Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Economía

Cifras del agro revelan retroceso

PANAMÁ. La caída de la participación del sector agropecuario en la economía panameña no es un tema nuevo. El factor central que ha contr...

PANAMÁ. La caída de la participación del sector agropecuario en la economía panameña no es un tema nuevo. El factor central que ha contrarrestado en la actividad es la ausencia de una política económica y de Estado para el campo, según reveló ayer la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) a través de su cuarta Carta Económica Apediana ‘El laberinto del sector agropecuario’.

En el documento la Apede reiteró que se ha abandonado al sector agropecuario, privándole de recursos para su reactivación y dejar de lado la dependencia a las importaciones.

En los últimos años, el débil crecimiento del sector primario se ha visto reflejado en la caída de las exportaciones. Las cifras oficiales revelan que las exportaciones agropecuarias sumaban $418 millones en 2007 y $205 millones en 2011. Esto significa que durante ese lustro se redujeron 51%.

El detrimento del sector primario también se debe a la disminución de la superficie de las explotaciones; es decir, que en los últimos 10 años en el país se han dejado de cultivar 70,687 hectáreas. (Ver recuadro).

Sin embargo, a los apedianos les preocupa el crecimiento de la población en comparación con la producción agropecuaria. Entre 2007 y 2011 la producción agropecuaria se elevó en un promedio anual de 0.5%, mientras la población panameña creció 1.8%. Ese crecimiento desigual hace al país dependiente de las importaciones y sensible a los factores externos, como precio, escasez u otros. A nivel mundial, el crecimiento de los precios de 2003 a 2010 fue de 10%, curiosamente el promedio anual en Panamá alcanzó el 7.1%.

Para contrarrestar el decrecimiento, la Apede considera que se debe mejorar la capacidad de generar y transferir tecnología agropecuaria, hacer más transparente el acceso al crédito, ampliar la oferta del seguro agropecuario y mayor capacitación.

Pese a que la situación que afronta el sector agropecuario, la actividad tiene un impacto positivo en el empleo. En el 2012 la fuerza laboral ocupada del país sumaba 1.6 millones de personas. De este total, 271 mil personas estuvieron ocupadas en el sector primario; es decir, un 16.7% del total.

Oscar Osorio, ministro de Desarrollo Agropecuario, reconoció que la disminución no es de ahora, sino un arrastre de 10 años, por ahora —aseguró— se elabora un plan de Estado tras diagnosticar la necesidades de cada rubro.

Fernando Aramburú, miembro de la Apede, dijo que ‘hemos abandonado al sector agropecuario. Dependemos de las importaciones y eso nos pone en riesgo’.

En tanto, Adolfo Quintero, expresidente del Colegio de Economistas, indicó que no se debe vincular la reducción en la superficie agropecuaria a la venta de tierras para fomentar el turismo; sin embargo, ‘cada año se dejan de cultivar 7 mil hectáreas. Desde el 2007 el agro está estancado’, acotó.