08 de Dic de 2022

Más Deportes

Una rotación de millones

No cabe duda que la mejor inversión que han hecho los Yankees de Nueva York, ha sido la firma de dos destacados lanzadores abridores, CC...

No cabe duda que la mejor inversión que han hecho los Yankees de Nueva York, ha sido la firma de dos destacados lanzadores abridores, CC Sabathia y AJ Burnett. En mi percepción.. muy costosa, pero será productiva.

Con estas dos contrataciones, que suman unos 243.5 millones de dólares, el equipo del Bronx confirma su fama de soberbia financiera, pero también queda claro que han cambiado su filosofía en decidir en qué área del juego invertir. Antes contrataban a abridores intermitentes y todo el dinero iba hacia los bateadores de largo alcance.

El béisbol que tiene más de 150 años de existencia y una infinidad de anécdotas, historias y refranes tiene una regla no escrita “picheo mata bateo”. Es considerado la vieja filosofía, pero definitivamente sigue siendo efectiva. Si no, pregúntese cómo Tampa Bay y Filadelfia llegaron al campeonato este año.

Sin duda los fanáticos deben estar muy contentos con la nueva rotación de los Yanquis. A mi modo de ver sería CC Sabathia, A.J. Burnett, Chen Ming Wan, Joba Chamberlain y Andy Pettite (Este último sí lo contratan).

Desde el 2000, cuando consiguieron su última serie mundial, los Yanquis no habían tenido semejante rotación de abridores, gastaban fortunas en bateadores de poder y descuidaban a los abridores y jugadores defensivos. Ahora todo es más balanceado.

Aparentemente quieren coronarse y celebrar en su nuevo estadio a costa de todo, luego de invertir más de 400 millones de dólares para fichar a agentes libres, incluyendo el acuerdo por ocho años con el cañonero Mark Teixeira y un muy posible contrato de 10 millones de dólares con Andy Pettite.

Producto de esa millonaria inversión, la oficina del comisionado de Grandes Ligas le ordenó a los Yanquis pagar 26.9 millones de dólares en impuestos, un aumento de los 23.9 millones que pagó el año pasado y la mayor cifra desde que el equipo tuvo que desembolsar 34 millones en 2005.

Los Yanquis se convirtieron este mes en el centro de atención. Su ya célebre plantel creció en fama. El plantel repleto de los jugadores más ricos y más talentosos del juego parecía enriquecerse más cada día.

Otros equipos que ven con recelo toda esta millonada, ya han empezado a hablar sobre la posibilidad de poner un tope salarial a los equipos, pues las mejores fichas se los lleva el equipo con más dinero.

Aún así, con dinero por aquí y dinero por acá, nada garantiza que los Yanquis de Nueva York se coronen.

Lo que es cierto, es que con estas increíbles inversiones, si los Yanquis no conquistan la serie mundial del 2009, todo esa millonaria adquisición se convertiría en un monumental fracaso. NICOMEDES FRÍAS nfrias@laestrella.com.pa