Panamá,25º

15 de Dec de 2019

Cultura

Efraín Meza León: ‘La cultura audiovisual en Panamá'

La sagaz voluntad de un grupo de jóvenes y sus ganas de construir su futuro a través del talento creativo de todos sus miembros

Entre los países de mayor auge económico en el continente latinoamericano, Panamá ha sido uno de los más sobresalientes y esta situación ha sido una constante desde hace varias décadas. Es bien sabido que a este desarrollo económico no ha correspondido un avance del sistema cultural y educativo, más bien se han esquivado las soluciones necesarias para encontrar remedios a los dolores.

Es así que hemos heredado bizarras situaciones a nivel cultural y educativo, que se encuentran en desarmonía con el entorno de los países donde, para bien o para mal, se enfocan en los problemas de un sistema cultural que presenta este mundo globalizado. Esa precariedad la podemos evidenciar en algunas renuncias de nuestros sistemas, en el abandono de la investigación, en la experimentación visual anclada solo al aspecto comercial, en la apatía por comprender las dificultades por las cuales las artes están pasando.

Salvo pocas excepciones; la mayoría de artistas visuales se han encerrado en una manera ‘decorativa' y ‘superficial' de las expresiones artísticas, sin cuestionarse o proponer cambios, enfocándose en la repetición de viejos modelos; bloqueando el proceso experimental; que es la esencia de las disciplinas artísticas.

Hoy nos dedicaremos a conocer uno de los sectores más atractivos que ha servido de estímulo a muchos jóvenes panameños; muchachos que, con muchos obstáculos, llevan adelante trabajos audiovisuales, que sienten la responsabilidad y tratan de surcar la desidia del presente, para proyectarse en un renovado país.

Nos haremos conducir por la historia de Diablico Films y Efraín Meza León, colonense de nacimiento, para acercarnos a este novedoso escenario artístico. Y comprender cómo estos oasis de fertilidad florecen por autoestimulación, pese a la ausencia de claras políticas públicas para las artes audiovisuales y las demás disciplinas artísticas.

La historia de un muchacho de Colón

Efraín nunca imaginó que esa tarde, al regresar de recoger a sus padres de la Terminal de Tocumen, iba a recibir la llamada de la Alianza Francesa de Panamá, para estudiar un Diplomado Internacional de Cine, en Panamá. Se encontraba estudiando derecho, en la Universidad de Panamá y —en ese momento— estaba dispuesto a abandonar todos sus estudios para viajar fuera del país; al primer país que lo quisiera recibir. Mas se quedó en Panamá.

Esa llamada cambió la vida de Efraín, pues decide jugárselas todas y entrar a este curso internacional con la idea de ‘cambiar su vida' … y eso fue lo que sucedió.

El grupo de estudiantes que compartía su curso era muy aguerrido, iniciando a crear algunos cortos cinematográficos y a proponer nuevas ideas. Así nace ‘Rojas' (2017) el primer cortometraje. Una comedia donde tres amigas viven un viaje en el que todo se sale de control. Este corto fue dirigido por Amael Farouk, producido por Jorge Lymberópulos, guión de Javier García Villanueva y, lo que me parece interesante es que, de esta producción, aparece Diablico Films en el panorama panameño.

La prueba de fuego para tastar la voluntad de este joven colonense llega con el segundo cortometraje ‘Náufragos' (2018) dirigido por Amael Farouk, donde Efraín trabaja en la producción. El corto narra la vida de tres náufragos a la deriva y de una historia realmente sucedida.

Me remito a este segundo trabajo dando relevancia a este momento en que la productora Diablico Films recoge jóvenes talentos que tratan de hacer valer su voz a través de las artes cinematográficas en nuestro país.

