26 de Feb de 2020

Más Deportes

Futuro incierto para el deporte

Al momento de hilvanar estas líneas, desconocía el resultado de las elecciones presidenciales. Pero si prevaleció la tendencia permanent...

Al momento de hilvanar estas líneas, desconocía el resultado de las elecciones presidenciales. Pero si prevaleció la tendencia permanente por varios meses de las encuestas de intenciones de voto, lo lógico es que la victoria fue para la Alianza para un Verdadero Cambio, encabezado por los señores Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela, indicando el final de una “pesadilla” de un gobierno que se apodó “Patria Nueva”, pero con prácticas discriminatorias en el deporte, donde se gastó una millonada en el deporte, y la mayoría fue para el fútbol y béisbol, ignorando sendos deportes individuales. Por el lado de la Alianza, una cosa son las promesas de cambio, y otra es el cumplimiento cuando se triunfa, y que cada partido que aportó a la victoria, reclama su cuota de espacio político. No hay duda de que el Instituto Panameño de Deportes, es visto como una “PIÑATA” jugosa que se estará disputando, y tengo la corazonada de que se olvidará de la promesa de despolitizar el deporte, y el partido que “traga más saliva”, incorporará a PanDeportes a su “feudo”, y su DG será de a DEDO. Utilizando la misma táctica, como si lo hubiese aprendido del “librito” del ahora “lame duck”, Ramón Cardoze, “Emperador” de PanDeportes, el ex campeón mundial de boxeo, y miembro del club privilegiado de $500.00, Víctor Córdova, también con título de abogado, ha visitado los programas de TV y radio, promocionando su figura como Jefe de la mesa de Deportes de la Alianza del Cambio, sin disimular o ocultar sus deseos de ser Director General de PanDeportes.

Su aspiración es legítima, lo mismo que la de cualquier otro parroquiano. Un requisito: El Punto 4 del Artículo N° 11 del Decreto 50, dice: “Tener conocimiento en aspectos deportivos o de administración”. Es obvio que lo tiene el ex boxeador, y también licenciado en derecho, lo mismo que una persona que haya administrado un kiosco o jugado “canicas” o dominó. En el siglo XXI, el deporte se desarrolló en forma científica, y para lograr buenos resultados, aunque su “DG” salga del dedo, el Director Técnico de Deportes, el motor que hace funcionar a la institución, debe ser idóneo en la Administración y Metodología Científica del Deporte, con experiencia más allá de la teoría, y sin resultados comprobables. Considero antiético y estéril, toda disputa para probar quien “ saben más”.

Califico de “imprudente”, por su inexperiencia en materia de administración deportiva, que el Lic. Víctor Córdoba, sin conocer o analizar en forma minuciosa, afirmó que el “Plan Nacional Integrado para el Desarrollo del Deporte y la Recreación 2005-2009, en base a SIETE Ejes Estratégicos” de Pandeportes, está desfasado, o no “sirve”. Ese no es del todo cierto. La falla consiste en que nunca fue implementado, sino que sirvió de “pantomima”, para que el gobierno le diera un presupuesto de muchos millones al deporte. Nunca existió, y esto no le importó ni al presidente Martín Torrijos, un Plan Operativo anual para evaluar el progreso. La única rendición de cuenta quizás ha sido en la construcción de infraestructura del fútbol y béisbol. Nunca se elaboró un “Plan General del Deporte”. Afirmó Córdova que él si tiene un mejor plan. Si fue hecho en “petit comité” sin consultar a los diferentes sectores, no es sinónimo de cambio, sino más de lo mismo. Reitero el consejo público que le di tanto a Martinelli como a Varela, de nombrar un Asesor Deportivo IMPARCIAL que no sea un Yes man.