Temas Especiales

11 de May de 2021

Tecnología

Facebook y la desinformación, la caza que no acaba

Los recientes escándalos que involucran al gigante de las redes sociales han desatado un desplazamiento de las autoridades y usuarios para buscar mejores soluciones a la falta de privacidad y seguridad en el ámbito digital. La desinformación se ha posicionado como uno de los 'productos' más consumidos en la plataforma de Zuckerberg

Diversas investigaciones han arrojado resultados, indicando que las noticias falsas y contenidos sensacionalistas y manipuladores han aumentado su enganche en Facebook tres veces más que en 2016.Grabbbins

El principio de “no creer en todo lo que se lee en internet” se ha ido desvaneciendo conforme aparecen más noticias e informaciones sin ser filtradas por un sistema de protección experto en comunicación digital, y por la ausencia de leyes que amparen la distribución ilimitada de estas informaciones, lo que ha causado una distorsión de lo que los consumidores consideran cierto o no.

Este panorama digital que ha ido creciendo con los años, ha permitido que las fake news y otros contenidos falsos lleguen a las pantallas de los consumidores de manera sutil e indetectable inmediatamente.

Facebook, el gigante de las redes sociales creado por el programador Mark Zuckerberg, ha caído en diversos escándalos que hacen eco de la situación actual en materia de desinformación, falta de privacidad y el costo de la seguridad para los millones de usuarios a bordo de esta plataforma.

En 2016, Facebook fue el objetivo del Gobierno ruso para infiltrarse en las elecciones presidenciales estadounidenses y promulgar desinformación que dividiría a los votantes, el escándalo que rodeó a esta red social y el resto de sus colegas causó un impacto que se resiente en la actualidad.

La caza de hackers y el mal uso de las plataformas digitales se ha agudizado en los últimos meses, pese a las inversiones millonarias de las empresas por mantener a sus consumidores protegidos y seguros.

Según un estudio realizado por la compañía German Marshall Fund Digital (GMFD), los usuarios de Facebook han aumentado su estadía en la red social debido a la desinformación y el atractivo que esta presenta en páginas de noticias rutinarias más de lo que se mostraba en 2016.

La compañía que es socia del startup News Guard y la firma de análisis de redes sociales News Whip, subrayó en los resultados que los comentarios, likes y los reenvíos de información falsa “se han triplicado desde el tercer trimestre de 2016 hasta el tercer trimestre de 2020”, según recopiló The New York Times.

El grupo de compañías especializadas sectorizó los resultados como “manipuladores” y a las páginas dentro de Facebook dedicadas a presentar afirmaciones regularmente, como que “carecen de fundamento o que distorsionan la información para presentar un argumento”. También como “creadoras de contenido falso” a las páginas que publican regularmente noticias demostrablemente falsas.

El sistema utilizado para organizar los resultados se basa en calificar las páginas por su cumplimiento en la defensa de los nueve principios periodísticos: credibilidad, presentar información responsablemente, clarificar o corregir errores, manejo responsable entre noticias y artículos de opinión, evitar títulos engañosos, transparencia económica y directiva, transparencia de publicidad, información biográfica y nombres de los creadores de contenido.

Ante esta situación, la directora de GMFD Karen Kornbluh comentó al medio estadounidense: “Tenemos estos sitios que se hacen pasar por medios de comunicación en línea. Se les permite hacerlo. Están infectando nuestro discurso y están afectando la salud a largo plazo de la democracia”.

Así mismo, “con el aumento de páginas fraudulentas, la tasa de crecimiento de 'me gusta', acciones y comentarios de contenido de manipuladores y productores de contenido falso superó las interacciones que la gente tenía con lo que los investigadores llamaron “medios periodísticos legítimos, como Reuters, Associated Press y Bloomberg”, indicó la experta.

Según el estudio de Kornbluh, la cantidad de “creadores de contenido falso” ha aumentado un 103% desde 2016, mientras que el índice de contenido “manipulador” ha aumentado un 293%.

Un representante de Facebook comentó a Business Insider que la participación en elementos como comentarios o 'me gusta' “no tiene en cuenta lo que la mayoría de los usuarios de Facebook realmente ven en el sitio y no refleja el progreso de Facebook para limitar la desinformación desde 2016”.

“Durante los últimos cuatro años hemos construido la red de verificación de datos más grande de todas las plataformas, hemos realizado inversiones para resaltar los informes originales e informativos y hemos cambiado nuestros productos para garantizar que menos personas vean información falsa y se den cuenta de ella cuando lo hacen”, afirmó el representante de Facebook.

El uso de verificadores de datos de terceros apoya a la revisión de gran parte del contenido que publican los editores en Facebook, y son parte de “un enfoque de tres partes” que Facebook ha adoptado para “abordar el contenido problemático en sus aplicaciones”, incluidas Instagram y WhatsApp.

Hace dos semanas, la plataforma social anunció una “nueva política contra la intimidación de los votantes” y la suspensión de las propagandas políticas en la red social una vez las urnas electorales cierren el próximo 3 de noviembre, según recopiló CNN Business.

