La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Cepal insta a romper brecha salarial entre hombres y mujeres

En Panamá más del 70% de las mujeres trabajan en los sectores de servicio o comercio al por menor en donde pagan los salarios mínimos más bajos y con un bajo acceso a los servicios sociales básicos

El 22.8% de las mujeres tienen hasta trece o más años de educación.

Más del 70% de las mujeres insertadas en el mercado laboral de América Latina están ocupadas en sectores de baja productividad, lo que implica salarios más bajos, según un reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)

El pasado 12 de diciembre Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal hizo un llamado a ‘romper' las barreras que impiden a las mujeres insertarse en igualdad de condiciones que los hombres en el mercado laboral.

Los sectores de productividad baja implican peores remuneraciones, baja cobertura de la seguridad social y un menor contacto con las nuevas tecnologías.

DIFERENCIA

En Latinoamérica el 50% de los hombres cobran mejor que las mujeres

El 76.1% de las mujeres dentro del mercado laboral trabaja en la categoría de la Cepal de baja productividad, que involucra a sectores como la agricultura, servicios y comercio. En el caso de los hombres un poco más de la mitad de la población labora en este sector.

En el caso de Panamá para el 2014 el 76.1% de las mujeres dentro del mercado laboral trabaja en la categoría de la Cepal de baja productividad, que involucra a sectores como la agricultura, servicios y comercio. En el caso de los hombres un poco más de la mitad de la población labora en este sector, con un 53.7%.

El 12.4% de las panameñas trabajan en la categoría de productividad media (manufactura, construcción, transporte y comunicación), mientras que en los hombres esta cifra asciende a 36.2% de la población masculina, siendo la categoría en donde hay una mayor diferencia entre ambos sexos.

Finalmente el 11.2% labora en la categoría de productividad alta (minería, electricidad, gas y agua, actividades financieras e inmobiliarias), una cifra un poco mayor que en el caso de los hombres que es de 10.1%.

De acuerdo con el informe de paridad de género hecha a 144 países por el World Economic Forum, Panamá ocupa el puesto 43. Si sólo se toma la igualdad de oportunidades económicas entre ambos géneros, el istmo baja a la posición 44 y la peor posición se encuentra en el igual acceso a la salud.

A pesar de ello las mujeres acaparan el mayor porcentaje de estudios superiores que los hombres, con un 29.8% para ellas y un 20.2% para ellos, sin embargo las ganancias mensuales son mayores en los hombres.

Este es también el caso a nivel regional, pues el 22.8% de las mujeres tienen hasta trece o más años de educación y solo el 16.2% de los varones alcanza ese resultado. Y al igual que en Panamá, los hombres cobran un 50% mejor que las mujeres según un informe de la Cepal de 2016.

A su vez, las mujeres representan el porcentaje más alto de la población sin ingresos propios, un 28.1%. En cuanto a los hombres esta cifra llega a 8.1%.

La Cepal también resalta que el 34.2% de las panameñas destinan más tiempo al trabajo no remunerado, cifra mayor a la de los hombres que se encuentra en el 14.4%.

En el plano político panameño el porcentaje de mujeres en el órgano legislativo es del 18.3%, en los gabinetes ministeriales es del 23.5% y en el órgano judicial es del 11.1%, en este último el istmo ocupa el penúltimo lugar de la región.

La economista Maribel Gordón dijo a La Estrella de Panamá que en Panamá ‘por cada $100 que devengan los hombres, las mujeres reciben $85'.

Gordón concuerda con las cifras de la Cepal, pues a pesar de que hay un mayor número de mujeres que acceden a estudios superiores con respecto a los hombres, a nivel nacional la mayoría de ellas aún ‘están laborando en áreas de servicio o en el comercio al por menor, que tiene los salarios mínimos más bajos'.

Al bajo salario se suma la poca cobertura social, así como una insuficiente o ‘nula' sindicalización, concluye la economista panameña para la cual la mujer enfrenta ‘discriminación' en el mercado laboral panameño.

Panamá ha firmado el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer en 2000 y la ratificó en el año 2001.