaron el llamado patriótico y crearon muchas obras de indiscutible valor que hoy nos enfrentan al drama evaluativo y conflictual ‘epocal' de lo que fue el siglo pasado. La fecha que aparece: 1936, no tiene ningún valor verídico, especulando, considero, una trascripción errónea que sigue repitiéndose en el tiempo (y no es este el único caso); la guerra civil española y la entrada de Francisco Franco a Madrid, no ocurrieron en el año 1936 más bien el 19 de mayo de 1939 y este bello panel, así como el Escudo, nos ayudaran en la interpretación y comprensión de los MISTERIOS de las decoraciones de la obra considerada el ‘Escorial de América'.

Tomado de ‘El Escorial de América, los misterios de las decoraciones de la obra veragüense' .