Panamá,25º

16 de Dec de 2019

Cultura

La vida en la Luna tras 50 años de su conquista

Cinco décadas han pasado desde que el hombre pisó por primera vez el único satélite natural de la Tierra. Los Emiratos Árabes Unidos lo celebran con la noticia de que un emiratí visitará la EEI. Aquí una muestra de cómo viven los astronautas en la estación espacial

Corría el año 1969. Las expectativas eran altas. Había nerviosismo mientras Neil A. Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, el 16 de julio, volaban en la parte más alta de un Saturno V, un enorme cohete de tres secciones, desde el Centro Espacial Kennedy, Estados Unidos, hacia la Luna.

El 21 de julio, Armstrong y Aldrin pusieron un pie en la superficie lunar, los primeros humanos en hacerlo. Cincuenta años después de la histórica hazaña, los Emiratos Árabes Unidos celebran sus avances en la materia.

‘Los astronautas inspiran a los jóvenes a seguir sus pasos y los motivan a explorar e innovar a favor de sus países y sociedades',

IBRAHIM ALMANSOURI

EMBAJADOR DE LOS EMIRATOS ÁRABES UNIDOS

Hazza Al Mansouri es el primer astronauta emiratí que saldrá al espacio el próximo 25 de septiembre, luego de que el Centro Espacial Mohamed bin Rashid lo escogiera como astronauta principal para la misión que durará ocho días.

Al Mansouri viajará en el Soyuz MS-15 desde la estación espacial Baikonur, en Kazajstán, e incluirá un recorrido por la Estación Espacial Internacional (EEI ).

El logro científico es digno de celebrar, al igual que el aporte social que hacen los astronautas a las nuevas generaciones.

‘Tanto Al Mansouri como Sultán Al Neyadi (emiratí también, escogido como astronauta de refuerzo) son modelos positivos para los jóvenes emiratíes y la sociedad actual. Los astronautas inspiran a los jóvenes a seguir sus pasos y los motivan a explorar e innovar a favor de sus países y sociedades', señala Ibrahim Almansouri, embajador de los Emiratos Árabes Unidos en Panamá.

Al Mansouri se está entrenando actualmente en el Centro de Capacitación de Cosmonautas Yuri Gargarin en Rusia, junto a su compatriota Al Neyadi.

Los preparativos para el lanzamiento del Soyuz MS-15, que tendrá lugar el 25 de septiembre, se encuentran en su etapa avanzada. El astronauta Al Mansouri será lanzado al espacio junto al comandante de Roscosmos Oleg Skripochka y la astronauta de la NASA Jessica Meir, quienes permanecerán en la EEI por más tiempo, uniéndose a otros tres miembros de la Misión 61 en la estación espacial.

Al Mansouri culminará su misión regresando a casa el 3 de octubre en la cápsula MS-12 junto a dos astronautas experimentados, el ruso Alexsey Ovchinin y el astronauta de la NASA Nick Hague.

La vida en el espacio

¿Cómo será la vida de Al Mansouri, Al Neyadi y demás astronautas que viven en la EEI?

Gracias a videos emitidos por agencias espaciales, se puede registrar las acciones de estas personas fuera de la Tierra.

Samantha Cristoforetti, una astronauta italiana, la primera mujer de su país en vivir en la EEI, documentó parte de su día.

Una de las acciones que se realiza en el espacio es tomar la ducha. Algo rutinario para los habitantes del planeta Tierra, puede resultar complejo en la EEI.

En el espacio, por la falta de gravedad, el agua flota en lugar de caer, razón por la que el proceso que siguen los astronautas para ducharse es muy diferente al que utilizamos en la Tierra.

ESPACIO

La hazaña del Apolo 11 estremeció al< 10 años duró el Programa Apolo, durante los cuales la NASA gastó, según sus propias estimaciones, $23,900 millone< 600 millones de personas en todo el planeta presenciaron el alunizaje del Apolo 11 en 1969.

Según refiere el video de Cristoforetti, cada astronauta posee un maleta para el aseo personal. La mochila personalizada contiene pequeñas bolsas con productos similares a los que usan en la Tierra, como agua, jabón líquido, toallas, esponjas de baño y un champú que no necesita enjuagarse.

Regularmente se duchan cada dos días. En lugar de ponerse debajo del grifo, se frotan el cuerpo. Durante el proceso gastan la mínima cantidad de agua, pues debe ser usada cuidadosamente para que no haga falta.

Los astronautas se cambian de ropa una vez por semana. La ropa que llevan (pantalones, camisas y ropa interior) es desechable.

Una de las tareas más complejas dentro de la estación espacial es el uso del inodoro, el cual se basa en sistemas de succión, por la falta de gravedad.

Mangueras con entradas adaptadas a ambos sexos y personalizadas por tripulante, se utilizan para los desechos líquidos. Estas mangueras cuentan con el sistema de succión y toda la orina va a parar a un contenedor. El 90% se recicla para uso de la EEI.

Los desechos sólidos se depositan en una especie de inodoro con el mismo sistema de succión. Estos desechos se colocan en una bolsa para posteriormente enviarse de regreso a la Tierra, aquí nada se recicla.

Para descansar los astronautas disponen de unos sacos de dormir hechos a medida y sujetos a la pared para evitar que floten de manera descontrolada por la EEI.

En cuanto a la alimentación, los astronautas disponen de un menú variado. La inexistencia de refrigerador en la estación ha motivado a buscar nuevas alternativas de conservación, por lo que los alimentos con los que cuentan los astronautas son deshidratados, termoestabilizados introducidos dentro de bolsas flexibles, o bien irradiados, un proceso que evita la proliferación de bacterias.

En general tubos de aluminio rellenos de carne, chocolate en puré, latas de atún, bebidas de mariscos congelados... es lo clásico para degustar en el espacio.