Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Tecnología

Tecnología espacial al servicio del desarrollo en la Tierra

La ONU reafirma que la era espacial, la ciencia y la tecnología cósmica contribuyen de manera crucial con el bienestar de la humanidad

Alrededor de 4,987 satélites se encuentran orbitando la Tierra.Pixabay

El ruso Yuri Gagarin realizó el primer vuelo espacial tripulado (el 12 de abril de 1961), un evento histórico que abrió el camino a la exploración del espacio en beneficio de toda la humanidad. Esa es la razón por la que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó el 12 de abril como Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados.

Con esta efeméride la ONU conmemora cada año el principio de la era espacial y reafirma que la ciencia y la tecnología cósmica contribuyen de manera crucial a conseguir los objetivos de desarrollo sostenible para aumentar el bienestar de los Estados y los pueblos.

El organismo reafirma que con este homenaje a los vuelos espaciales se quiere sensibilizar con el mundo, para asegurar que se cumpla la aspiración de reservar el espacio ultraterrestre con fines pacíficos, insistir en los esfuerzos para que todos los Estados puedan gozar de los beneficios derivados de esas actividades y mantener el espacio como patrimonio de toda la humanidad.

Sin embargo, algunos se preguntan, ¿en qué beneficia a los seres humanos los vuelos espaciales?, ¿qué tanto ha avanzado la tecnología espacial?

Importancia de los satélites

Según datos históricos, la era espacial comenzó cuando la Unión Soviética puso en órbita el Sputnik 1, el primer satélite fabricado por el hombre, el 4 de octubre de 1957. Desde entonces, la tecnología satelital para la propulsión espacial se desarrolló a pasos agigantados.

En un comunicado publicado por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA, Mike Seablom, tecnólogo en jefe del Directorio de Misiones Científicas (Science Mission Directorate, en idioma inglés), de la agencia espacial estadounidense, dijo que “la capacidad para someter a prueba nuevas tecnologías a una fracción del costo de un satélite más grande los hace invalorables. Realmente esto abre tus ojos a muchas posibilidades”.

Igualmente es impresionante la manera en que los Cube Sat están permitiendo conocer nuevos datos científicos rápidamente, señala el artículo.

A su vez, la NASA señala que los satélites convencionales han observado las nubes durante mucho tiempo y han proporcionado cálculos de las precipitaciones líquidas que contienen, nunca observaron las partículas de hielo más pequeñas que crean enormes nubes de lluvia.

El primer vuelo espacial tripulado lo realizó el ruso Yuri Gagarin, el 12 de abril de 1961.Pixabay

“El CubeSat, conocido como Ice Cube, contenía un nuevo radiómetro de longitud de onda submilimétrica que podía realizar mediciones en el espacio de los pequeños cristales congelados que forman las nubes de hielo”, redacta la NASA.

La administración espacial detalla en el documento que el Ice Cube, luego de ser desplegado desde la Estación Espacial Internacional, en mayo de 2017, creó un mapa global de las nubes de hielo alrededor del planeta. “Algún día, esta técnica puede ayudar a mejorar los modelos y predicciones de las condiciones climáticas a largo alcance”, reseña.

Según detalla el diario The Conversation, unos 4,987 satélites se encuentran orbitando la Tierra. “Solo en 2018 se llevaron a cabo 382 lanzamientos en todo el mundo. De los satélites que se encuentran operativos actualmente, solo el 40% gestiona las comunicaciones, el 36% observa la Tierra, el 11% pone a prueba diferentes tecnologías, el 7% mejora el posicionamiento y la navegación, y el 6% contribuye al progreso de las Ciencias el Espacio y de la Tierra”, comunicó el diario.

Beneficios de la tecnología espacial en nuestra vida

Es difícil contabilizar de manera exacta los beneficios que han traído la ciencia y la tecnología espacial a la humanidad. Los individuos, empresas y gobiernos siguen invirtiendo cada año mucho tiempo y dinero en los objetivos de desarrollo de nuevas capacidades espaciales y en cosechar recompensas de las ya existentes, detalla la ONU en un informe sobre el Día Internacional de los Vuelos Espaciales.

“Gran parte de las actividades espaciales se centran en la preparación de nuevos programas y esfuerzos, de acuerdo con los planes espaciales de los países. La industria espacial ha mantenido una tasa de crecimiento muy saludable, superando los aumentos en el gasto público. Cada vez más empresas demuestran su interés en este sector”, señala el informe.

Para la NASA, la tecnología espacial se utiliza todos los días para hacer la vida mejor. “Las personas utilizamos la tecnología de posicionamiento por satélite para agregar capas de información sobre el mundo físico, se aprovechan las aplicaciones de los teléfonos inteligentes combinadas con información satelital (GPS e imágenes) para facilitarnos cada vez más la existencia. Se utiliza la información de satélites para actuar en la mitigación de desastres causados por fenómenos naturales, para mejorar las prácticas de riego, vigilar posibles violaciones de los derechos humanos en guerras”, menciona la NASA.

Simonetta Di Pippo, directora de la Oficina de la ONU para Asuntos del Espacio Ultraterrestre (Unoosa), señaló durante un foro realizado por la ONU en 2017, que el sector espacial puede ayudar a combatir el cambio climático, la polución o la deforestación. “Para entender lo que pasa en nuestra Tierra y ser capaces de elaborar medidas de respuesta, tenemos que monitorear y poder acceder a datos fiables”, explicó. “La infraestructura especial nos ofrece esta herramienta única y es crucial en este objetivo”.

Los satélites espaciales, además de enviar información sobre cambios climáticos como sequías, controlar nevadas, estado de los suelos o crecimiento de cultivos (producción agrícola), también analizan los patrones de enfermedades infecciosas y aquellas áreas que están en riesgo, igualmente ofrecen imágenes del uso de tierras para ayudar a los gobiernos a planificar la urbanización.

En este sentido, los satélites ofrecen una perspectiva persistente y amplia que trasciende las barreras terrestres, “nos ayudan a estar conectados y nos proporcionan información de nuestro entorno”, subraya la NASA.