Temas Especiales

24 de Sep de 2020

Más Deportes

Nathalee, la saltadora que aspira al título olímpico

Nathalle, de 24 años, acaba de obtener un nuevo éxito en su juvenil carrera, al colgarse la presea de oro en el salto de longitud del suramericano bajo techo, realizado en Cochabamba, Bolivia

Nathalee, la saltadora que aspira al título olímpico

“Aspiro a ser campeona del mundo (…) y siempre estar en la cima”, es la meta que se ha impuesto la saltadora colonense Nathalee Aranda, la flamante campeona de salto de altura de Centro y Suramérica.

Nathalle, de 24 años, acaba de obtener un nuevo éxito en su juvenil carrera, al colgarse la presea de oro en el salto de longitud del suramericano bajo techo, realizado en Cochabamba, Bolivia.

Tuvo un registro de 6,58 metros y, si bien, no es el mejor en su corta carrera, para el entrenador Florencio Aguilar es una muestra de que va alcanzado cuotas significativas, en momentos en que empieza a codearse con figuras de la élite mundialista.

La atleta colonense aspira a estar presente en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y ser la máxima exponente de esta disciplina para los Centroamericanos y del Caribe de 2022, y por ello se prepara con mucha voluntad y disciplina.

Nathalee, la saltadora que aspira al título olímpico

No obstante, el camino para llegar a cumplir con estas metas está lleno de obstáculos, y no precisamente por sus cualidades atléticas, que son magníficas, sino porque lo hace con pocas herramientas y en una pista de un cuarto o quinto mundo.

Un agridulce sueño

En la búsqueda de lograr objetivos mucho más contundentes, Nathalee fue beneficiada entre los años 2018 y 2019 por el Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes), con un programa que la llevó al Reino Unido y a unirse al equipo del técnico británico Edward King.

Fue un proyecto que arrancó después de su presea dorada en los Centroamericanos de Managua 2017, y que la proyectó a obtener el tercer lugar en el Campeonato Suramericano de Atletismo de 2018, donde logró la mejor marca de su carrera, de 6,60 metros.

Allá no solo contó con los conocimientos técnicos de King sino con un equipo multidisciplinario, encargado de su alimentación, su salud mental y física, así como con los implementos requeridos para la especialidad.

Pero, el escándalo de corrupción que se dio en Pandeportes y que aún está en la palestra, Aranda tuvo que volver a tierras istmeñas y despertar a una realidad que pensó había dejado atrás.

Nathalee, la saltadora que aspira al título olímpico

“Prácticamente acá en Colón es muy diferente, porque no se cuenta con los implementos y las atenciones que se tenían en Londres. Cuando entrenaba allá, el equipo era mejor; se contaba con el fisioterapeuta allí mismo, todo estaba allí”, rememoró la atleta, una profesional de la contabilidad.

'En cambio, acá, hay que hacerse sus cosas o pagar para utilizar un gimnasio, porque no tenemos nada', matizó.

Un viejo conocido

Pero no todo fue negativo, si bien volvía al duro campo de trabajo del estadio Armando Dely, en la comunidad de Arco Iris, donde comenzó sus andanzas de pista y campo.

No todo era negativo porque volvía a trabajar bajo la tutela de su primer instructor, el técnico colonense Florencio Aguilar, quien casi con el mismo tétrico panorama, de trabajar con las uñas, hizo de su primo hermano, Irving Saladino, un campeón mundial en la misma especialidad.

“Desde los 13 años estuvo conmigo, después se fue a Londres en los años 2018 y 2019, y casi dos meses antes de los Panamericanos de Lima tuvimos que trabajar juntos”, rememoró Aguilar.

Aguilar fue enfático en señalar que trabajar con Nathalee en condiciones no tan óptimas, es un reto. El mismo que tuvo, cuando logró clasificar a Saladino a las Olimpiadas de Atenas (2004) o para la cita de Londres (2012), entrenando en Colón.

“Siempre que me den las herramientas que he pedido y los fogueos que he solicitado, no habrá obstáculos; no será ningún problema entrenar a Nathalee”, agregó.

“Logré que Irving saltara ocho metros en peores condiciones, con una fosa en no muy buenas condiciones, y con una línea de carrera que no llegaba a los 40 metros”, añadió.

La atleta colonense aspira a estar presente en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y participará de los Centroamericanos y del Caribe de 2022.Cedida

Marca mínima exigente

A propósito de marcas y registros. Nathalee ha saltado entre los 6,55 y 6,60 metros en los últimos años, que le ha valido para ser la campeona centroamericana al aire libre y la titular sudamericana bajo techo, pero no es suficiente.

El sueño inmediato de la juvenil colonense es estar en Tokio 2020 y para ello, deberá estar entre las primeras del ranking mundial o, sencillamente, saltar los 6,82 metros exigidos como marca mínima.

Nathalee está confiada en que lo hará, y su entrenador Aguilar también lo piensa. “El registro, en mi opinión, está accesible para cualquier atleta que tenga la capacidad, que haya nacido con ese don, como el que nació Irving, como con el que ha nacido ella”, señaló.

Dijo que su pupila está lista “para saltar esa marca o por lo menos arriba de los 6,70 metros”, registro que prácticamente la ubicaría entre las mejores 20 del mundo, por lo que el plan es mantenerla por arriba de los 6,50 metros y entre las mejores posiciones en los eventos en que participe.

El proyecto trazado es que participe en los “grandes premios” de Argentina y Chile, a celebrarse entre los meses de marzo y abril, y después en el Iberoamericano de Tenerife (España), pero para todo esto se necesitará el apoyo de Pandeportes y del Comité Olímpico.

Un gran perfil

Nathalee se considera una atleta con un gran potencial y por ello sueña con que llegará a lo más alto del podio, no solo a nivel mundial sino olímpico.

“Aspiro a mantenerme en el top, a ser campeona mundial y olímpica, y siempre estar arriba, entre las primeras”, nos dijo.

Sobre el particular, Aguilar indicó que “(Nathalle) es una atleta positiva, que trabaja fuerte, y su mentalidad siempre ha sido así, porque sabe que tiene cualidades, igual que Irving, con un físico sencillo, pero de una potencia tremenda”.

“Nathalee va a cumplir 25 años o sea que apenas está entrando en el proceso, donde un atleta de nivel logra su mayor desarrollo en fuerza y velocidad. Está entrando en ese roce con atletas de talla mundial y olímpica, y hasta ahora lo ha hecho bien”, sostuvo el entrenador.