Temas Especiales

21 de Ene de 2022

Más Deportes

Las rodillas son el adversario más difícil para Nadal

PANAMÁ. Parece difícil aceptar que un ser humano que vive por y para el deporte, que goza de los mejores médicos, planes de entrenamient...

PANAMÁ. Parece difícil aceptar que un ser humano que vive por y para el deporte, que goza de los mejores médicos, planes de entrenamiento y cuidados, pueda sufrir lesiones tan frecuentes como paradójicas.

La realidad es que la alta competencia conlleva un alto riesgo físico, y éste es directamente proporcional al crecimiento deportivo.

A los 23 años, Rafael Nadal tuvo que retirarse otra vez de un partido oficial, debido a la tendinitis que sufre en ambas rodillas.

Ayer en el estadio Rod Laver, fue la derecha la que volvió a activar la alarma.

El mallorquín había vuelto a su mejor nivel en el primer Grand Slam del año, luego de que la terca rodilla lo marginara de gran parte de la temporada 2009. La sonrisa post-partido de Nadal emanaba tranquilidad y entereza física.

Hasta ayer, había cedido sólo dos sets en todo el torneo y la consistencia de su juego parecía inquebrantable.

Cuando se jugaba el cuarto game del tercer set, Nadal decidió retirarse ante Andy Murray por los cuartos de final del torneo que lo vio campeón en 2009.

“Me pasó al final del segundo set. En una jugada sentí un pinchazo y desde el primer momento noté que algo no andaba bien”, explicó Nadal luego del partido, y agregó, “no podía ni sacar ni agacharme bien”.

NADAL PODRÍA RETIRARSE ANTES DE TIEMPO

Sean Corvin, especialista en biomecánica y rehabilitación, alarmó al mundo del tenis con un pronóstico que ningún jugador quiere escuchar, publicado en el diario británico The Observer en junio del 2009.

Luego de que Nadal decidiera no participar en Wimbledon de ese año, Corvin aseguró que el español podría retirarse del tenis prematuramente.

El especialista considera que “las rodillas del español son las de una persona de 33 años".

Además, el periódico citó a Sven Groneveld, entrenador, entre otros, de Fernando Verdasco y Ana Ivanovic.

“Cuando los chicos juegan en superficies duras desde una edad temprana, aumenta la posibilidad de sufrir tendinitis. Durante el crecimiento no es bueno jugar en superficies duras”, explicó el holandés.

ENTRE RETIROS Y AUSENCIAS

La relación de amor y odio entre Nadal y sus rodillas comenzó a principios del 2007, cuando se retiró en la primera ronda del torneo de Sydney, pensando en el Abierto de Australia una semana después.

Desde aquella oportunidad, sus rodillas, sobre todo la derecha, lo han marginado de siete torneos (dos por Copa Davis, tres por torneos ATP, un Grand Slam y la Copa de Maestros de Shanghai 2008).

No importa cuántas comodidades y cuidados tenga un deportista, el deterioro físico es inminente, aunque a veces llega antes de tiempo. No hay que ser sedentario para sentirlo.