Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Planeta

El Canal de los invasores

PANAMÁ. La vía interoceánica no sólo es un atractivo para los turistas que vienen a Panamá, animales exóticos también parecen sentirse a...

PANAMÁ. La vía interoceánica no sólo es un atractivo para los turistas que vienen a Panamá, animales exóticos también parecen sentirse atraídos por el ambiente marino que rodea el área canalera.

Desde lugares muy distantes viajan de puerto en puerto, pegados como una garrapata a un perro, en los cascos de los barcos y en los contenedores para alojarse en las cálidas aguas de la vía, que parece ofrecerles condiciones favorables para subsistir lejos de su tierra nativa.

Pero, éstos visitantes foráneos acarrean un gran problema ambiental. Y es que una vez que encuentran un nuevo hogar se reproducen y distribuyen con rapidez en las áreas invadidas, lo que ocasiona que se altere el proceso natural del ecosistema.

Los invasores biológicos, plantas o animales que provienen de un lugar específico, ponen en peligro la biodiversidad nativa y, además, ocasionan pérdidas de billones de dólares por año según una publicación interna del Smithsonian (STRI) Panamá.

PANAMÁ

El hecho de tener una vía marítima, por donde transitan de un océano a otro gran cantidad de embarcaciones, propicia la incursión al país de animales exóticos. ‘El transporte de carga marina se considera la ruta principal para estas invasiones’, explicó Mark Torchin, científico del STRI, que lidera una investigación sobre especies invasores.

A pesar de ello, hasta ahora se había estudiado muy poco sobre la presencia de organismos introducidos y su efecto en las comunidades invadidas según el estadounidense Torchin.

Los primeros estudios comenzaron hace cinco años, cuando el científico del STRI y un equipo de colaboradores decidieron buscar bajo sol y sombra a los invasores del Canal de Panamá y de otras áreas de agua dulce y salada.

EL MÉTODO

Dar con el paradero de estos ‘extranjeros indocumentados’ no sería fácil, pero, Torchin y su equipo habían preparado todo un dispositivo de búsqueda para lograr su objetivo. Armados con cajas plásticas rellenas de conchas buscaban capturar a los organismos bénticos —animales que viven en el fondo marino—. Mientras que para enredar a los animales más pequeños —como algas, larvas de peces y camarones— usaron redes de plancton. Además, par a capturar a las especies que se adhieren a algo para sobrevivir —esponjas, mejillones o anémonas— usaron placas de plásticos.

El complejo operativo dio muy buenos resultados. Infiltrados estaban dos cangrejos, uno gringo, que provenía de la Costa Este del Norte de América, y el otro era iraquí que, a diferencia de Saddam Hussein y George Bush durante la ‘Tormenta del desierto’, parecen llevarse a las mil maravillas en tierras ajenas. También colado está en el Atlántico y en el Pacífico un turicano de origen australiano. Además, hay gusanos y moluscos no nativos.

Por ahora no se conoce cuáles son los efectos negativos tiene la presencia de estos animales en las aguas de Panamá, ‘evaluar esta información es nuestro próximo paso’, señaló Torchin, quien además, planea dentro de un año crear una página web para mostrar las especies que están encontrando. ‘Apenas hemos empezado nuestro trabajo y falta mucho por descubrir’, dice una publicación interna del diario del Smithsonian.

Pero, esto no es todo. La investigación del científico estadounidense también busca probar que los trópicos son más resistentes a las invasiones biológicas en comparación con las regiones templadas. ‘El Canal y los puertos asociados proveen una oportunidad para probar la hipótesis’, dijo el especiali sta del STRI.