20 de Oct de 2021

Planeta

Hacia una recuperación verde, resiliente e inclusiva

Panamá enfrenta el desafío de ejecutar acciones basadas en las opiniones de expertos a nivel global, que permitan establecer los puntos en los que nos enfocaremos para la planificación del país a través de las políticas públicas, planes, programas y proyectos que garanticen el cumplimiento de la Agenda 2030

El Banco Mundial plantea la interrogante: ¿cómo podemos lograr una recuperación verde y reconstruir sistemas económicos para utilizar mejor los recursos y crear un futuro respetuoso del clima?Pixabay

El título de esta entrega hace referencia a los recientes planteamientos del Banco Mundial (BM) al reflexionar sobre el impacto que la pandemia del SARS-CoV-2 ha causado, como una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes que pone en peligro la vida y los medios de subsistencia de millones de personas, aumenta la pobreza y la desigualdad, y revierte los avances logrados en el desarrollo.

El BM va más allá y enfatiza que “se necesita con urgencia una sólida coordinación internacional para contener los impactos de la pandemia, reanudar los avances en el logro de los objetivos de desarrollo de los países y sentar las bases para un desarrollo verde, resiliente e inclusivo”.

Esta opinión forma parte de las conclusiones a las que llegaron en el Comité para el Desarrollo, foro de nivel ministerial que representa a los 189 países miembros del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

¿Qué cuestionamientos debemos hacernos para lograr la recuperación económica en un futuro verde?

América Latina es el mayor productor de servicios ecosistémicos y el primer exportador neto de alimentos del mundo, con grandes oportunidades para la agricultura sostenible.Pixabay

En la plataforma Banco Mundial en Vivo, el organismo internacional señala que para lograr una recuperación económica es imprescindible apoyarse en tres preguntas de temáticas claves.

La primera de ellas es:

Sostenibilidad: ¿cómo podemos lograr una recuperación verde y reconstruir sistemas económicos para utilizar mejor los recursos y crear un futuro respetuoso del clima?

La segunda:

Resiliencia e innovación: ¿cómo las empresas pueden reinventarse para crear más empleos y de qué manera los gobiernos pueden encontrar nuevas formas de transformar la crisis en una oportunidad de crecimiento? ¿Cómo pueden los jóvenes evitar el riesgo de ser parte de una “generación perdida”?

La tercera:

Inclusión: ¿cómo los responsables de formular las políticas pueden garantizar que todos se beneficien de la recuperación y la desigualdad no se agrave? Esto incluye poner atención en las formas en que la pandemia ha afectado desproporcionadamente a las mujeres y las niñas.

América Latina: una región con grandes potenciales

Las empresas pueden reinventarse para crear más empleos y los gobiernos pueden encontrar nuevas formas de transformar la crisis en una oportunidad de crecimiento.Pexels

Según reseña Infobae Anna Wellenstein, directora regional de Desarrollo Sustentable en América Latina y el Caribe del Banco Mundial, considera que la región de América Latina cuenta con riquezas naturales inherentes que le permiten posicionarse para una recuperación robusta y verde.

Además, Wellenstein remarca que la región disfruta de la matriz energética más limpia del mundo, que cuenta con recursos minerales claves para la agenda de descarbonización y que incluye en sus países ciudades densamente pobladas que pueden expandir con facilidad las formas de transporte eléctrico y no motorizado.

La riqueza verde es uno de sus fuertes porque la región alberga el 22% de las zonas boscosas del mundo y puede convertirse en un efectivo sumidero de carbono a nivel mundial. Además, América Latina es el mayor productor de servicios ecosistémicos y el primer exportador neto de alimentos del mundo, con grandes oportunidades para la agricultura y la acuicultura sostenibles y de bajas emisiones. La región puede aprovechar estos atributos para lograr una recuperación robusta y más verde.

La experta hace hincapié en que transformar las ciudades en polos verdes y productivos para reducir la congestión vehicular y la contaminación del agua y el aire, ampliar los espacios verdes y reducir el consumo energético de los edificios es clave para mejorar el bienestar y la productividad para realizar acciones hacia la sostenibilidad.

