Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Economía

Lo que viene después del 'divorcio' del Reino Unido y la UE y su posible impacto en la economía de Panamá

Los analistas financieros consideran que tanto  la salida del Brexit como el coronavirus  pueden ir en menoscabo de la movilización de carga. Ambas situaciones amenazan con desacelerar la economía 

Brexit
El Reino Unido abandonó  la UE el 31 de enero y desde entonces se inició un proceso de transición. EFE

El pasado 31 de enero Reino Unido y la Unión Europea (UE) consumaron su “divorcio”, tras un complejo proceso que inició hace tres años y medio cuando un 52% de votantes le dieron el “sí” en un referendo.

Pero ¿qué implicaciones tendría  la salida del  Reino Unido de la UE? ¿Qué viene después de esta  ruptura? ¿Qué impacto tendría en las economías del entorno internacional, incluyendo la de Panamá?

En teoría, todo seguirá intacto hasta que se negocien las futuras relaciones. Sin embargo,  agencias internacionales explican que tras el brexit, el gobierno de Boris Johnson tendrá que elaborar una legislación sobre cuatro áreas, hasta ahora reguladas por la UE: agricultura,  inmigración, medio ambiente y comercio.

Asimismo, al dejar de ser un país miembro del bloque comunitario, el Reino Unido dejará de formar parte de las instituciones europeas, ya no estará representado en instituciones europeas y  no podrá participar en la toma de decisiones de los europeos.

 También perderá sus privilegios comerciales; y desde ahora será un país extranjero y sus empresas tendrán que pagar impuestos y aranceles para hacer negocios con compañías europeas. 

Además, recuperará la parte del presupuesto destinado a las políticas comerciales y  también su libertad para negociar acuerdos comerciales con terceros países.

Desde el pasado 31 de enero de 2020, se inició un proceso de transición de once meses (hasta el 31 de diciembre), para determinar la futura relación bilateral entre británicos y europeos y evitar el temido "brexit duro".

Brexit y su impacto  

Los analistas consideran que en este proceso, lo más difícil no era el Brexit sino la negociación en el breve periodo de transición, por las consecuencias que podría conllevar para el entorno internacional, más cuando en estos momentos se registra una crisis sanitaria internacional con el coronavirus que estalló en China y amenaza con expandirse y desacelerar la economía mundial.

“El tema del brexit sí va a tener implicaciones en las economías del entorno internacional, incluso en la de Panamá, hasta tanto no se logre el acuerdo comercial”, afirmó a La Estrella de Panamá, el financista panameño Allan Corbett.

Y ¿cómo afectaría la salida del Reino Unido de la UE a  la economía panameña? Pues bien, Corbett señaló que no solo el brexit podría afectar la economía del país, sino que la situación se podría complicar aún más con el coronavirus que estalló en China. “Se han unido dos cosas muy peligrosas, precisamente, cuando Panamá tiene un problema de ajuste macroeconómico por el desbalance que dejó el gobierno anterior”, manifestó.

Para Corbett, “ambas situaciones se ponen más difíciles y pueden ir en menoscabo de la movilización de carga que  pasa por el  Canal de Panamá”, por donde cruza más de 6% del comercio mundial. “Se pronostica que la salida del Reino Unido causará una desaceleración en el movimiento de carga a través de Panamá”, estimó.

La Administración del Canal de Panamá (ACP) anunció a las navieras, dueños y operadores que adoptó medidas para prevenir que el coronavirus se propague en el país.

Corbett recomendó que el gobierno debería analizar otras alternativas para dinamizar la economía, porque ya se está viendo que en la parte del área comercial va a haber desaceleración por lo menos en el 2020 y parte del 2021 hasta que la economía del país se ajuste.

“El impacto hacia Panamá por el brexit sería indirecto, aunado al coronavirus. Se unieron dos cosas innecesarias en un mal momento, por lo que hay que volverse más creativos y nosotros debemos diversificar más nuestra economía", remarcó el financista.

