Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Economía

Espionaje en banca alemana

ALEMANIA. El mayor banco de Alemania, Deutsche Bank, puso esta semana un nuevo eslabón en la cadena de escándalos de espionaje interno ...

ALEMANIA. El mayor banco de Alemania, Deutsche Bank, puso esta semana un nuevo eslabón en la cadena de escándalos de espionaje interno en grandes empresas alemanas.

En un comunicado de prensa divulgado esta semana reconocieron que el banco vigiló “con dudosa legitimidad” a un miembro de su propia directiva, a otro de su Consejo de Vigilancia, a un periodista, a un accionista y a otra persona más.

La nota destacaba que no fueron “actividades sistemáticas” sino casos aislados. No obstante, los precedentes de otras grandes compañías y los métodos utilizados por Deutsche Bank han causado un escándalo mayúsculo. La prensa alemana recoge que Deutsche Bank envió a Ibiza, España a una joven brasileña de 23 años para que buscara “los puntos débiles” de un accionista incómodo.

La compañía apunta al jefe de su Consejo de Vigilancia como instigador del espionaje sufrido por el accionista Michael Bohndorf. El semanario Der Spiegel publicó que Bohndorf recibió en 2006, en su casa de Ibiza, la visita de al menos una “mujer joven” remitida por Deutsche Bank. La “atractiva joven brasileña” sedujo a Bohndorf, de 66, para sonsacarlo.

Las críticas de Bohndorf a la dirección durante las juntas de accionistas molestaban a los directivos. Sospechaban en el banco que Bohndorf formó causa común con el magnate Leo Kirch, que culpa a los ejecutivos de Francfort de la ruina de su imperio mediático.

Preside Deutsche Bank el famoso y a menudo polémico millonario suizo Josef Ackermann. Si bien el primero de los casos reconocidos por la compañía sucedió antes de su llegada a lo más alto del banco, el resto de los escándalos ocurrieron durante su presidencia.

Al parecer, el banco ya ha purgado a dos de sus ejecutivos a causa del presente escándalo.

Uno de ellos, Wolfram Schmitt, encargó directamente a una agencia de detectives el espionaje a Bohndorf, incluida la visita de la brasileña. Según Deutsche Bank, lo hizo tras “una conversación con el presidente del Consejo de Vigilancia”. Analistas esperan que los despidos continúen esta semana.