Temas Especiales

21 de May de 2022

Economía

BID advierte desigualdad, pobreza y falta de transparencia

El sistema educativo se ubica por debajo de lo que se esperaría en un país con un PIB per cápita relativamente alto

En su última evaluación al país, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advirtió de las debilidades y los riesgos que afronta la economía de Panamá.

Según el reporte del organismo internacional, a pesar del fuerte crecimiento de la economía panameña, en el país prevalece una elevada pobreza, desigualdad social, problemas en la educación, la corrupción y la falta de acceso a infraestructura en el área rural y los grupos indígenas.

POBREZA

Para el BID, a pesar de los programas directos del gobierno para ayudar a reducir la pobreza, el nivel de pobreza sigue siendo muy elevado en Panamá. Para el organismo, si el crecimiento económico hubiese tenido un efecto similar sobre la pobreza, como ocurrió para el país promedio de la región, la pobreza total en Panamá hubiese bajado a 10% y la pobreza extrema en zonas urbanas se hubiese prácticamente eliminado. Según los últimos reportes, la pobreza es 25% y la pobreza extrema, 12.4%.

El BID advierte también que la incidencia de la pobreza y la pobreza extrema en las zonas rurales es 2.8 y 5.7 veces más elevada que en zonas urbanas, respectivamente. Y en los pueblos indígenas, la pobreza es la más alta de la región: cuatro de cada cinco personas indígenas viven en situación de pobreza y más de la mitad vive en pobreza extrema.

DESIGUALDAD

En cuanto a la desigualdad de los ingresos, el BID concluye que la misma genera amplias disparidades en términos de riqueza, geografía y etnicidad en Panamá. Los índices de pobreza en el país son más altos que en otros países de América Latina con niveles de ingresos similares. El coeficiente de Gini de Panamá (51.9 en 2012) es uno de los más altos de América Latina y el Caribe, señala el organismo.

Los índices sociales reflejan grandes disparidades en el acceso a servicios básicos, en particular entre los pueblos indígenas. Muchas comunidades remotas todavía no tienen acceso regular a servicios básicos de salud, electricidad, agua potable o saneamiento, pese al extraordinario crecimiento que ha tenido la economía.

EDUCACIÓN

El sistema educativo de Panamá se ubica por debajo de lo que se esperaría de un país con un PIB per cápita relativamente alto. La educación secundaria y terciaria no satisfacen las necesidades de una economía competitiva y de rápido crecimiento.

El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de 2009 clasificó a Panamá en el puesto 62 entre 65 países y economías participantes en cuanto a sus competencias de lectura y ciencias, y en el puesto 64 entre 65 países en matemática.

Las pruebas internacionales muestran que los alumnos que no alcanzan las competencias básicas del PISA carecen de las aptitudes esenciales que se necesitan para participar eficaz y productivamente en la sociedad y contribuir al crecimiento incluyente.

Para asegurar la sostenibilidad a mediano y largo plazo y apoyar el crecimiento incluyente, Panamá tendrá que fortalecer su capital humano, entre otras cosas, mediante una reforma educativa considerable.

Para aliviar esta escasez de mano de obra, Panamá está atrayendo trabajadores calificados y profesionales extranjeros por medio de nuevas clases de visas de inmigración y programas de residencia permanente.

GOBERNABILIDAD

Según el BID, el informe del Foro Económico Mundial de 2014 señala que el país todavía afronta importantes desafíos con respecto a la gobernanza y la transparencia, entre ellos el fortalecimiento de la forma en que operan las instituciones (posición 66); el combate a la corrupción (posición 80), la delincuencia (posición 115); mayor confianza en los políticos (posición 94) y la independencia del poder judicial (posición 118)

En su informe, el BID también menciona que los indicadores mundiales de gobernabilidad 2012 del Banco Mundial confirman que Panamá se está quedando atrás en materia de control de la corrupción y, recientemente, en lo que respecta a la estabilidad política y la ausencia de violencia.

Entre otros aspectos que deben mejorarse figuran una burocracia gubernamental ineficiente y normas laborales restrictivas.

Para el BID, la nación canalera presenta obstáculos en términos de generación y transmisión de electricidad, por lo que actualmente se raciona la electricidad en todo el país y se han incrementado los costos para la economía.

ALTO COSTO EN LOGÍSTICA

El reporte también señala que el costo de la logística del transporte dentro de Panamá es uno de los más altos de la región. Según el BID, en base a un informe del Banco Mundial, transportar bienes en Panamá cuesta el doble por kilómetro que el promedio de la región de Centroamérica ($0.33 por tonelada/kilómetro frente a $0.17, respectivamente).

Para el economista Adolfo Quintero, la pobreza en Panamá no se compagina con el crecimiento económico que ha tenido el país en los últimos años.

Igual piensa el economista Raúl Moreira, quien agrega que hay que resolver estos problemas de una vez por todas.