26 de Feb de 2020

Curiosidades

Impresionantes hallazgos en ciudad precolombina Teotihuacán

Entre los objetos se encuentran piedras de jade, conchas y caracoles marinos, cerámicas, esculturas y objetos de madera

Un grupo de arqueólogos descubrió más de 50,000 objetos en las ruinas de la ciudad precolombina Teotihuacán.

El hallazgo se encontraba en un túnel excavado en 2003 debajo del Templo de la Serpiente Emplumada. Entre los objetos se encuentran piedras de jade, conchas y caracoles marinos, cerámicas, esculturas y objetos de madera en perfecto estado.

De acuerdo al grupo de investigadores, al final del túnel donde se hallaban las ofrendas hay tres cámaras, lo que podría ser un indicio de que existen tumbas de altos dignatarios de la ciudad.

"Por la magnitud de las ofrendas, de los materiales que estamos encontrando, no puede ser otro lugar, éste es el lugar donde deben estar sepultados", señaló Sergio Gómez, arqueólogo a cargo del proyecto.

Hallar estas tumbas al final del túnel constituiría un hito histórico para los arqueólogos ya que, a diferencia de otras culturas prehispánicas, en Teotihuacán no se han encontrado restos de ningún gobernante.

Esto brindaría más información sobre la estructura de liderazgo de la ciudad y explicaría por ejemplo si el cargo de gobernante era hereditario.

El túnel tiene una longitud de más de 100 metros y nadie había accedido a él en más de 1.800 años. Se cree que dejó de funcionar alrededor del año 250 d.C., cuando fue sellado.
Hasta el momento, el equipo de Gómez ha excavado unos 60 centímetros en las cámaras del final del túnel. Dicen que desenterrarlas completamente demorará al menos un año.

Teotihuacán es una ciudad prehispánica ubicada a unos 50 kilómetros al noreste de la capital mexicana, que llegó a ser una de las más grandes en el mundo antiguo con una extensión de unos 20 kilómetros cuadrados y más de 100.000 habitantes.

Fue abandonada mucho antes de que los aztecas llegaran al poder en el Valle de México en el siglo XIV.

Sin embargo, continuó siendo un destino importante de peregrinajes religiosos.

En la actualidad es el sitio arqueológico precolombino más grande de América. Sus pirámides siempre han estado rodeadas de misterio porque sus habitantes no dejaron registros escritos.