30 de Nov de 2022

Salud

Torsión testicular, una emergencia frecuente en la adolescencia

Esta afección médica se produce cuando el cordón espermático que suministra sangre a los testículos gira y se tuerce, provocando un dolor y una inflamación repentina y aguda. Si no se atiende a tiempo, el paciente corre el riesgo de perder los testículos

Esta dolencia afecta con más frecuencia a niños y adolescentes, aunque puede aparecer a cualquier edad.Shutterstock

A las 5:00 de la mañana Federico, de 16 años, advirtió a su padre que tenía un dolor fuerte en los genitales. Tras una revisión médica se recomendó el traslado a un hospital para la realización de un ultrasonido. Sin saber aún el diagnóstico, el padre de Federico decidió llevarlo a otro hospital de la ciudad. “A las 10:15 llegamos a la pediátrica y el dolor era más intenso”', recuerda el joven. “Apenas ingresé me hicieron un ultrasonido y el médico de turno me diagnosticó torsión testicular izquierda y nos dijo que había que realizar una cirugía, pero tenía que esperar al urólogo que haría la operación. Mientras tanto, me colocaron analgésicos para el dolor”, relata.

Finalmente el médico llegó a las 2:00 de la tarde y Federico fue trasladado al salón de operaciones, sin embargo, el especialista le comunicó al padre que debido al tiempo transcurrido, el pronóstico de salvar el testículo no era reservado, puesto que para este tipo de dolencia se requiere de una cirugía inmediata.

“Gracias a Dios todo salió bien en la intervención que duró una hora, y el doctor pudo salvar el testículo”, comenta el joven, quien años atrás había tenido una intervención en el mismo hospital por una apendicitis.

La condición

Gustavo Espino, urólogo y jefe del Servicio de Urología en el hospital Santo Tomás, resalta que esta dolencia ocurre cuando el cordón espermático se tuerce, lo que interrumpe el flujo de sangre hacia el testículo al que está conectado, produciendo su destrucción progresiva.

“La causa de una torsión testicular es una falla en el desarrollo del escroto en una estructura de nombre gubernaculum testis, un tejido fibroso que fija el testículo al interior del escroto. Si esa textura no se desarrolla adecuadamente, el testículo puede rotar dentro del escroto, se puede torcer y provocar un dolor muy fuerte”, detalla Espino, quien también es jefe del Servicio de Urología en el hospital San Fernando.

El galeno insiste en que la torsión testicular siempre debe ser considerada como una emergencia médica, es decir, cuando sucede se requiere hacer una cirugía inmediata.

“Es importante recordar que los dolores testiculares agudos de inicio reciente deben ser considerados como una urgencia urológica, es decir, que deben atenderse en un periodo menor de seis horas, puesto que de lo contrario el testículo tendría que ser removido porque el tejido se llega a necrosar”, explica el urólogo.

Espino advierte que esta dolencia afecta con más frecuencia a niños y adolescentes, aunque puede aparecer a cualquier edad. Es la causa más frecuente de pérdida de un testículo entre los 12 y los 20 años de edad. Recomienda a los padres estar atentos cuando los hijos comentan que presentan un dolor en su área genital, porque se puede tratar de una emergencia médica.

Katherine Henríquez, uróloga del hospital Pacífica Salud, insiste también en que la torsión testicular es una urgencia urológica y necesita cirugía.

“Generalmente ocurren en adolescentes jóvenes por una deformidad que produce mayor libertad de movimiento del testículo en el escroto, torciendo el cordón con facilidad. El testículo se eleva, se observa horizontal y con dolor a la movilización”, redacta la experta en su portal web.

Recalca que si se restaura el flujo sanguíneo al testículo antes de las seis horas, se fijan ambos testículos a la pared del escroto para limitar su movimiento y prevenir futura torsión. Si no hay recuperación y muere, el testículo se remueve para evitar daño por anticuerpos al otro testículo sano.

De hecho, los expertos admiten que al remover uno o ambos testículos se puede colocar una prótesis al paciente. Pero la idea es no llegar hasta ese punto.

Torsión y destorsión

El Rady Children's Hospital en San Diego, California, menciona en su portal oficial que en ocasiones (poco frecuentes) el cordón espermático puede torcerse y luego volver a enderezarse sin tener que llegar a la cirugía. Esto se llama torsión y destorsión, sin embargo, lo más probable es que la torsión testicular aparezca en el futuro.

“Si el cordón espermático del joven o niño se endereza solo y el dolor desaparece, podría ser muy fácil restar importancia al episodio, pero de todas maneras es necesario llamar a un médico. En este caso, lo recomendable es efectuar una cirugía para fijar los testículos y hacer que la torsión testicular sea menos probable en el futuro”, reseña la Rady Children's Hospital.

Espino añade que en caso de pacientes con episodios de subtorsión, un urólogo capacitado identifica la situación y realiza una fijación manual del testículo para que este no se tuerza, pero son muy pocos los casos, ya que la gran mayoría siempre requiere de una cirugía inmediata.

En tanto, la Stanford Children's Health asegura en su portal oficial que la gravedad de la torsión depende de si los testículos están parcial o completamente torcidos.

Cuanto más torcido esté el testículo, más urgente será la intervención. Para minimizar los problemas a largo plazo, en general es necesario realizar la intervención dentro de las seis horas de haberse presentado los síntomas. La posibilidad de salvar el testículo disminuye rápidamente del 80% al 100% entre las 6 a 8 horas, y es irreversible pasadas 12 horas de torsión.

Diagnóstico y cirugía

Según Espino, una torsión testicular se diagnostica clínicamente a través de un ultrasonido denominado doppler dúplex control, una prueba muy sensible y específica que permite valorar la circulación sanguínea e identificar todas las estructuras dentro del escroto. “La ausencia de circulación sanguínea a nivel testicular indica una probable torsión”.

En cuanto a la intervención quirúrgica, esta se realiza bajo anestesia, pero no requiere de permanencia en el hospital y solo se aconseja no realizar ejercicio durante la siguiente semana. Se emplea anestesia epidural para el acto quirúrgico y se dan puntos para fijar ambos testículos y evitar una nueva torsión.