Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Béisbol

Toronto quiere más que ser protagonista

Tras barrer a los Rangers, los Azulejos descansan para volver a la guerra. Los cañones del equipo canadiense están a punto

Toronto quiere más que ser protagonista
Russell Martin tuvo una gran serie ante los Rangers.

Nada más cierto que lo dicho por el mánager John Gibbons.

‘Dejamos a un gran equipo en el camino, ganamos respecto, que es muy importante, pero en realidad, aún no hemos ganado nada; necesitamos llegar a la Serie Mundial. Ese es el camino por el que caminamos en estos momentos'.

Gibbons tiene toda la razón, pues los Azulejos de Toronto llegaron a la postemporada con el cupo de los comodines, ganado a los Orioles de Baltimore, pero sin la corona del Este de la Liga Nacional, que perdieron ante los Medias Rojas de Boston.

UN TRABAJO MUY SÓLIDO

Toronto no dejó fisuras en su barrida sobre los Rangers de Texas

Sus tres abridores respondieron con entereza, ahora esperan hacer lo mismo en la próxima serie.

El ‘bullpen' tuvo en el mexicano Roberto Osuna a un gran brazo para terminar los encuentros.

Toronto aprovecho los desaciertos que los Rangers de Texas tuvieron en el tercer y decisivo encuentro de la Serie Divisional en el Rogers Centre de la ciudad canadiense.

Si bien esta serie se caracterizó por el tronar de los maderos de los Azulejos, los lanzadores estuvieron muy a la altura, comenzando por el mexicano Marco Estrada y terminando con Aaron Sánchez; mientras que el montículo hacía lo propio con otro azteca, el joven Roberto Osuna revestido de una calma solo comparable a los grandes días del panameño Mariano Rivera.

El cerrador fue otra vez un héroe para Toronto, luego de dos entradas de labor monticular, con dos ponches, mismos que ayudaron a darle a los canadienses su boleto a la siguiente ronda, en donde esperan al ganador de la serie entre Cleveland y Boston, que pudo haber concluido anoche, de haber logrado los Indios la victoria.

‘Estamos ansiosos de jugar por el campeonato de la Liga Americana', destacó Gibbons, un mánager que ha sabido combinar el talento de sus jugadores para convertir a los Azulejos de Toronto en un equipo que hace soñar a Canadá con otro campeonato de la Serie Mundial.