Temas Especiales

17 de Ene de 2022

Economía

Hidroeléctricas aportan el 57%

Expertos recomiendan optar por otras fuentes naturales. La escasez de lluvias pone en peligro la producción. Hay más concesiones hídricas.

Hidroeléctricas aportan el 57%
El agua es el principal recurso de generación eléctrica en el país.

Las hidroeléctricas aportan al sistema el 57% de la energía que se consume en el país, según las estadísticas de la Autoridad de Servicios Públicos de Panamá (ASEP).

La segunda fuente de generación son las plantas térmicas, que aportan al sistema el 37% de la energía, seguida de la eólica, con el 6%.

A juicio del exadministrador de la ASEP Víctor Urrutia, se requiere diversificar la matriz energética para auxiliar el sistema que durante dos años seguidos ha experimentado déficit de producción por el bajo nivel de agua que se ha registrado en los embalses en la estación seca.

La demanda máxima del país es de 1,465 megawatts, mientras que se generan 2,606 megawatts. Aunque parece que la oferta es suficiente para satisfacer la demanda, la realidad es distinta. Esta cantidad de energía no siempre está disponible.

En la estación seca, las centrales hídricas no generan la misma cantidad de energía porque se reducen los niveles de agua, a lo que se suma el aumento de la demanda por el crecimiento del país. ‘Es aquí cuando llega el problema’, aseguró Urrutia.

Para Miguel Bolinaga, gerente de AES Panamá, ‘la situación energética hay que analizarla y hacer las cosas oportunamente para evitar situaciones como las actuales. Aunque en días pasados se registraron algunas lluvias, eso no está ocurriendo en las cabeceras de los ríos, por lo que no favorece a los embalses para la generación de energía’.

AES, que construyó una de las hidroeléctricas más grandes del país (Chan I), apuesta a aumentar su producción de energía a través del carbón y del gas natural, para evitar los recurrentes problemas en la época seca.

Además de estos recursos, Urrutia recomienda fuentes naturales como la eólica y la solar. Estas tecnologías son limpias; sin embargo, son costosas y hasta riesgosas porque dependen de la naturaleza para poder generar. Sólo representan un auxilio para el sistema energético en un determinado caso.

Las hidroeléctricas no son malas. ‘Son limpias y renovables, pero no serán la solución para Panamá’, subrayó Urrutia. No obstante, la apuesta del país parece estar dirigida a este tipo de generación.

En trámite hay 31 nuevas concesiones para la construcción y diseño de hidroeléctricas, que aportarían 997 megawatts al sistema en los próximos años.