Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Cultura

Diego el Cigala: 'Lo más difícil de hoy es reír y llorar al mismo tiempo'

El cantaor español presenta 'Cigala canta a México', un homenaje a la tierra del tequila en el cual interpreta piezas de grandes referentes mexicanos. En una entrevista con 'La Estrella de Panamá' conversa sobre su producción y su paso por la salsa, ranchera y bolero. Cuestiona el racismo y destapa sus emociones

Diego Ramón Jiménez Salazar (Madrid, 1968) es conocido en el mundo artístico como Diego el Cigala. Es un referente del flamenco, un género que le concedió su primer triunfo musical a sus 12 años. Hoy muestra cómo el mariachi y el bolero se funden con su alma flamenca con Cigala canta a México, un homenaje a la tierra del tequila que lo recibió con los brazos abiertos al inicio de su carrera. En el disco saltan las piezas de leyendas como José Alfredo Jiménez, Vicente Fernández, Chavela Vargas, Javier Solís, Agustín Lara...

Diego el Cigala.Cedida

El intérprete de 'Lágrimas negras', con más de 20 años de carrera, continúa “respetando los géneros musicales”, destaca, “y celebrando los intercambios culturales”.

Desde su casa en República Dominicana conversa con La Estrella de Panamá mediante una videollamada. Al otro lado de la pantalla luce un traje color dorado, anillos de oro y su típico cabello largo ya pintado de algunas canas. Es optimista y denota las ansias de volver a pisar los escenarios “cuando a salgamos de la pandemia”.

Este disco recoge canciones como: 'Somos novios', 'Bésame mucho' y 'Perfidia', pero en su interpretación de 'Verdad amarga' usted salta del bolero a la salsa, ¿cómo logra esa fluidez al fundir su voz en ambos géneros?

Pues creo que lo logro con el alma. Esto pasa cuando te gusta la melodía y los tiempos. Pasa cuando a uno le gusta el bolero bien cantado, sentido y con mucha pasión. Para cantar bolero hay que tener mucha profundidad en el alma. Yo junto esto con la alegría y la tragedia (sonríe). Entonces me paso de un guaguancó a una pena súper profunda. Creo que lo más difícil de hoy es reír y llorar al mismo tiempo.

Usted mencionó durante una entrevista que “si hay un género que se parece al flamenco es la ranchera”, ¿cuéntenos por qué?

La ranchera tiene mucha vivencia y es muy bohemia. Es una música muy bonita donde se canta con mucha profundidad al amor. Este es el caso del homenaje que le hice a México; tenía muchas ganas de grabar este disco y he aquí mi sonrisa porque lo he disfrutado muchísimo.

En este homenaje que le hace a un país tan rico culturalmente y lleno de grandes voces ¿qué canción le dedicaría a Chavela Vargas si la tuviese delante?

¡Madre mía! Le dedicaría 'Cenizas' (canta...): Después de tanto soportar la pena de sentir tu olvido... Te imaginas eso, Chavela y yo cantando, sería maravilloso. Ella siempre me viene a la cabeza.

Escuchando su interpretación de la pieza 'De qué manera te olvido' y citando las líneas de esta melodía, ¿a qué amor se aferra Diego el Cigala?

Me aferro al amor de mis hijos, porque los quiero más que a mi vida.

Hablemos de su trayectoria. Con más de 20 años en los escenarios, ¿se sigue exigiendo como el primer día?

Para mí siempre es una nueva aventura y un nuevo reto. Cada vez que salgo a cantar siempre existen esos miedos que no quiero que desaparezcan, porque me mantienen alerta. Esos nervios antes de salir te hacen crecer y de repente es cuando haces música y empieza el ritmo. Esos momentos los disfruto muchísimo, tengo ganas de subirme al escenario cuando salgamos de la pandemia y mostrar este disco en directo.

“Tengo ganas de subirme al escenario cuando salgamos de la pandemia y mostrar este disco en directo”

Usted se ha caracterizado por la fusión de ritmos siendo fiel a su estilo, ¿cuál es la fórmula para estar vigente en la industria?

Todo consiste en hacer la música que a uno le gusta sin perder la esencia de lo que somos. Todo lo que canto siempre va ligado al flamenco. Soy una persona un poco atrevida, pero con mucho respeto a las tendencias de la música; por ejemplo, me ha pasado con el tango, el bolero, la salsa, y ahora con México porque son melodías de verdad. El bolero ranchero de Javier Solís, Chavela, José Alfredo, Vicente Fernández, estos son genios de los clásicos que nunca van a morir.

En estos tiempos de cuarentena, ¿cómo ha sido su proceso de introspección?

En este confinamiento la he pasado en casa tranquilo con mis hijos y grabando. Me agarró el confinamiento el 16 marzo, cuando llegaba de México, de los estudios Sony de grabar con los mariachis Vargas y con todos los que aparecen en el disco. Este tiempo me ha servido para reflexionar en todo lo que está pasando. Para mí, lo que más vale es el poder que tiene la música para conmover los corazones.

¿Para usted, cuál es el significado de la libertad?

Para mí ser libre es cuando no estoy trabajando y me apetece irme en mi coche. Ahora toca estar en confinamiento. Sé que esto acabará pronto y ojalá las autoridades puedan encontrar una vacuna o dos vacunas...

En un 2020 tan extraño, además de la pandemia hemos visto convulsiones sociales contra el racismo, ¿qué opinión le merecen estos acontecimientos?

Me repugna, me causa malestar e impotencia. Estos hechos me producen dolor moral y espiritual. Es lamentable que un hombre le quite la vida a otro por ser negro. La palabra racismo no va en mi diccionario. Odio esa palabra. Deseo que este señor que le hizo esto a George Floyd, Dios lo castigue profundamente y que todos los días no pueda dormir por ser una persona tan baja y tan escoria. Le digo no al racismo.

Sé que ya debemos colgar, pero ¿qué proyectos se avecinan para el Cigala?

Pienso hacer giras, dependiendo como marche todo en 2021. También quiero grabar cosas que tengo en mente que están relacionadas al flamenco, y poco a poco las iré subiendo a mis plataformas digitales.