Esta nueva política de protección al usuario y sus datos tiene como objetivo reducir la cantidad de copias de publicaciones falsas que se distribuyen en cientos de miles de páginas dentro de su territorio digital. Ante esto, el grupo cívico Avaaz presentó un informe realizado por investigadores activistas donde señalan que solo en el último año, Facebook no ha actuado sobre cientos de publicaciones que acumularon “millones de impresiones y contienen afirmaciones que el gigante de las redes sociales ha identificado previamente como falsas o engañosas”, como informaron a CNN.

El informe describe cómo las publicaciones y proveedores de información falsa han evadido los protocolos de seguridad de Facebook y sus sistemas de verificación –tanto humanos como automatizados con inteligencia artificial–, al tomar pasos sencillos como volver a publicar información ya vetada por la red social con ligeros cambios en las frases y modificación de imágenes. “Las tácticas significan que incluso cuando Facebook degrada y aplica etiquetas de advertencia a ciertas publicaciones que han sido calificadas como falsas por verificadores de datos de terceros, las variaciones en esas mismas publicaciones continúan replicándose viralmente en la plataforma sin obstáculos”, indicó Avaaz en la presentación de los resultados.

Así mismo, la mayoría de las publicaciones enviadas por Avaaz a Facebook representan afirmaciones falsas acerca del presidente estadounidense Donadl Trump y el ex vicepresidente demócrata Joe Biden. “Esta es una laguna nueva y grande que no creo que se haya identificado antes, al menos a este nivel”, dijo Christoph Schott, uno de los autores del estudio de Avaaz, a CNN. “Es otra forma en que la desinformación puede sortear el complejo sistema de políticas que Facebook está tratando de construir”.

El emprendedor y programador informático Justin Rosenstein trabajó para Google y Facebook, y es una de las voces más comprometidas con sacar a la luz la transparencia digital de ambas compañías.Medium

La compañía de Zuckerberg se pronunció al respecto: “Seguimos siendo la única empresa que se asocia con más de 70 organizaciones de verificación de hechos, utilizando inteligencia artificial para escalar sus verificaciones de hechos a millones de publicaciones duplicadas, y estamos trabajando para mejorar nuestra capacidad de acción en publicaciones similares. No existe una guía para un programa como el nuestro y trabajamos constantemente para mejorarlo”.

El 'dilema' de Facebook

Otro detonante a investigaciones sobre desinformación y ética digital que ha surgido alrededor de la plataforma digital ha sido a través de un documento presentado por Facebook donde arremete contra los productores y creadores del documental de Netflix, El Dilema de las Redes Sociales, en donde exempleados de la compañía compartieron sus experiencias y explicaciones acerca de lo que hacen las redes sociales para “controlar y manipular” a sus usuarios.

El documental estrenado en Netflix cuenta con la presencia de diversos actores que participaron en la creación y/o desarrollo de diversas redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest y Google.

En el documento titulado 'Lo que está mal con El dilema de las redes sociales', la compañía indica siete puntos que considera que la cinta utiliza erróneamente para engañar a los espectadores acerca de lo que realmente pasa detrás de la pantalla, entre los que se encuentra: la adicción, los usuarios como “producto”, el algoritmo, la protección de los datos, la polarización de información, integridad de las elecciones y la reducción de la desinformación.

Facebook indicó en el escrito que se ha encargado desde 2018 de mejorar el feed de noticias en la página de inicio de los usuarios para “impulsar conversaciones significativas y evitar la propagación de contenido viral y sensacionalista”; además, explicó que la data de los usuarios no es vendida a los anunciantes, sino que se encargan de “dar indicadores de tipos de consumidores para que puedan dirigir sus anuncios de mejor manera sin comprometer la identidad de los usuarios”.

Más allá de la postura de Facebook frente al documental, este presenta diversos puntos de reflexión acerca del desarrollo de la plataforma a los 16 años de su existencia.

Los continuos escándalos de Facebook lo han puesto bajo la lupa de diversas entidades de verificación de contenido y protección civil, sin embargo, la falta de regulación legal para los entornos digitales dificulta los procesos de condenación de acciones consideradas “amenazas” dentro de la plataforma, algo que la compañía ha indicado como “un problema que intentamos solucionar”.

Pero, así como la compañía intenta convencer a sus usuarios de que ha aprendido de sus fallas y está trabajando por crear un mejor ambiente en su red, el programador y exempleado de Facebook —creador del famoso botón 'me gusta'—, Justin Rosenstein, dijo a BBC: “Yo espero que la gente se dé cuenta de que tiene más opciones. Una vez que eres consciente de lo que hace la tecnología —cómo nos está polarizando, desinformando y afectando— tú, como individuo , puedes retomar el control sobre tu vida en las redes, puedes empoderarte y tomar decisiones”.

El filántropo creador de la aplicación de productividad Asana y el proyecto sin fines de lucro, One Project, explicó que para dejar de cederle tanto “poder” a Facebook y demás redes sociales, los usuarios deben “tener conversaciones sobre cuáles son los daños potenciales de las tecnologías que usamos, cómo estamos siendo manipulados y cómo podemos cambiar nuestro comportamiento, empezando a cuestionar las cosas. Yo espero que veamos el comienzo de un renacimiento cultural”.