Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Salud

La mujer frente al reto de la desigualdad en el acceso a la salud

Las desigualdades en el acceso a la información, la atención y las prácticas sanitarias básicas aumentan aún más los riesgos para la salud de las mujeres. Expertos explican cuáles son las enfermedades y situaciones más riesgosas

El cáncer del cuello uterino es el segundo tipo de cáncer más frecuente en la mujer.Pixabay

El derecho de las mujeres a gozar de salud integral a lo largo de todo su ciclo de vida, es humano y universal, también consagrado por el sistema internacional de derechos humanos. Sin embargo, la situación de salud en mujeres y niñas es preocupante por la desventaja que enfrentan mediante la discriminación condicionada por factores socioculturales, así lo declara la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Aunque las mujeres tienen mayor esperanza de vida que los hombres en la mayoría de los países, hay una serie de factores sanitarios y sociales que se combinan para hacer que la calidad de vida de las mujeres sea inferior. Las desigualdades en el acceso a la información, la atención y las prácticas sanitarias básicas aumentan aún más los riesgos para la salud de las mujeres”, menciona la OMS en su portal oficial.

Por otra parte, agrega la publicación, la discriminación sexual genera muchos peligros para la salud del sexo femenino; en esta categoría se hallan la violencia física y sexual, las infecciones de transmisión sexual, el VIH/sida, el paludismo o la neumopatía obstructiva crónica, y “el consumo de tabaco es una amenaza cada vez más importante para la salud de la mujer, y las tasas de mortalidad durante el embarazo y el parto siguen siendo elevadas en los países en desarrollo”.

A fin de abordar las diferentes causas de enfermedad y muerte que enfrentan las mujeres y que siguen vigentes hasta hoy, se instituyó el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, el cual tuvo su origen el 28 de mayo de 1987 en la reunión de integrantes de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Sexuales y Reproductivos, realizada al terminar el V encuentro internacional sobre Salud de la Mujer llevado a cabo en Costa Rica.

Situación en Panamá y el mundo

Según la OMS, las enfermedades no transmisibles –principalmente las enfermedades cardiovasculares y el cáncer–, son la principal causa de defunción en las mujeres de edad avanzada, con independencia del nivel de desarrollo económico del país en el que viven.

Las enfermedades cardiovasculares son responsables del 46% de la muerte de mujeres de edad avanzada en el mundo entero, en tanto que al cáncer se le atribuye un 14% (los más mortíferos son el cáncer de pulmón, el de mama, el de colon y el de estómago). Las afecciones respiratorias crónicas, en particular la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), causan un 9% de las defunciones en ese grupo.

“Muchos de los problemas de salud que padecen las mujeres en las etapas más avanzadas de la vida se deben a la exposición a diversos factores de riesgo durante la adolescencia y etapas anteriores de la edad adulta, como el tabaquismo, el sedentarismo y la mala alimentación”.

Muchos de los problemas de salud que padecen las mujeres en las etapas más avanzadas de la vida se deben a la exposición a diversos factores de riesgo durante la adolescencia y etapas anteriores de la edad adulta, como el tabaquismo, el sedentarismo y la mala alimentación.

Panamá no está muy lejos de esa realidad. El doctor Mario Vega Croke, ginecólogo obstetra del hospital Pacífica Salud, menciona que las principales enfermedades que afectan la salud de la mujer en Panamá son el cáncer, las enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares, así como también la diabetes mellitus, siendo esta última la condición más común.

“Otras enfermedades que también afectan la salud de la mujer son las asociadas al embarazo. Por ejemplo, la desnutrición y el aumento excesivo en el peso durante el embarazo, así como la mortalidad materna, en el que el retraso de apenas unas horas puede determinar la diferencia entre la vida y la muerte; esto refleja una gran desigualdad entre la población”, explica Vega Croke.

En ese sentido, la doctora Sharonne N. Hayes, cardióloga de Mayo Clinic, dice que las mujeres embarazadas deben saber cuáles son sus riesgos y abordarlos, además de hablar con el médico acerca de qué deberían hacer. “Tal vez la presión arterial esté un poco alta; a lo mejor ya toman un medicamento para esto, pero ¿deberían suspenderlo o cambiarlo por otro diferente? Lo importante es conversar al respecto para mantener la salud cardiovascular.

“Siéntese con el médico familiar, el internista o el obstetra y hable sobre todo tipo de problemas de salud. Asegúrese de que las cosas que hace para su corazón, como ejercicio y no fumar, además de su alimentación y los medicamentos que toma, sean buenos para el bebé y el corazón”, recomienda Hayes.

La especialista menciona que el embarazo representa un esfuerzo para el corazón que la mayoría de los corazones sanos logra manejar, pero dicho esfuerzo puede exponer una afección escondida.

