Temas Especiales

16 de May de 2022

Planeta

Panamá se capacita para afrontar el impacto del cambio climático en las costas

Panamá desarrollará un ambicioso proyecto destinado a generar conocimiento de base científica con planes de adaptación, que permitan afrontar los riesgos atmosféricos y marinos en las costas, ante diferentes escenarios climáticos

Panamá se capacita para afrontar el impacto del cambio climático en las costas
El proyecto permitirá calcular cuáles son los riesgos futuros de inundación, que pudieran afectar a la población y los ecosistemas.Cortesía

Los eventos extremos que más afectan y representan una amenaza climática para Panamá son las lluvias y sequías de mayor intensidad, lo que provoca elevaciones del nivel del mar, efectos negativos en los cultivos y el suelo, poca disponibilidad de agua en temporada seca, así como también inundaciones y la pérdida de la línea de costa ante marejadas tanto en el Pacífico como en el Atlántico; todo ello producto de los efectos del cambio climático, señalan expertos.

A fin de prevenir situaciones mayores, Panamá a través del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) desarrollará durante 2022 un proyecto destinado a generar conocimiento e información de base científica, para comenzar planes de adaptación que permitan afrontar los riesgos derivados del cambio climático en las costas que rodean el istmo.

Este plan, financiado por la Climate & Technology Network (CTCN) de la Organización de las Naciones Unidas y ejecutado por el Instituto de Hidráulica Ambiental IHCantabria, de la Universidad de Cantabria (España) y expertos locales, pretende, en su primera fase, elaborar la más avanzada base de datos de cambios en las variables atmosféricas y marinas de la costa panameña ante diferentes escenarios de emisiones de gases de efecto invernadero, en distintas escalas de tiempo.

Belén Guevara, analista de cambio climático, señaló a La Estrella de Panamá que este lunes 14 y martes 15 de febrero comenzaron con una serie de talleres para dar forma al proyecto, el cual considera que es de suma importancia porque Panamá sería el primer país de la región centroamericana con esta iniciativa. Mientras que en Colombia y Chile ya cuentan con un plan similar.

Panamá se capacita para afrontar el impacto del cambio climático en las costas
Los ecosistema de manglares son importantes para prevenir que el nivel del mar suba.Cortesía

“La idea es analizar cómo nuestras costas, tanto del Pacífico como del Atlántico, han cambiado conforme avanza el tiempo, debido a los embates producidos por el cambio climático. A nivel regional y global se han implementado modelos para contrarrestar el tema de las emisiones de gases de efecto invernadero”, señaló Guevara.

Admitió que el país ya está teniendo afectaciones; un ejemplo se evidencia en el área de Chame, en Panamá Oeste, la cual está siendo afectada por una fuerte erosión costera, por oleajes, tormentas y ciclones tropicales y también por el aumento del nivel del mar.

“Así como Chame, también está Guna Yala, que hace unos años tuvo que movilizar una de sus islas porque el nivel del mar subió a casi dos metros y medio y no era habitable. A ese nuevo asentamiento humano se le llama migración climática; por ello es que estamos trabajando este proyecto en conjunto con varias organizaciones para comenzar a analizar qué tiene Panamá para generar esta base de datos que estará comprendida por mapas interactivos sobre inundaciones y cómo estas afectan a las infraestructuras, los centros económicos cercanos a las costas y asentamientos humanos”, aclaró Guevara.

La analista subrayó que una vez que Panamá tenga esta data se podrán generar estudios para tomar medidas de políticas públicas e identificar las zonas que no son aptas para construcciones, así como parámetros de adaptación en aquellas infraestructuras y actividades contiguas a las costas, a fin de enfrentar los cambios de crisis climática y no esperar a una acción de mitigación, sino comenzar a prevenir futuras pérdidas o daños tanto económicos como humanos, y ambientales.

Panamá se capacita para afrontar el impacto del cambio climático en las costas
Mientras tanto, los sistemas estatales se encuentran vigilantes.Cortesía

“La selección de medidas se hará con criterios de eficiencia y de viabilidad ambiental, social y económico-financiera para establecer una guía nacional que permita elaborar un plan de implementación”, resaltó.

ACUERDO DE PARÍS En la 21 Conferencia de París (2015), las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc) alcanzaron un acuerdo histórico con el objetivo de combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las acciones y las inversiones necesarias para un futuro sostenible, con bajas emisiones de carbono. El principal objetivo del Acuerdo de París es reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, manteniendo el aumento de la temperatura mundial en este siglo por debajo de los 2 °C con respecto a los niveles preindustriales y proseguir con los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5 °C. En el Día de la Tierra (22 de abril de 2016) 175 líderes mundiales firmaron el Acuerdo de París en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Tras la firma, otros países se han unido a este Acuerdo, que actualmente cuenta con 191 firmantes.

Las nuevas bases de datos y los resultados de los mapas de inundación de las costas de Panamá, se alojarán en el Sistema Nacional de Datos de Adaptación para facilitar su obtención.

Así podrán ser utilizados por diferentes agentes interesados en desarrollar futuros estudios relacionados con actuaciones ambientales como lo son: el sector agropecuario, el sector inmobiliario y el desarrollo de actividades turísticas o portuarias mediante el uso de guías a tal fin.

“En la primera fase se permitirá identificar dónde se encuentran las zonas de mayor riesgo de inundación debido al ascenso del nivel del mar por efecto del cambio climático en el país”, reafirmó la experta.

Panamá se capacita para afrontar el impacto del cambio climático en las costas
La selección de medidas se hará con criterios de eficiencia y de viabilidad ambientalCortesía

La huella humana en los gases de efecto invernadero

De acuerdo con ONU Medio Ambiente, los gases de efecto invernadero (GEI) se producen de manera natural y son esenciales para la supervivencia de los seres humanos y de millones de seres vivos ya que, al impedir que parte del calor del sol se propague hacia el espacio, hacen la Tierra habitable.

Después de más de un siglo y medio de industrialización, deforestación y agricultura a gran escala, las cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera se han incrementado en niveles nunca antes visto en tres millones de años.

A medida que la población, las economías y el nivel de vida – con el asociado incremento del consumo— crecen, también lo hace el nivel acumulado de emisiones de ese tipo de gases.

En su informe de 2021, titulado 'Cambio Climático 2021: Bases físicas', el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) creado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y ONU Medio Ambiente con el objetivo de proporcionar una fuente objetiva de información científica, afirma que el calentamiento global es generalizado, avanza con rapidez y se intensifica. También subraya la urgencia de reducir de forma sustancial, rápida y sostenida las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este informe científico, el IPCC concluye que se están produciendo cambios en el clima de la Tierra en todas las regiones y en el sistema climático en su conjunto. Muchos de los cambios observados no tienen precedentes en miles, sino en cientos de miles de años, y algunos de los cambios que ya están sucediendo, como el aumento continuo del nivel del mar, no se podrán revertir hasta dentro de varios siglos o milenios, según estableció ONU Ambiente en su sitio web oficial.

El informe también deja claro que la influencia de la actividad humana en el sistema climático es indiscutible, a la vez que pone de manifiesto que las medidas que se tomen pueden todavía determinar el curso futuro del clima, y apunta a la reducción sustancial y sostenida de las emisión de dióxido de carbono (CO2) y de otros gases de efecto invernadero para frenar la contaminación atmosférica, con beneficios inmediatos para la salud, y estabilizar la temperatura media mundial en el plazo de dos o tres décadas.