Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Economía

Transportistas exigen a las navieras 'sacar las manos de la carga terrestre'

Ayer se llevó a cabo la segunda mesa de trabajo para buscar una solución a las constantes denuncias realizadas por gremios de transporte de carga terrestre contra algunas líneas navieras del país

Los transportistas de cargas dicen que las navieras distorsionan el negocio.Archivo | La Estrella de Panamá

Tras varias denuncias, los transportistas de carga nacional exigieron a las navieras que, de una vez por todas, detengan sus operaciones en el campo terrestre, pues aseguran que en la actualidad hay agencias navieras convertidas en operador logístico multimodal que están trastocando el ecosistema logístico tradicional y les están robando terreno.

“Pedimos que las navieras saquen la mano del transporte terrestre, de los corretajes de aduanas y de los agentes de carga porque lo único que hacen es encarecerle los costos a nuestros clientes reales —que es el cliente final y el comerciante panameño— y sacarlos de competencia muchas veces en las importaciones, las exportaciones. Siempre quieren estar ganando en todos los segmentos y no es justo”.

Así lo afirmó ayer Julio Solís, presidente de la Asociación de Transporte de Carga de Panamá (Atracapa), en el marco de la segunda mesa de trabajo en la Autoridad Marítima de Panamá con gremios de carga terrestres, el Gabinete Logístico, las autoridades y representantes de las navieras para buscar una solución a las constantes denuncias realizadas por gremios de transporte de carga terrestre contra algunas líneas navieras del país.

Solís acusó a las navieras de “intromisión” en un servicio que hasta ahora ha sido realizado por los transportistas de carga, los corredores de aduanas y los agentes de carga.

Solís sostuvo que lo que ocurre es que las navieras “quieren tener todo el control del cliente”, desde el momento en que se inicia el trayecto en origen y hasta la entrega final. Y “esto nos está afectando porque si las navieras hacen todo el trabajo nos obligan a bajar los precios o a trabajar para ellos. Además, al final no van a invertir en tierra, como nunca lo han hecho. Distorsionan el negocio”, apuntó.

Explicó que la intromisión por parte de las navieras se inició hace ya varios meses pero en los últimos dos meses, a finales de octubre y noviembre, fue cuando recibieron los primeros impactos.

El primer golpe fue cuando se conoció que una naviera iba a seleccionar a un solo transportista para que todos los demás le facturaran a él y luego éste les pagara los fletes. “El problema era que ese transportista iba a tener el control de todos nuestros clientes y tener ventaja sobre el resto de los transportistas”, comentó el vocero de Atracapa, gremio que aglutina a unas 39 compañías.

“En lo único que estamos de acuerdo como gremio es en que no haya huelga ni manifestaciones violentas que afecten a Panamá...”,

NICOLÁS VUKELJA
CÁMARA MARÍTIMA DE PANAMÁ

Además de lo anterior, las navieras también informaron, a través de un comunicado, que solo el que transporta la carga, el transportista, puede facturarle a ellos (navieras); y si en el caso tal, necesita su dinero, inmediatamente iba a llegar a realizar el facturing, quitando de por medio a las organizaciones de transporte, que han hecho este trabajo hasta este momento. “Realmente sentimos que es una intromisión lo que se han estado haciendo las navieras porque por qué hay que ir a las oficinas de ellos, si hay otros procedimientos”, dijo.

Aparte de eso, aseguró que las navieras empezaron a vender el flete en régimen con el marítimo, el terrestre, el corretaje de aduanas completando ya todo el ciclo.

“Esto pone a competir con una brazo económico tan fuerte como una naviera que nos empieza a quitar terreno”, manifestó Solís, quien destacó que este es un problema que se ha venido dando desde hace ya algún tiempo y que ha ido subiendo de nivel hasta llegar a un punto en que los transportistas dicen no poder más.

“Como impacto hay varias empresas de transporte, varios transportistas que han perdido clientes; y están al borde de la desesperación porque si tú no tienes trabajo, no tienes cómo pagar los equipos y darle continuidad a los negocios”, remarcó.

Asimismo, advirtió de que si las navieras brindan el servicio completo de logística con el transporte, les pagan cuando les da la gana, a 60 o 90 días, y no pueden hacer nada.

En ese contexto, agregó que lo que se está buscando hoy día en las mesas de trabajo es que de una vez por todas se logre establecer el margen terrestre para el transporte de carga y se le ponga una condición a las navieras.

Unas de las principales conclusiones de esta mesa es que el 6 de diciembre se tendrá una próxima reunión donde las navieras tendrán que sustentar su posición y su decisión en concreto.

Por su parte, Nicolás Vukelja, presidente de la Cámara Marítima de Panamá, expresó que su posición frente a este conflicto es hacer un llamado a las mesas de trabajo, recomendando dos mesas: una de regulaciones y otra de tecnología, para que se puedan agilizar los procesos de documentación.

Mencionó que también se acordó que la Cámara Marítima iba a participar en todas estas mesas de trabajo, pero no las iba a liderar, y en su lugar recomendó que lo hiciera el Gobierno. “Recordemos que como gremios, tenemos todas las navieras y los puertos; y en lo único que estamos de acuerdo como gremio es en que no haya huelga ni manifestaciones violentas que afecten a Panamá, pero no estamos tomando ningún lado de ninguna una naviera, ya que las representamos a todas y las prácticas de una no son las mismas de otras”, recalcó Vukelja.

Por su lado, Antonio García, presidente del Consejo Empresarial Logístico de Panamá (COEL), dijo que la posición del gremio es tratar de buscar un consenso entre las partes por el bienestar del país. Señaló que durante esta segunda mesa de trabajo se concluyó la necesidad de reglamentar el servicio de las navieras en la parte de terrestre.

“El servicio de las navieras está evolucionado y Panamá no se puede quedar atrás, sin embargo se tiene que hacer sin afectar a los transportistas de carga ni a la economía del país”, puntualizó.