En cuanto a las acciones para la lograr la resiliencia, la experta señala que debemos invertir en esta porque en su forma más amplia incluye la capacidad de recuperarse de eventos de desastres, minimizar riesgos múltiples y superpuestos como los generados por las pandemias, el clima, el precio de los alimentos y la energía, y los shocks económicos.

Visión preventiva

Latinoamérica necesita acciones hacia una mayor gestión del riesgo de sequía e inundaciones, sistemas de protección social adaptables, una mejor planeación urbana y costera, infraestructura inteligente y una fuerte resiliencia comunitaria, son acciones claves para lograr una recuperación económica.

En el caso de la inclusión, la experta señala la necesidad de abordar la inestabilidad social. Esto puede lograrse integrando y profundizando la comprensión del impacto de la covid-19 en los grupos de pueblos indígenas, afrodescendientes, juventud desempleada, residentes de barrios informales, personas con discapacidades y, asegurando que los programas de empleo y recuperación los beneficien, porque los gobiernos han diseñado programas para la ampliación de servicios públicos que les brinden cobertura.

¿Desde dónde podemos partir para emprender estas acciones hacia una recuperación sostenible?

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indica en su blog que es posible que América Latina se base en cinco lecciones aprendidas durante la pandemia.

Lección No. 1:

La pandemia ha puesto de manifiesto que nuestro ambiente y nuestro clima están estrechamente vinculados con nuestra salud.

Según datos del BID, el SARS-CoV-2 nos ha recordado que la salud también está íntimamente ligada al medio ambiente. Las transformaciones en el uso del suelo y el cambio climático aumentan la probabilidad de una pandemia al hacer que las zoonosis, enfermedades transmitidas a los humanos por los animales, sean cada vez más frecuentes.

Lección No. 2:

La región tiene aún mucho camino por recorrer en términos de igualdad de género y protección de las mujeres.

El BID enfatiza que las mujeres se han visto afectadas de manera desproporcionada por la crisis. “Por un lado, muchas de ellas han perdido su empleo, ya sea porque tienden a trabajar en los sectores más afectados por las medidas de confinamiento o porque se han retirado del mercado laboral para ocuparse del cuidado de personas en sus círculos cercanos.

Por otro lado, las medidas de contención necesarias para reducir la transmisión del virus han llevado a un incremento de la violencia doméstica contra las mujeres, quienes se han visto aisladas de las personas y recursos que podrían ayudarlas”.

Lección No. 3:

La transformación digital es clave para construir sociedades más verdes, inclusivas y resilientes.

La covid-19 nos obligó a imaginar y hacer realidad un mundo de movilizaciones físicas limitadas.

Lección No. 4:

La infraestructura continúa siendo un motor del crecimiento inclusivo y será un elemento central de la recuperación sostenible.

La infraestructura es crucial para mantener nuestra calidad de vida, para lograr crecimiento y para conseguir un desarrollo sostenible. Los activos de infraestructura son de larga duración, por lo cual es aún más importante que sean sostenibles y resilientes.

Lección No. 5:

La descarbonización debe ser una de las metas principales de la recuperación sostenible.

Las estrategias de descarbonización a largo plazo son necesarias para alcanzar los objetivos climáticos del Acuerdo de París y vitales para guiar la recuperación. Construir esas economías de cero emisiones netas que mencionamos anteriormente requerirá una completa transformación de estas. La descarbonización es una oportunidad de abordar las desigualdades socioeconómicas preexistentes y de generar crecimiento verde, resiliente e inclusivo.

Desafíos locales

Panamá enfrenta el desafío de realizar acciones basadas en las opiniones de expertos a nivel global, que una vez sean adaptadas a la realidad del país, permitan establecer claramente los puntos en los que nos enfocaremos para la planificación del país, a través de las políticas públicas, planes, programas y proyectos que garanticen el cumplimiento de la Agenda 2030.

La autora es investigadora científica en recursos hídricos e ingeniera civil. También es doctora en ingeniería agrícola con mención en recursos hídricos en la agricultura (Chile).