Temas Especiales

19 de Oct de 2020

Cultura

La histórica misión tripulada por SpaceX

El despegue supone el inicio de una nueva era de vuelos espaciales estadounidenses desde el Kennedy Space Center, sin depender de las cápsulas rusas Soyuz; además, con estos viajes se podría abrir la puerta al turismo espacial

Con un cielo totalmente despejado, el lanzamiento del cohete Falcon 9 de SpaceX con la cápsula Crew Dragon ubicado en el complejo de lanzamiento espacial LC-39A del Kennedy Space Center en Cabo Cañaveral, Florida, ocurrió con total éxito este sábado 30 de mayo. El mundo estuvo expectante, tras el fallido despegue por condiciones climáticas.

Los astronautas de izquierda a derecha: Sunita Williams, Josh Cassada, Eric Boe, Nicole Mann, Christopher Ferguson, Douglas Hurley, Robert Behnken, Michael Hopkins y Víctor Glover.Cedida

Pero, ¿por qué esta misión es tan importante para Estados Unidos? Porque supone el inicio de una nueva era de vuelos espaciales estadounidenses. Tras casi una década de la retirada de los transbordadores espaciales, 2011, los astronautas de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, mejor conocida como NASA, vuelven a viajar a la órbita terrestre, desde suelo estadounidense, hacia la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) sin depender de las cápsulas rusas Soyuz; además, con estos viajes se podría abrir la puerta al turismo espacial, describe el Kennedy Space Center Visitor Complex en una nota para La Estrella de Panamá.

Los astronautas Robert 'Bob' Behnken y Doug Hurley, a cargo de esta misión de prueba –que tiene como fin demostrar que los sistemas cumplen con los requisitos de certificación de la NASA para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional y regresarlos a la Tierra–, estuvieron entre los primeros astronautas en trabajar y entrenarse en el vehículo espacial de nueva generación de transporte humano de SpaceX, y fueron seleccionados por su amplia experiencia como pilotos de prueba y de vuelo, que incluye varias misiones en el transbordador espacial, menciona el Kennedy Space Center Visitor Complex.

Según la NASA, una vez en órbita, la tripulación y el control de la misión de SpaceX verifican que la nave espacial esté funcionando poniendo a prueba el sistema de control ambiental, las pantallas y el sistema de control y los propulsores de maniobra, entre otros elementos.

“La nave Crew Dragon estará situada para encontrarse y acoplarse a la Estación Espacial. La nave espacial está diseñada para hacer esto de forma automática, pero los astronautas a bordo de la nave espacial y la ISS supervisarán diligentemente el enfoque y el acoplamiento, y pueden asumir control de la nave espacial de ser necesario”, según detalla la NASA en su portal.

La NASA señaló antes del despegue que cuando Behnken y Hurley culminen la misión, serán bienvenidos a bordo de la ISS y se convertirían en miembros de la tripulación de la Expedición 63. Luego se harán pruebas en Crew Dragon además de llevar a cabo investigaciones y otras tareas con la tripulación de la Estación Espacial.

Aunque la nave Crew Dragon podría permanecer en órbita unos 110 días, según la NASA, la duración de la misión específica se determinará una vez esté en la Estación Espacial y dependiendo de la preparación del próximo lanzamiento comercial de tripulación. La nave espacial Crew Dragon operativa es capaz de permanecer en órbita durante al menos 210 días como un requisito de la NASA.

“La misión Demo-2 es el último gran paso previo para que el programa de tripulación comercial de la NASA certifique a Crew Dragon para misiones operativas de larga duración en la Estación Espacial”

El camino hacia la luna y Marte

Después del accidente del transbordador espacial Columbia durante su retorno a la Tierra, en 2003, la agencia espacial estadounidense se centró en desarrollar una nave de reemplazo que pudiera viajar a la luna. Sin embargo, era necesario incluir a empresas privadas en el traslado de tripulantes y mercancías a la ISS para poder financiar el programa.

