Temas Especiales

03 de Aug de 2020

Boxeo

La revancha, único camino para Pacquiao en su horizonte

Ante el local Jeff Horn, el filipino acusó una notable merma en su accionar boxístico, que deja asomado el ocaso de su carrera

La revancha, único camino para Pacquiao en su horizonte 
Horn y Pacquiao dieron espectáculo el sábado último en Brisbane, Australia.

Manny Pacquiao toca la puerta. Aquella que todos los boxeadores, los más grandes y consagrados, además de aquellos que jamás gozaron de fama ni fortuna tienen que golpear en un momento de su carrera.

Ante un rival más joven, menos golpeado y que no tenía absolutamente nada que perder, el filipino me recordó aquellas peleas de Roberto Durán ante Vinnie Pazienza, donde nuestro compatriota quiso, puso todo su empeño, pero al final, resultó superado por un boxeador un poco más joven, y sin dudas carente del talento magno y excelso del "Mano de Piedra".

Jeff Horn lucía como un peso mediano ante Pacquiao. Aunado a la gran diferencia física, el australiano tuvo la clara anuencia del árbitro Mark Nelson, el mismo que ofició el año pasado la pelea de revancha entre el compatriota Jezreel Corrales y el japonés Takashi Uchiyama, que ganó "El Invisible".

Nelson también estuvo en el combate entre Ricardo Córdoba y Wlademir Sidorenko, cuando pelearon por segunda ocasión en marzo de 2007en Sttutgart, Alemania, que terminó en tablas, igual que la primera reyerta.

Entonces, no se trata de un referí inexperto; por el contrario, Nelson es un hombre de gran experiencia, de allí que su actuación permisiva en favor de Horn le haya convertido en protagonista de la pelea, a la par de los contendientes.

Agreguemos la evidente pérdida de facultades de Pacquiao, lógica en un boxeador que pelea desde el 22 de enero de 1995 hasta el sábado 1 de julio de 2017; es decir, 22 años de tránsito pugilístico, un desgaste apreciable en la forma como no pudo rematar a Horn en el noveno asalto, y en la poca efectividad de sus manos y movimientos de piernas más lentos en esta ocasión.

Y a propósito de los oficiales de esta pelea, la puntuación de Waleshka Roldan (117-111) también contrasta con su trayectoria como juez de boxeo.

Roldan votó empate (113-113) en la pelea entre el nicaraguense Román "Chocolatito" González y el tailandés Srisaket Sor Rungvisai; también entregó tarjeta 115-113 en favor de Keith Thruman en su pleito de junio del año pasado ante Shawn Porter, por la corona de las 147 de la Asociación Mundial de Boxeo.

¿UN DESQUITE?

La revancha es el único camino que le queda a Manny Pacquiao, al derrumbarse los planes para un nuevo pleito contra Floyd Mayweather.

Es un hecho que se volverá a enfrentar ante Horn, pues existe una cláusula de revancha directa avalada por la Organización Mundial de Boxeo.

¿Dónde sería el desquite? Posiblemente en Australia, una plaza que puso a más de 52 mil personas en el Suncorp Stadium de Brisbane, y que cuenta con el ídolo que destronó a la gran leyenda viviente del ring. Otra guerra se avecina en Brisbane. Y por qué no Las Vegas, un escenario donde el combate tendría gran acogida.

Me queda para cerrar una cosa muy clara, y es que ni el actual Pacquiao ni el bisoño Horn tienen nada que hacer ante púgiles como Keith Thurman, Danny García, Shawn Porter, Errol Spence Jr, Lamont Peterson o Kell Brooks, todos excelentes figuras de la división welter en la actualidad.

Así que la pelea Pacquiao-Horn II luce como el camino a seguir por dos boxeadores que sí dieron pleito, empañado por la polémica y catapultado por el atractivo de ver a un gran campeón venido a menos contra un rival que no respetó la jerarquía del "Pac-Man".