Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Deportes

El Real Madrid logra un triunfo de prestigio en Doha

CATAR. El Real Madrid ha logrado en Doha un triunfo de prestigio ante un buen PSG.

CATAR. El Real Madrid ha logrado en Doha un triunfo de prestigio ante un buen PSG.

Una victoria muy trabajada, porque Laurent Blanc, técnico del conjunto parisino, se tomó mucho más en serio el envite y alineó de inicio a su once de gala, mientras que Ancelotti se decantaba por mezclar a titulares habituales con suplentes.

Todo indica que este intempestivo amistoso le apetecía tanto al técnico italiano como una visita al dentista, así que su apuesta fue la más lógica, dando minutos a muchos de los chavales de la cantera.

Tan claro lo tenía Ancelotti, que remozó totalmente su once inicial al descanso.

Tomás Mejías, tercer portero de esta aventura qatarí, fue el único jugador que se quedó sin disputar un solo minuto.

La Fábrica agradeció el gesto y decantó el amistoso con una jugada repleta de calidad, porque si bueno fue el pase de Morata, mejor fue la definición de Jesé, que sigue viendo puerta tras su importante tanto en Mestalla.

El gol, sin embargo, no puede solapar el hecho de que fue el PSG el equipo que dominó el partido, con especial incidencia en la primera parte, cuando Blanc mandó al frente a lo más granado de sus tropas.

Dominio que nunca se tradujo en el marcador, la mayoría de la veces por la falta de puntería de las estrellas parisinas, aunque Diego López también puso de su parte, sobre todo en un mano a mano con Cavani cuando el empate a cero seguía vigente en el electrónico.

El Madrid se limitó durante muchos minutos a aguantar con estoicismo el chaparrón, aunque cuando llegó al área de Sirigu casi siempre lo hizo con indudable peligro.

Fruto de ello fue un remate de José Rodríguez, tras un gran slalom de Cristiano, que se estrelló en el palo derecho tras superar a Sirigu en su salida. Ya en la segunda mitad, fue Benzema el que se topó con el larguero tras controlar con el pecho un buen centro de Marcelo.

Un segundo acto en el que el PSG fue perdiendo fuelle a medida que perdía calidad con los cambios, aunque siguió gozando de ocasiones para equilibrar la balanza, casi siempre en las acciones a balón parado, asignatura que los muchachos de Ancelotti no acaban de aprobar.

El triunfo final sirve para bien poco a efectos estadísticos, pero al menos muchos canteranos sumaron minutos con el primer equipo. Eso, y que nadie salió mal parado del envite, son las mejores noticias de un duelo que se puede repetir más adelante durante esta misma temporada. Si es así, ya no habrá amigos sobre el césped.