Temas Especiales

20 de May de 2022

Economía

Seguridad alimentaria a prueba en el 2012

PANAMÁ.. Para el año 2012, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), prevé un díficil escenario en el tema de segur...

PANAMÁ.. Para el año 2012, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), prevé un díficil escenario en el tema de seguridad alimentaria para los ciudadanos latinoamericanos, a causa de posibles encarecimientos en los precios de los alimentos en los mercados internacionales, lo que impactará más de frente a naciones importadoras, como Panamá.

Así lo destacó Martín Hopenhayn, director de la División de Desarrollo Social de la CEPAL en entrevista a La Estrella, donde indicó que al cierre del 2011 y como proyección del 2012, ‘la inflación se observa más fuerte, sobre los productos de la canasta básica alimentaria para la región’.

Hopenhayn resaltó que el encarecimiento de la comida golpearía más al ciudadano que solo cuenta con recursos para alimentarse o el indigente, ya que los catalogados como pobres podrían bajar su consumo en otras actividades para afrontar el alza de los alimentos. Situación que se presentaría en Panamá.

En el Istmo, la persona que está en pobreza tiene un estimado de $3.00 para subsistir en un día (incluidos alimentación, transporte y vivienda) y el de extrema pobreza cerca de $1.00 o unicamente recursos para comer.

El Ministerio de Economía y Finanzas proyecta que la inflación cierra en el 2011 en 5.5% provocada por el alza en los precios del crudo en el mercado internacional, lo que impactaría la cadena de producción de alimentos en el país. Ante esto, el titular de esa cartera Frank De Lima, describió que Panamá como nación dolarizada a la hora de comprar está también influenciada por la devaluación del dólar.

Del lado de CEPAL, el pronóstico incluye un ‘aumento en la demanda global de alimentos, lo que repercute en más inflación en la comida que consumen los latinoamericanos’, esto último tendrá mayor incidencia en las naciones importadoras, ubicadas desde Venezuela hacia la zona norte de Latinoamérica, a diferencia de las del cono Sur que son más bien productores, como Brasil, Argentina y Uruguay.

En caso panameño se importa mayormente trigo para el pan, maíz e incluso arroz, entre otras.

Hopenhayn ve una solución ante la inseguridad alimentaria en ‘el establecimiento de mercados de integración regional’. Esto permitiría hacer ‘algún tipo de economía de escala y abaratar los costos de los alimentos’, aprovechando que en el mismo continente hay países productores y otros importadores. Más pág 3C.