24 de Feb de 2020

Planeta

Actividades del hombre, un peligro para los anfibios

La WWF alerta que más de un tercio de la población de la especie ha disminuido especialmente por la pérdida y contaminación de su hábitat

Luego de seis años de que la UICN (2014) incluyó a los anfibios en su Lista Roja de las especies más amenazadas, la situación de este reino animal ha empeorado. Esta semana la WWF reveló un informe que alerta sobre la desaparición de más de un tercio de la especie (anfibios) de todo el planeta y atribuye que sus peores amenazas están vinculadas con las actividades humanas.

El grupo de los anfibios lo conforman: sapos, ranas, salamandras y cecilias.

La WWF destaca que a pesar de que el grado de incidencia puede cambiar según la región que se analice, los expertos coinciden en que los anfibios son más sensibles a la pérdida y alteración de sus hábitats (uso de suelos en el sector agro, destrucción de las zonas boscosas y ríos, construcción, infraestructuras de transporte, canalizaciones de arroyos, etc.); así como también a la presencia de contaminantes químicos (en agricultura y la industria) en el medio ambiente.

Agrega que la fragmentación de sus hábitats (por construcción de infraestructuras lineales, carreteras, ferrocarriles, canales, etc.) y los atropellos, junto con los efectos de las enfermedades (hongo quitriomicosis, ranavirus), especies exóticas invasoras y efectos del cambio climático se encuentran en un segundo nivel de peligro para la especie. Asimismo, la falta de conocimiento y de sensibilización sobre este grupo animal y el exceso de radicación UV (deterioro de la capa de ozono ) también se consideran peligros importantes para estos animales.

Añade que a estas amenazas se suma la escasez de recursos económicos y humanos para hacer frente a los problemas identificados, por lo que sugiere a los gobiernos, organismos y comunidad científica de todo el mundo desarrollar estrate gias para su conservación, toda vez que los anfibios cumplen roles importantes para el funcionamiento de los ecosistemas, puesto que constituyen un eslabón intermedio en la cadena de flujo de energía y nutrientes como consumidores y presas de otros animales. ‘Ante la gravedad de la situación de este grupo animal, es hora de pasar a la acción. Es urgente aplicar la normativa nacional de protección de la biodiversidad, la protección de los hábitats de importancia para anfibios y la puesta en marcha de otras medidas de protección sobre el terreno’, recomienda Gema Rodríguez, del programa de especies WWF de España.

LOS ESFUERZOS EN PANAMÁ

En Panamá, el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian (STRI) desarrolla el Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios y en el zoológico El Níspero, en Antón, el Centro de Conservación de Anfibios del Valle cría las especies en cautiverio.

La situación actual de los anfibios ‘es crítica en todo el mundo y tenemos que hacer algo para rescatarlos’, dijo recientemente a este diario Roberto Ibáñez, biólogo y director del proyecto del STRI que hace poco logró el premio de la Fundación BBVA de España por su destacada labor a salvar los anfibios panameños.