Temas Especiales

08 de May de 2021

Salud

¿Puedo vacunarme contra la covid-19 si tengo cáncer?

Los expertos señalan que no hay motivo para creer que estas vacunas suponen un riesgo para la seguridad de las personas inmunodeprimidas por cáncer

cancerCovidVaccine
Vacuna contra la covid-19 es primordial en pacientes con cáncer.Cortesía

En Panamá la inmunización contra la covid-19 avanza a buen paso, especialmente en aquellas personas mayores de 60 años, profesores y embarazadas. 

Pero, existe una gran incógnita, ¿pueden las personas que reciben tratamientos contra el cáncer aplicarse esta vacuna? Pese a que hay pocos datos sobre la efectividad y seguridad de las vacunas con la covid-19 en personas con cáncer, los expertos señalan que no hay motivo para creer que estas vacunas suponen un riesgo para la seguridad de las personas inmunodeprimidas por cáncer, sobre todo, porque se sabe que el tener esta condición médica o una enfermedad cardíaca, pone a los pacientes en mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave por el virus.

Halle Moore, oncóloga en Cleveland Clinic, Estados Unidos, considera que la mayoría de los adultos con cáncer o antecedentes de cáncer, deben vacunarse contra la covid-19, sin embargo existen factores a considerar.

"Recordemos que el cáncer es una afección de alto riesgo. Se espera que las personas con cáncer estén (de no estarlo ya) en los primeros grupos prioritarios aptos para la vacuna, pero esto puede variar dependiendo del lugar donde vive y de la cantidad de suministro disponible", destacó la médico en un comunicado de prensa.

Aseguró que tanto la vacuna Pfizer como Moderna utilizan ARN mensajero (ARNm), es decir no contienen una versión viva o debilitada del virus, por lo que no hay riesgo de contraer el virus a partir de estas vacunas.

En ese caso, si la persona tiene cáncer o está recibiendo tratamiento para el cáncer, es importante hablar con el médico tratante antes de recibir la primera dosis de cualquiera de las vacunas, puesto que “el tipo de cáncer y tratamiento serán un factor a considerar”. 

Según Moore después de la vacunación, algunas personas pueden desarrollar ganglios linfáticos agrandados. "Estos más a menudo ocurren en la axila, cuello o en el lado de la vacuna. Dado que el cáncer también puede causar agrandamiento de los ganglios linfáticos, es importante que los pacientes de cáncer se den cuenta de que esto es un posible efecto secundario y generalmente no es una señal de que el cáncer está creciendo (aunque sabemos que puede ser aterrador)", puntualizó.

La doctora agregó que los ganglios linfáticos agrandados pueden sentirse suaves al tacto y deben desaparecer por sí solos, pero a veces pueden durar varias semanas, ante una situación como esta consultar con el médico.

El doctor Steven Pergam, de la División de Vacunas y Enfermedades Infecciosas del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson en Seattle, co-dirigió un comité formado por la Red Nacional Integral Oncológica (NCCN), también señaló que los pacientes de cáncer son un grupo de prioridad alta para la vacunación.

“Queremos que las vacunas lleguen a las personas que corren el mayor riesgo de complicaciones graves por la covid-19, y los datos indican que los pacientes de cáncer son un grupo de riesgo alto. Hacer que las vacunas de gran eficacia estén disponibles para estas poblaciones es importante para salvar vidas”, destacó según publica el Instituto Nacional del Cáncer (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Sincronización de la vacuna y el tratamiento del cáncer

Otro detalle importante es que si la persona dispone de una vacuna, debe retrasar el inicio de algún tratamiento no urgente del cáncer hasta que se haya completado la vacunación (las dos dosis). 

Moore recomienda a los pacientes que reciben quimioterapia u otros tratamientos inmunosupresores recibir cualquiera de las vacunas durante la quimioterapia. Pero debido a que las vacunas pueden causar fiebre dentro de las primeras 24 a 48 horas, es preferible recibir las vacunas en un momento en que no se espera que sus recuentos de glóbulos blancos sean bajos. Esto se debe a que si se presenta fiebre cuando sus recuentos sanguíneos son bajos, puede requerir hospitalización, explicó.

“En algunas circunstancias, puede ser apropiado retrasar la vacunación hasta después de completar tratamientos de quimioterapia muy intensivos, como los que se administran como terapia de inducción para la leucemia aguda”, resaltó.

En cuanto a los pacientes que reciben inmunoterapia para el cáncer, está bien proceder con la vacunación y no es necesario interrumpir este tratamiento. Sin embargo, las personas que reciben medicamentos esteroides, el galeno afirmó que los corticosteroides pueden reducir la respuesta a la vacuna contra la covid-19.

En ese sentido, los pacientes que reciben rituximab, blinatumomab, globulina antitimocítica, alemtuzumab y otras terapias que agotan los linfocitos es mejor retrasar la vacunación por lo menos tres meses después de completar estas terapias.

El médico recomendó a los pacientes que reciben radioterapia, proceder con la inmunización pero no interrumpir el tratamiento de radiación.

Para los pacientes que se han sometido a un trasplante de células madre o terapia celular CART: Los pacientes que se encuentran dentro de los tres meses de un trasplante autólogo de células madre y aquellos que han tenido trasplante alogénico de células madre o terapia celular CART deben discutir con su proveedor de atención médica el momento de la vacunación, recomendó Moore según el documento.

Añadió que es importante tener en cuenta que algunas personas con cáncer tienden a tener sistemas inmunitarios debilitados, lo que podría hacer que las vacunas sean menos eficaces.

“En este momento, las vacunas de ARNm ofrecen protección del 94 y 95% contra este virus, mientras que la vacuna Johnson & Johnson el 66% de eficacia para prevenir covid-19. Pero es difícil saber si los pacientes de cáncer tendrán ese mismo nivel. Es crucial que todos sigamos aplicando las recomendaciones de seguridad por un tiempo más, incluyendo el lavado de manos, seguir las pautas de distanciamiento social y físico, así como también seguir usando máscara facial incluso después de haber sido vacunado" dijo el experto por su parte. 

Pergam también fue enfático al plantear que los pacientes que acaban de recibir un trasplante de células madre o terapias de células T con CAR, que suelen recibir terapia inmunodepresora, esperen hasta al menos tres meses después de completar el tratamiento antes de vacunarse contra la covid-19. “Esto se basa en datos de (otras) vacunas con eficacia limitada durante los momentos en que se debilitó el sistema inmunitario de los pacientes durante el tratamiento”, dijo el médico según el NIH.

Así mismo destacó que las personas que reciben quimioterapia que es muy fuerte, también deben esperar recuperarse antes de vacunarse.

“Pienso que estos son los dos grupos principales para los que estamos de acuerdo con que se debería demorar la vacunación contra la covid-19, al menos al comienzo”, subrayó.