Temas Especiales

08 de May de 2021

Salud

Una iónica batalla contra la mortal enfermedad

La radioterapia oncológica es calificada como uno de los métodos más efectivos para tratar los más extraños tipos de cáncer

La radioterapia es uno de los tratamientos más antiguos que se han desarrollado para la exterminación de células cancerosas y otros tumores que ponen en peligro la vida humana.

Este tipo de tratamiento se fundamenta en los ya conocidos rayos X, descubiertos a mediados del siglo XIX por el físico alemán Wilhelm Roentgen y la científica Francesa Marie curie, desde esa fecha se han ido desarrollando nuevos métodos radioactivos para el tratamiento de patologías mortales como el cáncer cerebral.

Es probable que en Panamá el tratamiento más conocido para estas dolencias sea la quimioterapia. Durante años esa era la única medicina empleada para el exterminio de células cancerosas presentes en cualquier parte del cuerpo, pero sus efectos secundarios eran tan sorprendente como los resultados que se podían obtener con su aplicación.

Posteriormente, y luego de varios años con solo un método, algunos médicos panameños decidieron hacer gestiones para ingresar a Panamá equipos especializados en radioterapia oncológica, con el objetivo de ser un arma más eficaz contra los tumores cancerosos alojados en el cuerpo humano, sobre todo en las áreas a las que la quimioterapia le es imposible llegar.

‘Es un tratamiento menos tóxicos, por lo cual puede reducir los efectos secundarios y las complicaciones que podría traer la radiación’, explica el médico panameño Waltter Kravcio, director del centro de tratamiento Novalis Panamá.

En dicho centro, se encuentra instalado el Truebean STX, primera máquina de radioterapia lineal estereotáxica para Centroamérica y el Caribe, la misma promete resultados sorprendentes en el exterminio de células cancerosas alojadas en sitios de difícil tratamiento como lo es el cerebro.

El cerebro del ser humano es un sitio al que difícilmente un tratamieno puede penetrar. Se considera el lugar mayormente protegido en el cuerpo humano, ‘pero un aparato de esta tecnología nos da la certeza que atacará directamente a la célula maligna’, asegura el médico brasileño y asesor internacional del centro terapeutico Novalis, Alexander De Salle.

La radioterapia oncológica lineal tiene como peculiaridad, el ataque directo a la célula afectada a través de la liberación de iones, por lo que se disminuye la posibilidad de que las radiaciones se esparzan a las partes sanas del cuerpo.

Dichas radiaciones inhiben la capacidad de reproducción de las células de los tejidos, sobre todo en las células enfermas, en vista de que son más sensibles a la radiación, deben morir de forma rápida.

El enigmático cáncer cerebral

El cáncer de cerebro es una de las enfermedades más extrañas registradas hasta el momento. Su aparición es tan inusual que solo un grupo muy reducidos de personas la padecen en todo el mundo.

Cifras suministradas por el Instituto Oncológico Nacional de Panamá, detallan en sus últimos registros tan sólo 34 personas padecen de este extraño tipo de cáncer en ese país, teniendo su pico más alto en los individuos que se encuentran entre los 60 y 64 años de edad.

‘El cerebro es una de las partes más protegidas del cuerpo, no cualquier enfermedad puede entrar allí. Él está blindado por la llamada barrera hematoencefálica, encargada de evitar el paso de cualquier enfermedad’, explica al Diario La Estrella el médico brasileño, Antonio De Salles .

Según De Salles, los casos de cáncer cerebral son extremadamente peligrosos, pero curiosamente aquellos que inician en esa parte del cuerpo, difícilmente logran convertirse en la temida metástasis.

‘La cavidad cerebral es muy reducida, lo que hace que el crecimiento de un tumor maligno sea muy peligroso, si no es detectado a tiempo, la persona perdería la vida rápidamente’, sentencia De Salles.

Los tumores malignos en el cerebro pueden generarse de dos formas. La primera de ella es conocido bajo el nombre de cáncer cerebral primario, dicho tumor tiene su génesis en el encéfalo.

Por otro lado, el conocido como tumor maligno secundario, no necesariamente crece en el cerebro.

‘Esta categoría del cáncer cerebral inicia comúnmente en la mama o en el pulmón, su evolución es tan rápida que las células entran al torrente sanguíneo hasta lograr colonizar el cerebro’, explica el médico oncólogo, Armando Rodríguez.

Hasta el momento la ciencia no ha podido determinar por qué se originan dichas células en un sitio tan blindado como lo es el cerebro humano, ni tampoco han logrado crear un examen capaz de detectar de manera precoz la existencia de un tumor maligno en ese sitio.

Sin embargo, hace pocos años lograron inventar un método que logra entrar al impenetrable mundo del cerebro humano.

‘La radioterapia es la única terapia capaz de entrar directamente al cerebro, pero no solo eso, ella también tiene la capacidad de atacar directamente a la célula cancerosa y no a otra parte del cuerpo’, puntualiza Rodríguez.

Por el momento la ciencia no ha descubierto algún examen capaz de detectar de manera precoz este tipo de cáncer, por lo que es muy difícil prevenirlo, sin embargo, ambos médicos ha coincidido en que una buena alimentación y una higiene mental adecuada puede hacer la diferencia entre el nacimiento de un tumor maligno y una vida sana.