Es ahí donde entra SpaceX creada en 2002 por el magnate sudafricano, nacionalizado canadiense y estadounidense Elon Musk, con el objetivo de desarrollar el turismo espacial, pero con la gran meta es poner algún día a los humanos en Marte. Esa empresa fue logrando hitos notables que acabó convirtiéndose en 'socia' de la NASA a la hora de plantear el futuro de las misiones espaciales en Estados Unidos.

Los astronautas de la NASA Douglas Hurley (Izq.) y Robert Behnken cuando salían del edificio Neil Armstrong.Cedida

Esta es la primera vez que SpaceX lleva personas al espacio. Antes ya había hecho envíos de reabastecimiento a la Estación Espacial Internacional y lanzamiento de satélites comerciales.

Según reportes de la BBC Mundo, en 2018, al mejor estilo cinematográfico de Musk, SpaceX envió al espacio un auto Tesla, empresa también de Musk.

Al concluir la misión, Crew Dragon se desacopla de forma autónoma con los dos astronautas a bordo, partirá de la Estación Espacial y volverá a entrar en la atmósfera de la Tierra. Tras amerizar frente a la costa atlántica de Florida, la tripulación será recogida en el mar por el buque de recuperación Go Navigator de SpaceX y regresarán a Cabo Cañaveral, según publica la NASA.

La misión Demo-2 es el último gran paso previo para que el programa de tripulación comercial de la NASA certifique a Crew Dragon para misiones operativas de larga duración en la Estación Espacial. Esta certificación y la operación regular de Crew Dragon permitirá a la NASA continuar con las importantes investigaciones tecnológicas que se llevan a cabo a bordo de la Estación, las cuales benefician a las personas en la Tierra. Además, sientan las bases para la exploración futura de la luna y Marte mediante el programa Artemisa de la agencia.

El objetivo del Programa de Tripulación Comercial de la NASA es ayudar a la industria aeroespacial de Estados Unidos a desarrollar sistemas de transporte espacial que sean seguros, confiables y rentables desde y hacia la ISS desde Estados Unidos, e incrementar el número de lanzamientos desde el Kennedy Space Center Visitor Complex.

Conociendo a los astronautas

Behnken es quien comanda las operaciones conjuntas de la misión y también es el encargado de actividades como la maniobra de cabeceo, el atraque y el desacoplamiento, así como las actividades de Demo-2 mientras la nave espacial está atracada en la ISS, menciona la NASA en su sitio en español.

“Fue seleccionado como astronauta de la NASA en el año 2000 y ha completado dos vuelos de transbordadores espaciales. Behnken formó parte de la misión STS-123 en marzo de 2008 y de la STS-130 en febrero de 2010, además realizó tres paseos espaciales durante cada misión”.

Behnken nació en St. Ann, Missouri, tiene una licenciatura en física e ingeniería mecánica de la Universidad de Washington y obtuvo una maestría y un doctorado en ingeniería mecánica del Instituto de Tecnología de California. Antes de unirse a la NASA, Behnken era ingeniero de pruebas de vuelo con la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Mientras que Hurley es quien comanda la nave espacial de Demo-2, encargado de actividades como el lanzamiento, el aterrizaje y la recuperación. Fue seleccionado como astronauta en el año 2000 y ha completado dos vuelos espaciales. Hurley sirvió como piloto y operador principal de robótica durante la misión STS-127 en julio de 2009 y la STS-135 Atlantis, la última misión del transbordador espacial, en julio de 2011.

Este nativo de Nueva York, nació en Endicott pero considera a Apalachin su ciudad natal. Tiene una licenciatura en ingeniería civil de la Universidad de Tulane en Louisiana y se graduó en la Escuela de Pilotos de Pruebas Navales de Estados Unidos en Maryland. Antes de unirse a la NASA fue piloto de combate y piloto de pruebas en el Cuerpo de Marines de Estados Unidos.

Se cree que Behnken y Hurley permanecerán en la Estación Espacial Internacional de uno a cuatro meses.