Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Más Deportes

El vétero dará la sorpresa

Aunque ha combatido sólo seis veces entre el 2005 y el 2008 (con tres victorias y tres derrotas), Bernard Hopkins se ha medido a los más...

Aunque ha combatido sólo seis veces entre el 2005 y el 2008 (con tres victorias y tres derrotas), Bernard Hopkins se ha medido a los más grandes púgiles de la última década, incluyendo victorias sobre Félix Trinidad, Oscar De La Hoya, Antonio Tarver, Winky Wright, para mencionar a los más notables. En esa ruta, hay dos derrotas ante Jermain Taylor y la última con Joe Calzaghe; entonces, tres de sus cinco reveses, en una carrera de 20 años, se han producido en los últimos cuatro años.

Kelly Pavlik, aparte de Jermain Taylor, no muestra grandes nombres en su inmaculado registro. Precisamente, Taylor puso en apuros a Pavlik en su primer encuentro. No dudo de la pegada del actual campeón mediano del Consejo y la Organización Mundial de Boxeo, pero reitero, esta contundencia se da ante hombres de menor jerarquía boxística de los que ha enfrentado Hopkins.

Otra cosa: el "Fantasma" no ha peleado en peso superior a las 164 libras (máximo tonelaje ante Taylor II). Con las seis libras de más, además de las que gane después del pesaje oficial, Pavlik carecerá del movimiento que luce en las 160 libras.

Para Hopkins ese peso no es problema, pues ganó dos de las tres peleas que hizo en 170 libras o más (Tarver y Wright), y perdió decisión dividida ante Calzaghe, a quien incluso derribó en el primer asalto.

Por supuesto, lo más trascendente en este pleito es la enorme diferencia en las edades. Son los 43 años de Hopkins y los veinte de estar combatiendo, contra los 26 años de Pavlik y sus ocho de carrera boxística. El carruaje pugilístico de "The Executioner" luce sobregirado en recorrido, mientras que el "Fantasma" todavía tiene mucho camino por andar.

Tomados estos aspectos en cuenta, y sopesando el valor boxístico de estas dos figuras, inclino mi balanza hacia Hopkins, a sabiendas de que está quemando sus últimos cartuchos, y que no es el mismo que noqueó a Trinidad y De La Hoya.

Lo escojo porque me parece que Pavlik todavía no se encuentra a un nivel de superestrella como los mencionados, porque para ello, necesita con urgencia vencer y convencer... y no es ese precisamente el caso de su rival.

No creo que a Hopkins le agrade la idea de retirarse como escalera por donde suben los chiquillos. Él ha sido (y aún lo es) uno de los púgiles más sólidos de los últimos 40 años en todo el mundo, principalmente en el peso mediano, donde reinó con autoridad.

Eso sí, Hopkins tendrá que administrar con sapiencia lo que le queda en el tanque para resistir los embates del joven campeón de las 160 libras. Sé que la empresa es difícil, pero me embarco sobre el refrán Clase mata Tiempo. Y es que la clase, sin dudas, la tiene el más veterano.