Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Salud

¿Chef, o cocinero?

Una profesión no tradicional, que pasó a ser protagonista en los últimos años

¿Chef, o cocinero?
¿Chef, o cocinero?

Mucho he escuchado y me han preguntado sobre el tema: si existe alguna diferencia entre usar el término chef (o cuando utilizarlo), y el término cocinero.

La diferencia es muy grande. Para ser chef, debes ser cocinero, pero no todos los cocineros llegan a ser chefs. La palabra ‘chef’ viene del francés y significa ‘jefe’. El chef es aquel cocinero que, luego de muchos años de trabajo en cocina, de haber acumulado experiencia, no sólo en las artes culinarias, sino también en el manejo gerencial, administrativo y de recurso humano, muchas veces acompañado de estudios complementarios, llega a dirigir una cocina.

Un cocinero, pudo o no haber estudiado Artes Culinarias, pues se es cocinero por oficio o por profesión. Al estudiar cualquier carrera de cocina en cualquier lugar del mundo, te titulas como cocinero… O más bien es como debería ser.

Al empezar el boom de la cocina a nivel mundial, por no ser una carrera tradicional y sobre todo en América Latina, se empezó a vender la idea de que estudiabas y terminabas siendo un chef, lo que se tradujo en una enorme decepción para muchos estudiantes que, al chocar de frente con la realidad al entrar al mundo laboral, terminaron empezando otras carreras.

Igualmente, los padres de aquellos adolescentes que estaban por empezar una vida universitaria, veían, y siguen viendo, con malos ojos, el que su hijo o hija no estudie una ingeniería, licenciatura o carrera convencional. Más que todo porque la cocina, desde sus orígenes como profesión, es una carrera técnica, que poco a poco han convertido en licenciatura en muchos lugares, y Panamá no es la excepción.

Cuando los recién graduados de todas estas universidades e institutos salen al mundo real, se dan cuenta de que, a pesar de sus títulos rimbombantes y de su camisa de chef con el nombre, entran a una cocina de cualquier hotel, restaurante o crucero, ganando salario mínimo y ejecutando tareas básicas como pelar papas, picar cebollas o tener lista la producción para que los cocineros más experimentados ejecuten.

Lastimosamente, esa realidad, que no fue la idea original y romántica del ser chef que tuvieron desde un principio, ha hecho que muchos ex alumnos que pasaron por mis aulas en los últimos años, ahora los veo empezando otra carrera, alejados de la cocina, muchos en oficios totalmente opuestos como auxiliares de vuelo, vendedores o trabajando en los negocios familiares.

Algunos pocos, quizás con mayores recursos, apoyo familiar o alma de emprendedores, siguen persiguiendo su sueño y se lanzan a abrir algún pequeño café, servicio de catering o restaurante propio.

Mi sobrina mayor, está en este momento estudiando en Le Cordon Bleu en París, Francia; catalogada como la mejor escuela de cocina del mundo. Curiosamente, esos estudios son 8 meses de cocina, seguidos de una práctica y luego 8 meses de pastelería, seguidos de otra práctica y ¡au revoir! Se recibe como ‘Le Grand Diplôme de Cuisine et Pâtisserie’, no dice chef por ninguna parte y, a pesar de la grandeza de la institución que la precede, los egresados de esta escuela, saben muy bien que les espera un camino muy largo para poder llegar a merecerse el nombre de chef y todo el respeto, remuneración y reconocimiento que eso significa.

Ojalá todas las nuevas generaciones de cocineros y futuros chefs sepan trabajar día a día pensando en un futuro convertirse en las nuevas estrellas de la cocina a nivel nacional e internacional. El trabajo es mucho, pero la recompensa ¡vale la pena!

CHEF