15 de Ago de 2022

Economía

Responsabilidad Social Empresarial y los ODS

El cumplimiento de los ODS requiere la participación de todos los sectores: el Estado, la sociedad civil organizada y el sector privado

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en septiembre del año pasado la Declaración de la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) donde expresa reconocer el papel que desempeñan los diversos integrantes del sector privado, desde las microempresas y las cooperativas hasta las multinacionales y la función de las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones filantrópicas en la implementación de la nueva Agenda mundial.

Si bien se expresa en términos globales, constituye una oportunidad de transformación hacia modelos de desarrollos incluyentes y sostenibles tanto en el país como en la región.

Se trata de 17 objetivos que proponen un verdadero cambio de paradigma donde la sostenibilidad social, económica y ambiental promuevan un mundo posible para todos. Identifica temas como Pobreza, Hambre, Salud, Educación, Igualdad de Género, Agua, Energía, Economía, Infraestructuras, Desigualdad, Ciudades, Consumo, Cambio Climático, Océanos, Biodiversidad, Paz y Justicia y Alianzas.

El cumplimiento de los ODS requiere la participación de todos los sectores: el Estado, la sociedad civil organizada y el sector privado.

Las organizaciones con fines sociales dan su aporte especializado junto con los consultores, haciendo de nexo entre las empresas y la comunidad de impacto, dando como resultado seguridad y garantías a los procesos de desarrollos económicos inclusivos. Las empresas que pueden identificar a su vez como incluir proveedores a su cadena de valor y lograr una inversión social y cooperación equitativa, productiva y sostenible.

Debemos analizar qué ODS están involucrados en nuestra empresa. Luego priorizar qué acciones concretas vamos a implementar para contribuir a su cumplimiento. Se trata, por ejemplo, de fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sustentable. Combatir la pobreza con el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente. Promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación con impacto social respetando los derechos humanos y valores universales.

Las empresas, además de fortalecer un desarrollo económico local inclusivo y de integrar los ODS en su cadena de valor, deben contribuir a la promoción de la Agenda 2030 apoyando financieramente actividades de difusión, asociándose estratégicamente con las organizaciones sociales, aportando contenidos y casos inspiradores en medios de difusión, promoviendo dicha labor en instituciones educativas y universidades.

Las empresas no sólo deben preguntarse de qué manera pueden aportar a cada uno de los objetivos sino que deben definir en su estrategia de Responsabilidad Social sus compromisos con los ODS. Creo que debemos imaginarnos como parte de la solución y no del problema, para lo cual debemos primero analizar las 169 metas que se expresan allí e identificar cuáles influenciamos con nuestra actividad empresarial. En segundo lugar, debemos fijarnos objetivos y en tercer lugar definir indicadores específicos con los que vamos a medir nuestros avances. Por último, debemos mejorar la comunicación con nuestros públicos de interés, principalmente con la sociedad.

La responsabilidad social de la empresa (RSE) debe convertirse en un compromiso integral y generar un modelo de negocio más productivo pero cuidando el impacto social y ambiental al tiempo que se crea una mejor reputación y una mayor lealtad entre los consumidores.

Dado que los ODS conforman la agenda global para el desarrollo de nuestras sociedades, les permitirán a las empresas líderes demostrar cómo sus negocios ayudan a avanzar en el desarrollo sostenible, tanto ayudando a minimizar los impactos negativos como maximizando los impactos positivos en las personas y en el planeta.

Ban Ki-moon, secretario General de la ONU, opina: ‘El empresariado es un socio vital para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las empresas pueden contribuir a través de la actividad principal de su negocio, por lo que les pedimos que evalúen su impacto, establezcan metas ambiciosas y comuniquen de forma transparente sus resultados'.

Como expresaron en la Asamblea General: ‘Exhortamos a todas las empresas a que aprovechen su creatividad e innovación para resolver los problemas relacionados con el desarrollo sostenible…'

El SDG Compass (Brújula de los ODS) explica cómo los ODS afectan su negocio ofreciéndole las herramientas y los conocimientos necesarios para poner la sostenibilidad en el centro de su estrategia.

Nuestro planeta está afrontando enormes retos económicos, sociales y ambientales. Para poder combatirlos, los ODS han definido prioridades y aspiraciones mundiales para el 2030. Estas representan una oportunidad sin precedentes para eliminar la pobreza extrema y para situar al mundo en una senda sostenible. Gobiernos de todo el mundo han acordado estos objetivos. Ahora es el momento para que las empresas actúen.

EXPERTO INTERNACIONAL Y CONSULTOR ASOCIADO DE STRATEGO