Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Planeta

Riqueza y perspectivas forestales

Hoy se celebra el Día Mundial Forestal y se busca crear conciencia sobre la protección de los bosques.

Riqueza y perspectivas forestales
Parque Nacional Coiba, una de las reservas naturales de la República de Panamá.

Los bosques proveen bienes y servicios ambientales que son básicos para la vida humana y para preservar ecosistemas saludables; contribuyen a asegurar la alimentación, el agua, el aire limpio, protegen el suelo y son fundamentales para lograr un desarrollo sostenible. 


La región de América Latina y el Caribe posee grandes extensiones de tierra cubiertas por bosques, cuyo uso potencial aún no ha sido desarrollado completamente en la mayoría de los países. Sin embargo, existe una tendencia a la utilización de los suelos sobre los que se establecen estas áreas para convertirse en adecuados terrenos para el desarrollo de actividades como la agricultura, ganadería y la instalación de infraestructuras. 


En toda América Latina, y desde hace mucho tiempo, la extracción de productos forestales no maderables y maderables ha contribuido a satisfacer las necesidades básicas de las poblaciones locales, incluyendo el suministro de alimentos silvestres (de la flora y fauna), fibras, colorantes, plantas medicinales, leña y madera de construcción para usos domésticos, entre otros. 


Pero esa noción de su importancia en diversas perspectivas de la vida nacional, es poco conocida por la comunidad, que mira el bosque solo como una fuente para satisfacer necesidades, incluso extremas, y le convierte en fuente de extracción de plantas, leña, animales y otros recursos, en muchas ocasiones, sin una planificación y de manera desproporcionada para resolver aspectos muy concretos. 


En Panamá, la riqueza forestal se manifiesta por una cobertura que alcanza alrededor del 45% de la extensión total. En los últimos cuarenta años del siglo XX, hubo un creciente proceso de deforestación; pero en el periodo 2000-2008 cifras de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) demuestran que las tasas de deforestación ‘empiezan a revertir su tendencia y a mostrar signos de recuperación, debido a las políticas ambientales…’. 


Adicionalmente, se hace necesario estimular el número de proyectos locales que promueven la gestión sostenible de los recursos forestales y se beneficie a las comunidades y ayude, por ejemplo, en el abastecimiento de madera que no afecte a los bosques naturales. Una idea es el establecimiento de actividades que propicien el desarrollo sostenible de los bosques y convertirlos en reductos protegidos por las comunidades y como reflejo de sus culturas tradicionales. 


Por todas las riquezas que los bosques encierran, el gran peligro de deforestación que enfrentan, en 1971, los estados miembros de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) eligieron el 21 de marzo como el Día Mundial Forestal. Esta fecha fue escogida porque el 21 de marzo de cada año suceden eventos que influyen en la naturaleza y la vida del mundo entero: es el primer día de otoño en el hemisferio sur y el primero de primavera, en el norte. 


Para estimular la toma de conciencia sobre la fecha dedicada al bosque, la ANAM, en el contexto del Programa Nacional Conjunto de las Naciones Unidas para la Reducción de la Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (PNC ONU-REDD), realizará una jornada de sensibilización sobre la importancia de los bosques en Panamá. 


Del 17 al 19 de marzo se han diseñado talleres para funcionarios de las 13 administraciones regionales de la institución con el objetivo de actualizar e incrementar las competencias de la gestión forestal. 


El 21 de marzo se realizarán dos actividades simultáneas para conmemorar este día Mundial Forestal. En la ciudad de David, Chiriquí, se celebrará un foro, con la participación de la sociedad civil, autoridades y universidades de esta provincia. En la ciudad de Panamá se realizará la presentación a la sociedad civil del Estudio de Valorización del Bosque realizado en conjunto entre la ANAM, PNUMA y la consultora F3. 


Este estudio busca sensibilizar a la sociedad panameña en general, especialmente a autoridades tomadores de decisiones, empresarios y organizaciones, que el bosque brinda mucho más bienes y servicios, que solo madera a los humanos, y que cuando le damos un valor monetario a esos beneficios, nos podemos dar cuenta que el bosque vale mucho más en pie, que deforestado. 


PERIODISTA