Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Béisbol

Burgos, tras su padre y Mariano

Cuando el novato de Arizona pise un diamante de Grandes Ligas, se habrá escrito una página inédita en la historia de nuestro béisbol

Hasta este viernes, Enrique Burgos Jr. mantiene la esperanza de convertirse en el pelotero panameño número 54 que juega en las Grandes Ligas.

Su nombre aparece en el roster de peloteros activos de los Diamondbacks de Arizona para la pre temporada; que en poco más de una semana terminará.

El panameño de 23 años es considerado como el cerrador del futuro para su equipo, y además está ubicado como uno de los mejores prospectos de todo el béisbol profesional estadounidense.

A esto se le añade la posibilidad de cumplir una hazaña inédita en el béisbol de nuestro país: que la primera pareja padre-hijo hayan vestido un uniforme en equipos de las Ligas Mayores.

¿EL NUEVO MARIANO?

Como relevista, se considera que podría ejercer la función de Mariano Rivera, como el cerrador estelar de los Diamondbacks, en cuanto suba a las Mayores.

Aunque todavía es prematuro, sus características físicas y técnicas indica que tiene segura la opción de jugar en el béisbol Grandes Ligas, y de hacerlo con grandes posibilidades de ser un pelotero sobresaliente.

Sus números en el equipo Triple A de los Diamondbacks (ver ilustración) indican que Burgos cuenta con el potencial necesario para tener éxito con Arizona, que no cuenta con un cerrador de planta, efectivo y joven, algo que favorece notablemente al panameño.

EL ANTECEDENTE

Enrique Burgos padre llegó a las Grandes Ligas el 15 de julio de 1993, después de haber pasado 10 años en las ligas menores.

El zurdo de La Chorrera no tuvo mucha acción en los dos años donde lanzó en la Gran Carpa, a la que llegó firmado como agente libre y pelotero aficionado por los Azulejos de Toronto, quienes lo cambiaron a los Reales de Kansas City.

Llegó a los Gigantes de San Francisco en 1995, para actuar hasta julio de ese año, cuando fue dado de baja.

Aunque su paso fue fugaz, Burgos nunca dejó que la situación lo agobiara.

Lo importante de la presencia que tuvo Burgos en las Grandes Ligas es que ahora su hijo, del mismo nombre, está a las puertas de convertirse en el pelotero número 54 que viste un uniforme en el mejor béisbol del mundo.

PERSPECTIVAS

Los números indican que Burgos Jr. tiene muchas posibilidades de hacer el equipo grande, donde compartiría camerino con otro panameño, Randall Delgado, quien lucha por un lugar en la rotación de abridores de los Diamondbacks.

Y la apreciación que la dirigencia del club tiene del trabajo de Burgos Jr también cuenta en esto.

Si no se queda después de esta primavera, es muy probable que en algún momento del año, sea llamado por el mánager Chip Hale, quien ha comentado cosas buenas del compatriota.

‘Es joven y lanza bien. Será una decisión difícil cuando haya que tomarla en unos días’, apuntó.

¿Sucesor de Mariano Rivera? Hale cree que aún es prematuro. ‘Necesita primero, llegar a las Grandes Ligas’, aseguró.