Temas Especiales

07 de Feb de 2023

Salud

El hierro y su rol en el envejecimiento

El hierro es importante para la inmunidad y la producción de energía, sin embargo, a medida que las personas van ganando años el cuerpo lo acumula, lo que ocasiona problemas en la salud

El hierro y su rol en el envejecimiento
El mineral tiene un papel importante en el proceso degenerativoShutterstock

El envejecimiento es el resultado de la acumulación de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este proceso lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, a un mayor riesgo de enfermedad y en, última instancia, la muerte.

El doctor Christiaan Leeuwenburgh, jefe de la División de Biología del Envejecimiento del Departamento de Investigaciones de Geriatría y Longevidad de la Universidad de Florida, conversó con La Estrella de Panamá para compartir los resultados de uno de sus estudios en el que determina el rol que juega el hierro en el envejecimiento humano.

“El hierro tiene un rol protagónico en el envejecimiento, antes se consideraba que la inestabilidad del material genético o los daños del ADN era lo que impactaba, pero ahora se ha demostrado que el mineral tiene un papel importante en el proceso degenerativo”, explica Leeuwenburgh.

El mineral es importante para la inmunidad y la producción de energía, sin embargo, el especialista detalla que a medida que las personas van envejeciendo el cuerpo lo va acumulando, lo que ocasiona problemas en la salud.

El hierro y su rol en el envejecimiento
Doctor Christiaan Leeuwenburgh explica cómo el hierro puede afectar al acumularse en el cuerpoCedida

“Tú respiras y obtienes oxígeno, este se une con el hierro, pasa por la sangre, se va a las células y llega a estas estructuras que se llaman mitocondrias, responsables de producir energía. El hierro también aporta en la función del sistema inmune. Pero, el cuerpo no elimina el mineral, el problema se da cuando, con el tiempo, se acumula el hierro y este impacta en el envejecimiento”, detalla el doctor.

Cuando el hierro está unido a las proteínas y al oxígeno no representa un problema, Leeuwenburgh revela que lo tóxico es el hierro libre porque es un pro oxidante. “En el cuerpo debe haber 3,5 gramos de hierro, pero hay una condición genética que se llama hemocromatosis, en la que se acumula el mineral y el cuerpo llega a tener de 15 a 40 gramos de hierro, lo que ocasiona toda clase de problemas, porque afecta al corazón, al hígado, al páncreas, a la piel, produce fatiga y dolores”, dice.

A pesar de que las mujeres pierden hierro durante su etapa fértil, el cuerpo acumula el mineral al pasar los años. “Las personas consumen hierro que obtienen de algunos alimentos, pero no todo se absorbe porque el cuerpo está diseñado para asimilar la cantidad que necesita, y lo que se absorbe se acumula en el envejecimiento” añade el especialista.

La acumulación de hierro se puede disminuir

Leeuwenburgh asegura que un estilo de vida saludable ayuda a mantener las células libres de hierro. Recomienda hacer ayuno intermitente, “todavía se están haciendo estudios para identificar el porqué, lo que sí es seguro es que mantiene la absorción de hierro como debe ser, ayuda a mantener esas células sin llenarse de hierro, sin acumularlo”.

El doctor afirma que mientras las personas van envejeciendo se van inflamando, “hay algo que se llama inflammaging”, son procesos asociados a la edad, inflamaciones crónicas de bajo nivel, “nos empezamos a inflamar por toda la acumulación de daños, el sedentarismo, la contaminación, el mal comer… el hierro se absorbe en el intestino delgado, después pasa hacia la circulación, si hay inflamación se afecta ese canal, y se acumula”.

Otros consejos que comparte el especialista son: dormir las horas necesarias para que el cuerpo descanse y realizar actividad física. “El sedentarismo acelera el envejecimiento”., sugiere. Los estresores de calor y frío, “estimulan el metabolismo, el sauna o los baños en tinas con hielo”; consumir cacao, “chocolate oscuro que tenga 80% de cacao”; comer frutos rojos y nueces. “Evitar los azúcares, las sodas, las frituras. Realizar ejercicios cardiovasculares —para el corazón—, y de resistencia para la masa muscular y la masa ósea”, puntualiza el doctor.

Daño, reparación, remoción: Los tres pilares

De acuerdo con Leeuwenburgh, existen tres pilares en el proceso de envejecimiento que pueden ser intervenidos a través del ayuno intermitente. “Con el pasar de los años, se dañan las proteínas, las grasas y demás, entonces viene una serie de enzimas que repara”.

“Ese mecanismo de reparación se va ralentizando con el envejecimiento, pero las piezas que se van reparando y que quedan como la 'basurita' metabólica tienen que ser removidas para que no se acumulen en las células y el ayuno intermitente permite activar todos estos procesos de limpieza porque cuando el organismo siente que hay falta de comida, se prepara para sobrevivir, se pone más fuerte y limpia todo, esos procesos de limpieza celular se llaman autofagia”, finaliza el doctor.

Leeuwenburgh visita Panamá para participar del Congreso de la Asociación Panameña de Nutricionistas y Dietistas.