Y siguen proponiendo tres interesantes cortometrajes que quedarán registrados en la memoria de muchos panameños y son: ‘Brillas' (2018), dirigido por Juan Daniel Pinzón con la productora Estefani Peralta; ‘Night and Fun', dirigida por Delfina Kroeck, con narrativa de Ana Victoria Chapman; y ‘Reflejo de Utopía' (2019), dirigido por Juan Daniel Pinzón, con narrativa de Ana Victoria Chapman y en la producción Efraín Meza y Estefani Peralta.

Estos últimos tres cortos con la etiqueta de Diablico Films son la muestra de que existe un grupo que produce propuestas nuevas, se autofinancia, se promueve y sale a la calle a buscar patrocinadores para producir sus obras. Entonces Efraín Meza León, nacido en 1988 en la ciudad de Colón, me dice: ‘después de estas tres últimas producciones, buscamos formalizar la productora (Diablico Films) reestructurándola en sus aspectos legales y dotándola de una nueva visión comercial'. Esto nos hace comprender la sagaz voluntad de este puñado de jóvenes y sus ganas de construir su futuro a través del talento creativo de todos sus miembros.

DiablicoFilms también colabora con muchos proyectos sociales, como la iniciativa ‘Contrapeso' en Colón, de Abel Aronátegui, que es una fundación que utiliza el séptimo arte como herramienta pedagógica de cambio social, y que fortalece la identidad comunitaria, ayudando en la producción y logística del ‘Cine Afro' de Colón. No podemos olvidarnos de una de las iniciativas, única para estos jóvenes, y es la creación de la Muestra de Cine Movi Night , ya en su tercera presentación.

Panamá audiovisual

Existen en Panamá múltiples iniciativas que nacen —algunas sobrevivientes otras desaparecidas— de la necesidad de expresar sus inquietudes a través de operaciones audiovisuales.

Ellas ya ocupan espacios entre los jóvenes y son metas informativas para los consumidores atentos. Podremos mencionar a Martín Proaño Matteoli, editor y productor de Cine Animal y colaboradores cercanos como Carolina Borrero; también podemos mencionar a Cine Pobre de ‘Mente Pública' con su Festival Panalandia. A Jorge Castillo, con su iniciativa Cinebunker, plataforma que funciona como base de datos del cine producido en Panamá.

También a Luis Lorenzo, de Material Extra, otra plataforma informática sobre la crítica de arte cinematográfico de Panamá; el Festival de Cine de Derechos Humanos organizado por Bannabá Fest. De ahí mantenemos presente la titánica labor de Irina Ruiz Figueroa con su campamento en La Villa de Los Santos Acampadoc, iniciativa que involucra a la comunidad local e internacional alrededor del cine documental contemporáneo en su octava edición. También en la península de Azuero, los esfuerzos y talleres de Segunda Vida de Flavia Bianchi y Roberto Bani. Un caudal de energía joven que da luz en el fondo de las expresiones audiovisuales en Panamá.

Las expresiones artísticas contemporáneas

El gran avance que las artes contemporáneas están alcanzando es el motor que surca nuevos horizontes y, dentro de las disciplinas que componen las nuevas expresiones artísticas, están las técnicas audiovisuales que componen el arte cinematográfico; de ellos, los videos artísticos, instalaciones de video y demás, proponen la reproducción animada de la realidad.

Como hemos visto, al iniciar este escrito anoté ‘salvo pocas excepciones', haciendo referencia a las aisladas unidades que, pese a las faltas de políticas públicas, logran surgir con brillantes ideas y tratan de avanzar ‘individualmente' con sus obras.

Pienso en la poca atención que se da a las creaciones realizadas por artistas panameños en el video artístico, que son desconocidos para la gran mayoría de panameños. Pero el anhelo colectivo es que se orquesten las necesidades de todas estas espontaneidades en nuestro país, con la presencia de políticas que tengan una visión clara y puntual para el desarrollo de la excelencia creativa de los panameños.

Ese es nuestro augurio y la razón por la que narré la historia de Efraín Meza León, joven oriundo de la provincia de Colón.