La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Planeta

Las enredaderas frenan la producción de semillas y frutos de la flora tropical

Según el Smithsonian, la proliferación de  enredaderas podría alterar la dinámica de regeneración del bosque y amenazar  su diversidad

La proliferación de enredaderas en América es favorecida por la fácil dispersión de sus semillas a través del viento.

El aumento de las enredaderas leñosas, conocidas como también  lianas, en los bosques tropicales del mundo podría estar incidiendo en  la multiplicación de muchas especies de árboles,  cuyos frutos sirven de alimento a otras especies.

Según el informe del primer estudio experimental del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) realizado  en el Monumento Natural de Barro Colorado,  en Panamá,  la proliferación de lianas reprime  la producción de  semillas y frutos de los árboles.

De acuerdo con los científicos, el incremento de las lianas podría alterar la dinámica de regeneración del bosque y amenazar el mantenimiento de la alta  diversidad en estos. Los frutos de los árboles son un recurso alimentario crítico para muchos animales del bosque, como: monos,  aves y  insectos, que a su vez ayudan a su dispersión, por lo que reducir su disponibilidad también podría poner en peligro a las comunidades animales.

En un principio, “sospechamos que las lianas podrían tener un efecto negativo en la reproducción de los árboles, pero la fuerza del efecto... fue sorprendente”, dijo la autora principal del estudio, María García León.

“Las semillas de la mayoría de las lianas en los bosques tropicales de las Américas se propagan por el viento, mientras que la mayoría de las semillas de árboles y frutos son dispersadas por los animales, (y si no los hay) por lo tanto, las lianas reducen la producción de árboles frutales, pero no compensan produciendo sus propios frutos, lo que potencialmente puede privar a los animales de alimentos”, agregó León.

Para este estudio se establecieron 16 parcelas experimentales donde todos los árboles y lianas de más de un centímetro de diámetro se identificaron por especies, se marcaron, mapearon y midieron.

En el 2011, cortaron todas las lianas en ocho de las parcelas, dejando las lianas en las otras ocho parcelas para comparación.

En el 2012, examinaron las plantas que crecían en el suelo debajo de los árboles para ver cuántos estaban produciendo flores y frutos.

Se hizo lo mismo con los árboles en el dosel en el 2013 y se repitió estos recuentos nuevamente en el 2016, cinco años después de la remoción inicial de las lianas.
Los efectos de la eliminación de las lianas fueron dramáticos. Sólo dos años después, el número de árboles del dosel con frutos fue 173% mayor en las parcelas donde se extrajeron las lianas que en las parcelas que aún las tenían.

Además, el número de especies de árboles con frutos fue 169% más alto, y los individuos en fructificación tenían un 50% más de dosel cubierto con frutas.

La ventaja fue persistente: cinco años después de la remoción de las lianas, el número de árboles del dosel con frutos fue 150% más alto, el número de especies arbóreas con frutos fue 109% más alto y los árboles frutales tenían 31% más del dosel cubierto por frutos. Por el contrario, la remoción de lianas aumentó ligeramente la reproducción en palmas y plantas de sotobosque.

“Las lianas son bien conocidas como rivales de árboles en los bosques tropicales porque estas compiten con los árboles por la luz solar; hasta este estudio, sin embargo, no sabíamos hasta qué punto las lianas realmente reducen la reproducción de árboles tropicales”, puntualizó Stefan Schnitzer, investigador asociado de STRI y profesor distinguido Mellon de biología en la Universidad de Marquette.