Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Economía

Las bananeras se secan

CHIRIQUÍ. Cada quincena, el gobierno desembolsa poco más de un cuarto de millón de dólares para pagarle a 2,800 trabajadores del banano...

CHIRIQUÍ. Cada quincena, el gobierno desembolsa poco más de un cuarto de millón de dólares para pagarle a 2,800 trabajadores del banano. Ellos, en cambio, pasan el día jugando al dominó, al pulso o cazando con biombos. No trabajan porque no tienen quién les guíe o les diga qué hay que hacer.

En Puerto Armuelles hay tres mil hectáreas dedicadas al cultivo del banano. Son tierras valiosas. Sus habitantes han dependido del cultivo de la fruta desde hace décadas, cuando la transnacional United Fruit Company, mejor conocida como Chiquita empezó el cultivo de la fruta.

Ya Chiquita no está. La relación de amor y odio que vivió con la población se acabó, así como el verdor de las bananeras. Hoy las plantaciones mueren por la falta de atención.

Pero para llegar a esto, varios factores influyeron: Una empresa que “explotó” literalmente a sus obreros; una dirigencia sindical corrupta y un plan “maquiavélico” para dejar morir a las bananeras y hacer luego “aparecer”a su salvador.

MAMITA YUNAI

La transnacional United Fruit Company se instala en Puerto Armuelles en 1927. El novelista costarricense Carlos Luis Fallas dibuja en su obra “Mamita Yunai” cómo los capataces estadounidenses sometían y explotaban a sus trabajadores ticos y de otras etnias en las bananeras.

Entre las bananeras ticas y de Armuelles no había diferencia, coinciden los entendidos. Poco a poco fue creciendo un sentimiento de odio-amor. Odio por el trato. Para dar un ejemplo, los trabajadores sufrieron serios problemas en su salud por la falta de protección en el manejo de los químicos y aún hoy las secuelas se mantienen, amén del maltrato laboral. Amor, porque era su sustento, la vida misma de la población. Pero esa relación fue cambiando. Surgió un poderoso sindicato que habló por los trabajadores y se enfrentó a los capataces gringos. Setenta años después, el sindicalista José Morris Quintero logró lo impensable: ¡que la empresa bananera fuera manejada por los trabajadores! Pero este radical giro de obreros a empresarios tuvo sus días contados..

CORRUPCIÓN ADMINISTRATIVA

Morris fue destronado y surgió Salustiano De Gracia. Pero la realidad fue que la actividad bananera en lugar de surgir vino a menos. Problemas como el que estaban obligados a vender la fruta al comprador único, United Fruit Company, lo que les impedía lograr mejores precios. Estas dificultades fueron poco a poco concentrando la atención de la dirigencia, en lugar de hacerlo por la producción, y esa relación de conflicto que comenzó a brotar afectó aún más a la nueva empresa denominada Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar).

El gobierno vino al rescate. Desde 2003 cuando Coosemupar se encargó de la actividad bananera, el gobierno ha inyectado más de 30 millones de dólares, fondos que han manejado los denominados “interventores”.

Los 2,800 trabajadores hoy reciben sus quincenas con cheques del Estado. En la práctica deben recibir un emolumento a razón de 9 dólares por día, pero la realidad es que cobran 75 dólares a la quincena.

Sus talonarios de la Caja de Seguro Social no los reciben, pero sus cheques vienen con el recorte. Los trabajadores dicen que Coosemupar descuenta muy puntual las cuotas de la Caja, las cuentas que ellos mantienen con mueblerías e instituciones bancarias, pero la cooperativa no paga a la Caja ni a las empresas el dinero que le han quitado de sus salarios. Sus familias no pueden atenderse en la Caja.

Fabián Cabrera, trabajador de Finca Níspero en la comunidad de Corredor es tajante: “la situación está muy mal y siempre se ha dicho que hay empresarios rusos e italianos interesados en adquirir las fincas bananeras para ponerlas a producir, pero nada se concreta”.

A juicio de Cabrera, esta sería una posible solución al problema, ya que los interventores de Coosemupar son los únicos beneficiados porque “controlan a su manera los fondos” y han dejado la cooperativa sin ningún real hoy día. +C3