Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Cultura

El feminismo desde la óptica masculina moderna

La lucha por conseguir la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres encierra más que un movimiento en el que participan únicamente las damas. Múltiples oenegés se han unido a la lucha por la igualdad entre ambos sexos

Los movimientos de hombres feministas están creciendo en el mundo.Shutterstock

La Real Academia Española lo precisa como un “principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. La influencia del feminismo ha conseguido importantes cambios en ámbitos como el derecho a la educación, al voto, al trabajo, entre otros aspectos.

Pero... ¿cuánto apoyo del hombre ha recibido la revolución feminista y cómo es vista desde la óptica masculina? Ritxar Bacete, antropólogo, especialista en género, masculinidades, políticas de igualdad y paternidad positiva señala al diario La Vanguardia que el feminismo no debe ser una cosa exclusivamente de mujeres ya que “la igualdad es decencia, y todos debemos de contribuir a hacer de la desigualdad, a todos los niveles, algo indecente, incómodo e insoportable”.

MenCare es un aliado de la equidad de género.Shutterstock

Bacete, autor de Nuevos hombres buenos, un manual de masculinidad para un mundo igualitario, argumenta en su texto que el feminismo ha revolucionado y redefinido, en el último siglo, el papel de las mujeres en la sociedad, en un proceso que ha supuesto, inevitablemente, cuestionar y transformar el rol de lo masculino. “Y pese a que cada vez más hombres apoyan, al menos desde la teoría, ese proceso de acercamiento a la igualdad, una de sus consecuencias es que ha dejado a la mitad de la humanidad huérfana de un modelo de referencia: el viejo ya no sirve para la convivencia equitativa con las mujeres en una sociedad democrática, y el nuevo está aún en construcción”.

La lucha por conseguir la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en los ámbitos político, social y económico encierra más que un movimiento en el que participan únicamente las mujeres. ¿Cómo se promueve la implicación de los hombres en la igualdad?, cuestiona el Diario Vasco, un periódico español, a Bacete.

“Teniendo claro que es algo necesario. Hasta ahora el hombre ha sido la medida de todas las cosas, pero con la transformación que ha habido en los últimos 40 años, se ha puesto en tela de juicio la propia masculinidad. Y es que para llegar a una plena humanidad los hombres necesitamos la igualdad. Y para ello debemos cuestionarnos el modelo de identidad en el que hemos sido construidos.

La igualdad no es un problema para los hombres, sino una oportunidad para liberarnos”, argumenta el escritor.

Bacete no es el único convencido en que la lucha feminista es de todos y a favor de todos, prueba de ello es que los movimientos de hombres feministas están creciendo en el mundo.

“A través de nuestros capítulos de los países y las redes regionales, se busca proporcionar una voz colectiva sobre la necesidad de involucrar a hombres y niños en la igualdad de género, para construir y mejorar el campo de la práctica alrededor de los hombres en el logro de la justicia de género y la defensa, antes de formular políticas a la nivel local, nacional, regional e internacional”

MenEngage es una alianza global de oenegés y agencias de la ONU que promueve la participación de los niños y hombres en la lucha por la equidad de género. “A través de nuestros capítulos de los países y las redes regionales, se busca proporcionar una voz colectiva sobre la necesidad de involucrar a hombres y niños en la igualdad de género, para construir y mejorar el campo de la práctica alrededor de los hombres en el logro de la justicia de género y la defensa antes de formular políticas a nivel local, nacional, regional e internacional”, (MenEngage).

Otro aliado de la equidad de género es MenCare. La Campaña Global Mencare tiene el fin de promover la participación de los hombres en su paternidad y como cuidadores con equidad de género y sin violencia.

El feminismo no debe ser una cosa exclusiva de mujeres.Shutterstock

Globalmente la campaña es coordinada por Promundo y Sonke en colaboración con la Alianza MenEngage. En América Latina es gestionada por Promundo (Brasil y US), EME-CulturaSalud (Chile) y la RedMás (Nicaragua) en colaboración con las redes MenEngage. Los aliados de la Campaña de Paternidad MenCare tienen el objetivo de trabajar en sintonía y colaboración con el movimiento y organizaciones por los derechos de las mujeres –con mujeres, madres, hombres y padres– para identificar y promover comportamientos de género equitativos y no violentos en los hombres en el cuidado de niñas y niños, y buscando las mejores condiciones para la salud reproductiva y el nacimiento.

De igual manera, el movimiento solidario para la igualdad de género 'HeForShe' se proyecta en sumar a hombres y niños como agentes de cambio, junto a las mujeres, en pro de la igualdad de género sustantiva. La campaña fue desarrollada en septiembre de 2014 a nivel internacional por ONU Mujeres. “HeForShe invita a hombres y personas de todos los géneros a demostrar su solidaridad con las mujeres para crear un movimiento valiente, visible y unido en defensa de la igualdad de género. Los hombres de la campaña HeForShe no se quedan al margen. Trabajan juntos y con las mujeres para crear negocios, formar familias y contribuir al desarrollo de sus comunidades”, apunta ONU Mujeres.

La literatura internacional recoge que desde el siglo XIX los hombres han participado en respuestas culturales y políticas feministas significativas dentro de cada ola del movimiento. Sin embargo, “aún hace falta educación cultural sobre la equidad de género en Panamá y el resto del mundo”, afirma Misael Barrios, sociólogo panameño.

“Hemos vivido en una sociedad donde el machismo ha establecido la conducta y hasta el modo de pensar de las personas. Esta conducta le ha adscrito funciones a la mujer que la limitan y le han restado derecho”, dice Barrios, quien recomienda un cambio de cultura desde el hogar.

“Colores de hombres y colores de mujeres, juguetes de niños con los que las niñas no deben jugar, pues si lo hacen son 'corregidas'. Estos principios básicos y quizá vistos como algo insignificante influyen negativamente en el concepto de equidad y de alguna manera refuerzan el machismo. Deben cambiar”, puntualiza el sociólogo.