Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Economía

Justifican licitación exprés

PANAMÁ. El secretario nacional de Energía, Juan Urriola, lo dijo todo. . Acompañado por Fernando Marciscano, gerente general de la Empr...

PANAMÁ. El secretario nacional de Energía, Juan Urriola, lo dijo todo.

Acompañado por Fernando Marciscano, gerente general de la Empresa de Generación Eléctrica (EGESA) y René Rivera, gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA), Urriola explicó cómo se tomó la decisión de otorgar en seis días una licitación para contratar por 55.5 millones de dólares, a la empresa Aggreko PLC, que alquilará plantas eléctricas con una potencia de 100 MW/h para enfrentar la crisis de generación energética que enfrenta el país.

Para esta licitación por invitación, (recurso legal utilizado para acortar los tiempos debido a la crisis del sector eléctrico) fueron convocadas las empresas Guinard S.A., Aggreko Internacional y Wood Group Gas Turbine Services.

Voceros de empresas que no fueron tomados en cuenta para esta licitación como Cardoze y Lindo (representante en Panamá de Caterpillar) han acusado al gobierno de no haber llamado a “las compañías que han desarrollado por años este tipo de negocio”.

En respuesta a esta crítica Urriola explica que no tiene muy buenos recuerdos de la presencia en el país de Caterpillar en materia eléctrica.

“Aquí hubo un tiempo en donde se pusieron unas plantas de emergencia en Bahía Las Minas. Venían en contenedorsitos. Eran de Caterpillar. Nunca ha habido un desastre más grande en este país que con esas plantas. Fueron tan malas que cuando se privatizó el Instituto de Recursos Hidraulicos y Electrificación (IRHE), lo primero que hizo Enron (la empresa que compró las operaciones) fue volarlas todas”.

En cuanto a General Electric (GE), el funcionario explica que esta empresa “quería una contratación directa de una vez. Ellos tenían 6 máquinas de 21 MW/h. Los tipos querían una negociación directa. Si no la había, ellos se irían donde un mejor postor. No querían esperar. Su posición era: O tu me das ya (el contrato) o yo me voy”. A su juicio, el mensaje de la empresa era “Si tu no me la das (la contratación) atente a las consecuencias”.

Cuando el gobierno decidió hacer la licitación por invitación, GE “apareció con una carta que decía “gracias por la invitación pero no podemos participar”. Al final yo creo que la empresa quería jugar en dos aguas”.

La decisión de la empresa fue llevarse sus equipos para Ecuador y Venezuela países que también enfrentan una grave crisis energética.

EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

Los máximos responsables por parte del gobierno en el tema eléctrico también explicaron como se otorgó esta licitación.

A pesar de que la Ley 69 del 6 de noviembre de 2009 indica que en casos de emergencia las licitaciones deben tener un periodo de convocatoria de 10 días, la licitación se otorgó en seis días.

En diferentes momentos de la entrevista, refiriéndose a este tema Urriola apuntó: “Nosotros no estamos para infligir la ley”. “Nosotros jugamos más con el mercado que con la reglamentación”. “Teníamos que buscar una solución: o poníamos las plantas o no las poníamos”.

Urriola cree que de haberse producido cortes masivos de luz por no contratar de manera expedita a estas plantas eléctricas, la sociedad civil hubiese pedido su cabeza.

CONEXIÓN DIVINA

Para Urriola, la crisis de generación eléctrica en Panamá es de tal magnitud que el pasado lunes 21 de diciembre no hubo un corte masivo de electricidad en todo el país, porque “el sistema tiene una interconexión divina”.

De no haber llovido (y por consiguiente enfriado los equipos), la demanda iba a superar la oferta y en consecuencia la caída del sistema era inevitable.

Actualmente la demanda se ubica en mil 150 MW/h y el país cuenta con una capacidad de mil 200 MW/h. “Un estornudo nos saca del sistema”.

La actual crisis energética obedece a problemas en las empresas térmicas Bahía de las Minas y GENA, situación que mantiene a estas plantas completamente apagadas.

RACIONAMIENTO

Adicionalmente al problema de la generación térmica se une el fenómeno climático de El Niño, cuyas previsiones han empeorado en los últimos días.

Al respecto Urriola comentó que de no haber alquilado las plantas eléctricas a Aggreko, cabría la posibilidad en un 30% a 40% de probabilidades de racionamientos a partir de la cuarta semana de enero y hasta mayo, que en los casos más dramáticos ocurrirían por periodos de hasta 3 horas al día.

Esta situación no sólo afectaría al usuario final sino que la imagen de confiabilidad del país en el tema de inversiones extranjeras se vería comprometido al no tener un despacho continuo de energía.

RELACIÓN CON AGGREKO

Al ser consultado por su relación con Aggreko PLC, Urriola explicó —sin precisar nombres— que esta se limitó a la intermediación entre una empresa consultora para la cual trabajó hasta hace tres años.

Esta consultora realizó un contrato con Aggreko PLC para el alquiler de unas plantas eléctricas para la Bocas Fruit en la provincia de Bocas del Toro.