Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Cultura

Michel Brown: 'En las narconovelas, no depende de nosotros transmitir un mensaje pues hay un libreto a seguir'

El actor argentino considera que en producciones donde hay personajes que realizan actos ilegales, muerte y traición, el público elige con qué se queda

Michel Brown. La segunda temporada de “La Querida del Centauro” llegó a la pantalla de Telemundo Internacional el 17 de febrero.Cedida

Más allá de la producción, distribución y consumo de drogas, el narcotráfico se ha convertido en un producto de consumo masivo entre las sociedades.

A través de libros, canciones, videos y hasta telenovelas se proyecta el tema como un problema social. Estas divulgaciones, sean por medios de comunicación o iniciativas particulares, ¿plasman la realidad de una región o grupo de personas?

“Creo que hay muchas cosas muy similares. Lo que tiene 'La querida del Centauro' es que no tiene miedo a contar las cosas como son. De hecho, en el departamento de policía, en la telenovela, hay corrupción generada por el jefe, lo cual no está lejos de lo que vemos en nuestros países de Latinoamérica. Y en cuanto al narcotráfico y a lo poco que vale una vida humana, también hay similitud entre la realidad y la filmación”, señala a este diario Michel Brown, actor principal de la producción 'La querida del Centauro'.

El boom de las narconovelas en la televisión inició con “Sin Tetas No Hay Paraíso”

Misael Browarnik Beiguel (Buenos Aires, 10 de junio de 1976), actor y cantante conocido como Michel Brown, interpreta al detective Gerardo Duarte en la narcoserie filmada íntegramente en México.

La historia gira en torno a Yolanda Acosta (Ludwika Paleta), “una mujer capaz de romper la ley por amor a su hija. Por eso, no dudará en arriesgar su propia vida para intentar capturar a uno de los narcotraficantes más importantes de México: El Centauro (Humberto Zurita), quien tiene como única misión recuperar a su querida Ludwika Paleta y vengarse de Gerardo Duarte.

Narconovelas

Las narcoseries (conocidas también como narconovelas o narcotelenovelas) tienen su origen en Colombia. Estas series señalan a este país, a México y parte de América Central y del Sur como los mayores productores y distribuidores de sustancias ilegales, además muestran corrupción e impunidad en esta región del mundo.

El boom de las narconovelas en la televisión empezó con: “Sin tetas no hay paraíso”, producción colombiana de 2006 que narra la historia de jóvenes adolescentes cansadas de ser pobres y que deciden ser las chicas de los narcos para recibir algunos beneficios monetarios extras.

Michel Brown interpreta al detective Gerardo Duarte.

Tras esta obra siguió “ La reina del Sur”, basada en la decimotercera novela del autor español Arturo Pérez-Reverte. Teresa Mendoza (Kate del Castillo), y nace en Culiacán, México. Se desarrolla en las calles de su ciudad natal que son un hervidero de narcos y policías corruptos dispuestos a matar a quien sea necesario para controlar el comercio de cocaína entre Estados Unidos y Colombia. Las pequeñas avionetas de los narcos despegan cargadas de droga y aterrizan al otro lado de la frontera norte eludiendo la persecución de las autoridades estadounidenses. Los mariachis mexicanos cantan sus hazañas en narcocorridos, mientras Teresa y el Güero Dávila (Rafael Amaya) viven su historia de amor entre botellas de tequila, santos contrabandistas y pacas de coca.

Otra narconovela que le dio fama a este género ha sido “El Señor de los cielos”. Narra la historia de Aurelio Casillas (Rafael Amaya), uno de los narcotraficantes más importantes de México en los años de 1990. La única ambición de Aurelio era convertirse en el narcotraficante más poderoso de México, sin importarle ser cauteloso y mucho menos llamativo.

Al igual que “El Señor de los cielos” “Narcos”, también elevó la popularidad de estas novelas.

Producciones como estas donde hay personajes que realizan cosas ilegales, muerte y traición, ¿qué tipo de mensajes se desea transmitir a la audiencia?

“No sé si los actores buscamos transmitir un mensaje, porque hay un libreto que no es de uno, uno interpreta el personaje, y me parece que el fin de una serie es entretener”, dice Brown .

“El público elige qué quiere ver y con que se queda de eso”.

Añade que “uno hace su trabajo para entretener y después el público elige qué quiere ver y con qué se queda de eso. No depende mucho de nosotros (actores) transmitir un mensaje, me parece que también hay mucha gente a la que no le gusta que haya series de narcotráfico, y a otras sí les parece interesante porque es la realidad que vivimos hoy en Latinoamérica”, agrega el argentino.

Brown considera que la teleserie, “La querida del Centauro” no gira en torno a una historia de narcotráfico. Hay personajes que están relacionados con el narcotráfico que son parte de la serie, pero me parece que justamente lo interesante de las dos temporadas es que toda la historia, la trama de la serie más importante gira en torno a la situación de cada personaje y al conflicto que cada uno tiene que resolver”.