Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Planeta

El Biomuseo, ‘un crisol de la flora' en la Calzada de Amador

El museo planea recuperar el bosque de sus alrededores, pero para hacerlo apuesta por la técnica de la sucesión

El Biomuseo, ‘un crisol de la flora' en la Calzada de Amador
El parque natural es la novena galería que presenta el Biomuseo a los visitantes.

En los predios del Biomuseo, en la Calzada de Amador, lo que hasta hace unos tres años era un terreno baldío, de tierra arcillosa y pelada, en un futuro podría convertirse en un bosque primario tropical como pudo haber sido años atrás.

La vegetación ya se empieza a notar en el sitio que fue rellenado para elevar la imponente y colorida estructura. Especies pioneras como guarumos, balsos, eliconias y otra diversidad de plantas y árboles silvestres que crecen rápidamente, han comenzado a regenerar la vegetación del lugar.

Las pioneras son especies nativas de menor altura y rápido crecimiento con ciclos de vida muy cortos, que toleran las condiciones ambientales de desierto.

Algunas nacidas allí de forma natural, sembradas, trasplantadas, además de embellecer el lugar, preparan el terreno para que otras especies puedan nacer. Le reintegran nutrientes al suelo, lo protegen y amarran la tierra, para que otras especies que crecen más lentamente empiecen a retoñar.

‘Todas estas plantas que aportan hojas que caen y se van descomponiendo, le aportan nutrientes al suelo y evitan que se lave la tierra, lo cual permite que otras especie vayan creciendo', explicó Darién Montañéz, coordinador de exhibiciones del Biomuseo.

A ese proceso se le conoce como sucesión y es la técnica por la que apuesta el Biomuseo para recuperar la zona boscosa de su entorno natural e incorporar ese cambio a sus galerías. ‘La sucesión es un proceso natural y es lo que en el museo estamos tratando de fomentar y abrazar en el parque. Aprovechando la manera en que funciona la naturaleza, para lograr sombras en los senderos, para evitar los rayos del sol y poder caminar por el parque', sostuvo el coordinador.

El proceso de sucesión consiste en la formación natural de un bosque, desde un terreno sin ninguna vegetación —causado por el efecto la degradación, erosión y el uso intensivo de suelo— hasta llegar a formar un bosque, según los científicos.

‘En el proceso de sucesión, un lote baldío, pasa a rastrojo, luego a bosques secundario y posteriormente a bosque primario', subrayó.

La recuperación del suelo desnudo con las especies pioneras se da en los primeros diez años y con el tiempo los arbustos y otras plantas más competitivas, como por ejemplo la coníferas, se entremezclan y llegan a dominar, que según Montañéz ya se están plantando. Después de medio siglo, los retoños de otros tipos de árboles planifolios empiezan a crecer en el sotobosque, muchas veces desplazando a los pioneros, arbustos y coníferas.

‘El parque que se construye en el museo no es un zoológico ni una exhibición, sino un entorno natural, en el cual tenemos árboles que dan frutos y como tenemos esas especies, también siempre vamos a tener aves trayendo las semillas y comiéndolas, mariposas y libélulas en las flores, y hormigas arrieras haciendo su trabajo', comentó.

El parque es la novena galería del museo, el cual además de ser gratis y estar abierto todos los días de la semana para los visitantes, permite sustentar esas historias que el museo cuenta con ejemplos vivientes.

En los más de dos años y medio que tiene de estar funcionado el Biomuseo ha recibido más 250 mil personas.

‘El parque es la galería más importante del museo, porque es la primera parte que el visitante ve porque la atraviesa antes de llegar al museo y es la última que ve porque la atraviesa cuando sale", dijo.

En cuanto al avance de este proyecto, Montañéz dijo que no podía hablar de ello porque ‘el parque es un sistema viviente que siempre va a estar cambiando, por lo que cada vez que uno viene va a encontrar algo diferente. Ese cuento que el parque cuenta siempre cambia'.

En ese sentido, adelantó la construcción de un estanque y una gruta para exhibir helechos, líquenes y musgos. La licitación del proyecto se presentará próximamente para empezar la obra entre los meses de enero y febrero, y poder tenerlo listo entre junio y julio del 2017.

Con ello, dijo lo que se quiere demostrar es que las plantas nativas de Panamá tienen un valor especial. La flora panameña tiene más de 10 mil especies de plantas con flores y sin flores, muchas de ellas con una belleza particular. Y, ‘lo que se está haciendo aquí es incorporar en un jardín y un parque especies que tal vez no se ven en esos espacios. Estamos haciendo una combinación de la flora nativa con la exótica para convertir el lugar en un crisol de especies, así como nuestro país es un crisol de razas y de animales', expresó.

El Biomuseo, construido en un lote de tres hectáreas, fue diseñado por el arquitecto Frank Gehry. Es su primera obra en Latinoamérica y en el trópico. La obra fue diseñada para contar la historia de cómo el istmo de Panamá surgió del mar, uniendo dos continentes.

PREMIO

Experto del año

Por primera vez, el Biomuseo realizará la premiación del ‘Experto del Año', anunció Darién Montañéz, quien explicó que para esta primera versión del concurso se reconocerá la labor del arqueólogo inglés Richard Cook.

Según Montañéz, Cooke viene trabajando en Panamá desde hace más de 40 años y ha contribuido en el desarrollo del material arqueológico e histórico de la galería de la ‘Huella Humana' del Biomuseo. Sirvió como asesor principal de la mayoría del contenido de lo que se exhibe en ese espacio.

‘Es una persona que ha trabajado mucho por el conocimiento de la cultura panameña y ha apoyado el proyecto del Biomuseo desde el principio, por lo que consideramos que ha jugado un papel igual de importante al que hizo Reina Torres de Araúz y por ello merece ser reconocida su labor', dijo.

La escogencia de Cooke como el ‘Experto del Año', se realizó de un total de 45 expertos, entre científicos, biólogos, diseñadores, arquitectos, artistas cocineros y todas las ramas de la cultura del campo de acción del Biomuseo, que brindaron su apoyo o participaron en alguna de las tantas actividades que hizo el museo a lo largo de este año.

La premiación se hará el próximo miércoles 14 de diciembre en el Biomuseo, en la Calzada de Amador.