Temas Especiales

10 de May de 2021

Planeta

‘Con las manos en la iguana’

PANAMÁ. Increíble, ni las autoridades electas por votación popular respetan las leyes que protegen el medio ambiente y las especies en p...

PANAMÁ. Increíble, ni las autoridades electas por votación popular respetan las leyes que protegen el medio ambiente y las especies en peligro de extinción.

Este es el caso de dos representantes del distrito capital que fueron sorprendidos por funcionarios de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) con un total de trece iguanas en el puesto de control de la institución en la comunidad de Agua Fría, que se encuentra a la entrada de la provincia de Darién.

Se trata de Senén Mosquera, del corregimiento de Curundú, y de Hugo Henríquez, de Pacora, ambos del PRD, de quienes se especula podrían saltar a la filas de Cambio Democrático (CD).

María Sujey Blanco, administradora regional de la ANAM en Darién, confirmó que los trabajadores de turno en el puesto de control detuvieron a los políticos, quienes procedían de la provincia de Darién en dirección a la capital transportando los reptiles, los cuales les fueron decomisados.

Agregó la administradora, que al principio los representantes se quejaron e intentaron convencer a los funcionarios de que les dejaran continuar la marcha. Incluso una fuente de Relaciones Públicas de las oficinas centrales en Albrook de la ANAM reveló que los servidores públicos intentaron sobornar con dinero a los funcionarios de esta entidad para que se les permitiera llevar los reptiles. Sin embargo, se les incautó el cargamento, en atención a las disposiciones de la ley 24 de 7 de junio de 1995, que en su artículo 58 establece que se prohíbe la pesca y caza de aquellas especies que se encuentran amenazadas o en peligro de extinción.

Por su parte, el honorable Mosquera negó vía telefónica haberle ofrecido dinero a los funcionarios de ANAM para pasar los reptiles, sin contratiempo. Sin embargo, el político admitió que pidió que le dejarán ‘por lo menos una iguana para comérsela’ porque era lo justo después de haberlas ido a buscar tan lejos.

Dijo, además, desconocer que la caza de este reptil era un delito ecológico, ‘así nos dijo la gente’ de ANAM. Al parecer se arrepintió del hecho, ‘no volveré a cometer ese error’. El representante de Curundú aseguró que los animales se los había conseguido un pariente y ‘ellos’ fueron a buscarlos hasta la provincia de Darién.

Este medio intentó localizar vía telefónica al honorable Hugo Henríquez para conocer su versión sobre el caso pero el dispositivo no tenía señal.

Ambos representantes han sido citados a la administración regional de ANAM en Metetí, Darién para deslindar responsabilidades y aclarar lo sucedido.

Las iguanas decomisadas fueron entregadas a la agencia del Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano, que cuenta con un zoocriadero, donde serán mantenidas en custodia, informó la ANAM.

La iguana verde es una especie en peligro de extinción en el país. Su cacería y tráfico es sancionada de acuerdo a la leyes 24 de 1995 y 41 de 1 de julio de 1998. Estas disposiciones establecen sanciones que van de $100.00 a $1,000.00 por la comisión del delito.

CURIOSIDAD

Cada año durante la temporada de béisbol, en los encuentros en que participa Herrera algunas iguanas son lanzadas al campo de juego sin prever el daño que se le puede ocasionar a los reptiles ni el riesgo que representa para los jugadores.