Se estima que, en el mundo, alrededor de 10 millones de mujeres cada año quedan con una secuela o discapacidad grave producida por una complicación durante el embarazo. Estas complicaciones, por su gravedad, ponen en riesgo la vida de las mujeres (si no media un tratamiento eficaz y oportuno) y reciben el nombre de morbilidad materna.

En este mismo tema, el especialista en reproducción humana añade que las mujeres panameñas también presentan afecciones de salud ginecológica, como infecciones vaginales, inflamación del cuello uterino y virus de papiloma humano.

Enfermedades no transmisibles

Las enfermedades no transmisibles, que siguen siendo la principal causa de muerte en el sexo femenino, ocasionaron 18,9 millones de defunciones de mujeres en 2015, según la OMS.

Las enfermedades cardiovasculares son las que provocan el mayor número de defunciones entre las mujeres. Por lo que respecta al cáncer, el de cuello uterino y el de mama son los más frecuentes, y el carcinoma pulmonar es la principal causa de defunción, según datos de la organización de salud.

Por su parte, el doctor Vega explica que existen evidencias de que la diabetes mellitus es una de las causas más comunes de muerte en la mujer en Panamá y el mundo.

“Es de suma importancia que la mujer entienda que sus controles de salud, especialmente en condiciones crónicas, deben ser tomados en serio y acudir a los sistemas de salud más cercanos. Los hombres deben apoyar a las mujeres en el cuidado de su salud y estas deben sacar el tiempo para acudir a los controles”, recomienda.

El médico considera que en Panamá, tanto las instituciones de salud pública como privada realizan un buen trabajo en la generación de conciencia en torno al resguardo de la salud ginecológica.

La mujer frente al reto de la desigualdad en el acceso a la salud

A pesar del progreso alcanzado, las sociedades del mundo entero no atienden aún las necesidades sanitarias de las mujeres en momentos clave de su vida, particularmente en la adolescencia y la vejez. Estas son las conclusiones del último informe de la OMS: 'Las mujeres y la salud: los datos de hoy, la agenda de mañana', el cual muestra los datos más recientes y completos disponibles hasta la fecha, sobre las necesidades específicas de las mujeres y los problemas de salud que enfrentan desde el nacimiento hasta la edad avanzada.

La OMS exhorta a actuar más allá del sector sanitario para mejorar las perspectivas de las mujeres y las niñas en todas las etapas de su vida.

Factores socioculturales que obstruyen el acceso a la salud

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

Según la OMS, las desigualdades en las relaciones de poder entre hombres y mujeres; las normas sociales que reducen las posibilidades de recibir educación y encontrar oportunidades de empleo; la atención exclusiva a las funciones reproductoras de la mujer, y el padecimiento potencial o real de violencia física, sexual y emocional.

La pobreza es otro de los obstáculos para la obtención de buenos resultados sanitarios en ambos sexos, pero tiende a constituir una carga más pesada para las mujeres y niñas debido, por ejemplo, a las prácticas alimentarias (malnutrición) y al uso en la cocina de combustibles que pueden causar neumopatía obstructiva crónica.

No podemos dejar de lado la violencia doméstica. Según el doctor Mario Vega, hay miles de denuncias de violencia doméstica... al año y las mujeres son las más afectadas en el país.

Mejorar la calidad de vida de todas las personas, especialmente la de las mujeres, implica que durante la gravidez ellas no sufran daños que puedan provocarles una invalidez permanente.

ADOPTA UN ESTILO DE VIDA MÁS SALUDABLE

Factores de riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer, pueden prevenirse, señala Mayo Clinic:

| No fumes. Si fumas o usas otros productos de tabaco, pídele al médico que te ayude a dejar el hábito. Evita la exposición al humo de otros fumadores.

El embarazo precoz incrementa los riesgos tanto para la madre como para el niño.Pixabay

| Sigue una dieta saludable. Opta por verduras, frutas, cereales integrales, comidas con mucha fibra y fuentes de proteína sin grasas, como el pescado. Limita los alimentos con alto contenido de grasas saturadas y trans, y los que contienen azúcar y sodio añadidos.

| Mantén un peso saludable. Al perder el exceso de peso, y no volver a ganarlo, reduces el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y varios tipos de cáncer.

| El ejercicio puede ayudarte a controlar el peso y a reducir el riesgo de que se presenten enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. También puede reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.

| Limita el consumo de alcohol. Si decides beber alcohol, hazlo con moderación. El exceso de alcohol también puede elevar la presión arterial y el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

| Controla el estrés. Si te sientes constantemente al límite o bajo presión, tu estilo de vida puede sufrir, al igual que el sistema inmunitario.