Temas Especiales

11 de Aug de 2020

Cultura

Duelo, una novela gráfica contra el olvido

El libro es parte del proyecto ‘Duelo’, del colectivo de periodistas Concolón; y complementa un especial —publicado el año pasado—de nueve crónicas sobre las víctimas de la Invasión de los Estados Unidos a Panamá

Duelo
Duelo, la novela gráfica sobre la Invasión.Eduardo Dutary | La Estrella de Panamá

El cielo se tiñó fuego la madrugada del 20 de diciembre de 1989. El ejército de los Estados Unidos arribó a suelo panameño para ejecutar la Operación Causa Justa cuyo objetivo era capturar al dictador Manuel Antonio Noriega.

Un número incierto de fallecidos, heridos, desaparecidos y huérfanos, en su mayoría civiles panameños, dejó la operación. Noriega se entregó dos semanas después de iniciada la intervención. Hoy se cumplen 30 años de este funesto hecho. Y tres décadas, aún se desconoce el saldo de muertos que dejó la invasión.

Sol Lauría es la autora de esta novel gráfica, mientras que la ilustradora Meera Sachani puso los trazos en ‘Duelo, la novela gráfica de la Invasión’. Cada línea representa “una lucha en contra del olvido y en contra de un sistema educativo y un sistema en general que nos maquilla la realidad y que no nos permite conocer nuestra propia historia”, relata Sachani.

Sobre la decisión del Ejecutivo de declarar Día de Duelo Nacional este 20 de diciembre, la ilustradora dijo:"me parece una decisión a medias y de mala gana. El 20 de diciembre debe ser recordado todos los años".

 ¿De qué trata Duelo?

Duelo es una novela gráfica dirigida a niños, que cuenta cronológicamente los hechos, días antes del día 20 de diciembre de 1989, posterior y te cuenta las historias, las crónicas de personas que lo vivieron, eso es Duelo.

¿Por qué lo titularon Duelo?

La novela gráfica se llama Duelo, memorias de una invasión porque es un proyecto del colectivo de periodistas Concolón. En la página http://duelo.revistaconcolon.com/ hay una serie de crónicas sobre víctimas de la invasión, una cronología de los hechos, sus historias personales, arte y más. A partir de allí, el colectivo esta buscando que llegue a todos los públicos posibles y por todos los canales posibles. Se llama Duelo porque es parte del mismo proyecto.

¿Y por qué una novela gráfica?

Porque queremos llegar a todas las áreas posibles, buscando todos los medios posibles para captar la atención de todos tipo de público. Esta novela gráfica es para todas las edades pero se hizo particularmente para niños, esta dirigido a un público joven, que realmente necesita conocer esa parte de la historia, pues se le esta negando la verdad y lo que realmente sucedió.

¿Cuánto tiempo te demoró hacer los dibujos?

Aproximadamente 6 meses. Está hecho todo a mano, en tinta china y luego pasado a digital con correcciones de color digital.

¿Cómo te inspiraste? ¿Fue difícil al no haber vivido la invasión?

Mi mamá y mis familiares realmente no vivieron la invasión en sí, entonces no tenía este referente que me contaran. Fue mucha investigación, documentales, cada persona mayor que conocía le preguntaba cómo había vivido la invasión. Ver como vivía la gente y traté de imaginarme a los panameños actuales hace 30 años. Mi mayor inspiración es la responsabilidad que tengo con mi generación y las futuras generaciones porque a mi no me enseñaron sobre la invasión. Es como dejar esa huella e inspirar a las demás personas a hablar del tema.

¿Qué es lo que deseas comunicar con cada trazo?

Cada trazo es una lucha en contra del olvido y en contra de un sistema educativo y un sistema en general que nos maquilla la realidad y que no nos permite conocer nuestra propia historia.

Los colores que están en Duelo son negro, blanco y rojo, ¿por qué?

El título de la novela es Duelo, los duelos no son para mantener rencor, sino para recordar y entender. El negro es un color que te recuerda al duelo, que te recuerda algo que tienes que respetar. El rojo, obviamente, significa que fue un hecho de sangre, un hecho en donde la gente sufrió mucho. Esos colores son para resaltar el dolor y la memoria de la gente que sufrió.

¿Qué hace falta para que se conozca más sobre este tema?

Hace falta que el Ministerio de Educación se ponga las pilas en la materia de relaciones de Panamá con Estados Unidos. Hace falta un día de duelo nacional, que nos cuenten la verdad, que el mismo gobierno y que las mismas personas que lo vivieron lo cuenten. Probablemente la gente no lo hablaba por miedo a las críticas, porque si decías que fuiste atacado te decían que estaban con Noriega, y si lo celebraste, también te podían atacar. Osea que habían dos bandos. Ahora después de 30 años, uno puede hablar de eso sin miedo y si lo celebraste, entender que fue error haberlo celebrado.

¿Cómo piensas que se haría justicia con las víctimas de la invasión?

Es complicado pedir justicia, es complicado porque es la pérdida de un hijo, no puedes hacer nada al respecto, pero se puede hacer un día de duelo, un día que conmemore los hechos y no revictimizar a las víctimas, porque al final haces que cuentes su historia. Son personas que tienen 30 años contando su historia y que ha entrado por un oído y a salido por otro. Que se tome enserio, que se acepte realmente qué fue lo que paso y que no fue precisamente para el beneficio de la población.

Los muertos no los puedes revivir, pero que nos digan cuántos muertos fueron es otra manera de hacer justicia. Que nos den una lista oficial de los muertos, ya que no la hay.

El Ejecutivo aprobó un día de duelo nacional por un año, ¿qué opinas de esto?

Me parece una decisión a medias y de mala gana. El 20 de diciembre debe ser recordado todos los años.

Meera Sachani
El libro es parte del proyecto ‘Duelo’, del colectivo de periodistas Concolón; y complementa un especial —publicado el año pasado—de nueve crónicas sobre las víctimas de la Invasión de los Estados Unidos a Panamá.