Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Economía

“Mi primer empleo”, es una capacitación

PANAMÁ. Buena parte de las esperanzas de miles de jóvenes que se encuentran desempleados en Panamá han sido depositadas en el programa ...

PANAMÁ. Buena parte de las esperanzas de miles de jóvenes que se encuentran desempleados en Panamá han sido depositadas en el programa “Mi Primer Empleo”, cuya primera fase comenzó el pasado lunes con un censo al cual acudieron cerca de 4 mil jóvenes en Atlapa.

Ariel González, subdirector de Planificación del Ministerio del Trabajo desmintió la idea que tenían algunas empresas de que el gobierno ayudaría a pagar los primeros sueldos de los jóvenes adscritos a este programa.

“Mi Primer Empleo es un programa de capacitación que le brindará al joven una primera experiencia relacionada al campo laboral, tales como: construcción, idiomas, atención al cliente, turismo, además de sector automotriz y aeronáutico”, aclara González.

A diferencia del INADEH, que no tiene rango de edad para sus capacitaciones, Mi Primer Empleo está dirigido exclusivamente para jóvenes entre los 18 y 29 años. Para este programa se cuenta con una partida de 11.5 millones de dólares, aclaró el funcionario.

El promedio de capacitación de esta primera experiencia laboral durará entre uno y cuatro meses “dependiendo de la complejidad de la capacitación a tomar”. No es lo mismo tener que estudiar inglés para trabajar en un call center que atención al cliente para laborar en un hotel.

Una vez concluida la capacitación, apunta González, el Ministerio de Trabajo contribuirá con las empresas que contraten a los jóvenes con un “viático” equivalente a un tercio del sueldo mínimo. Aunque se mostró partidario de esta medida gubernamental, el presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá Adolfo Linares solicitó al gobierno reformar “urgentemente” el sistema educativo para que los bachilleres salgan capacitados antes de salir al mercado laboral.

“El sistema educativo está sacando mano de obra mal calificada. Ahora mismo, las empresas quedan de manos atadas para emplear a los graduados. En ocasiones los puestos quedan vacíos por no tener a quien contratar”, dice Linares.