Corbett, a su vez, alabó que el Gobierno esté impulsando el turismo, pues considera que es un sector que puede ayudar a recuperar el dinamismo de la economía del país. “No no podemos estar dependiendo solo del comercio. Creo que el turismo pudiera estar de número uno en la producción del PIB (producto interno bruto)”, apuntó.

De acuerdo con Corbett, debido a que Europa le fabrica muchas piezas de productos a Inglaterra y está muy relacionado con China, “no le va a ser tan fácil el manejo de la carga de un lado para el otro”.

Y es que el catedrático universitario está consciente de que el convenio de ajuste que tendrá la UE con el Reino Unido va a ser muy “duro” y lo más probable es que Alemania y la UE “impongan restricciones” a sus importaciones.

“Va haber un paro fuerte en la carga porque la van a cerrar y por los impuestos”, vaticinó.

“Definitivamente, que al Reino Unido no le va a ser tan fácil haber salido de la UE y eso va a tener un alto costo, además del paso de personas directamente para el turismo”, advirtió.

Indicó que las excolonias inglesas también podrían tener problemas para introducir sus productos a Europa, porque “también los van a cerrar por allí”, pues a su juicio Reino Unido ahora lo que está tratando es de “baipasear”, a través de ellas, la introducción de productos a la UE, y en la medida en que lo haga “van a cerrarle las puertas” y a ser “más restrictivos”; y “eso no daría una buena señal” sobre el bloque.

“Mientras más movimiento tenga Reino Unido estará dando una mala imagen sobre la UE a sus aliados, de que es mejor que se salgan del bloque. Con ello, todos podrían comenzar a romper”, subrayó Corbett.

Hasta que no se resuelve el acuerdo comercial,  el Reino Unido tendrá la obligación  de acatar las normas de la UE y contribuir a su presupuesto. En resumidas cuentas, permanece en la unión aduanera y en el mercado único, pero queda fuera de las instituciones políticas y del Parlamento.

Y es que el gobierno británico quiere que sus bienes y servicios tengan el mayor acceso posible al bloque europeo, pero dejó claro que abandonará la unión aduanera y el mercado único, y que deberá poner fin a la jurisdicción general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

En una carrera contrarreloj, Reino Unido y los 27 miembros de la UE deben llegar a un acuerdo antes de que termine este año, no obstante, las conversaciones formales solo pueden comenzar en marzo de 2020, según el cronograma establecido.

¿Qué implica el acuerdo? 

Un acuerdo de libre comercio permitiría que los bienes británicos circulen por la UE sin chequeos o cargos adicionales. En caso de que no negocie y ratifique el nuevo acuerdo en el tiempo estipulado (31 de diciembre de 2020), Reino Unido corre el riesgo de que se le impongan aranceles sobre sus exportaciones a la UE.

Reino Unido también deberá gestionar otros acuerdos de cooperación: orden público, intercambio de datos y seguridad; normas de aviación y seguridad; acceso a aguas de pesca, suministro de electricidad y gas, licencia y regulación de medicamentos.

Michel Barnier, jefe negociador de la UE, aseguró  que están “listos” para ofrecer un acuerdo “muy ambicioso” como pilar central de esta asociación, sin aranceles aduaneros ni cuotas para los productos que ingresan a su mercado único de 450 millones de personas, publican agencias de noticias internacionales.

“Ahora debemos acordar garantías específicas y efectivas para asegurar la igualdad de condiciones a largo plazo durante mucho tiempo. Eso significa un mecanismo para mantener los altos estándares que tenemos en materia social, ambiental, climática, fiscal y de ayuda estatal, hoy y en su desarrollo futuro”, sostuvo Barnier.

Una incógnita es hasta qué punto Boris Johnson quiere un acuerdo con la UE. “Hemos elegido que queremos un tratado de libre comercio similar al de Canadá, pero en el improbable caso de que no tengamos éxito, entonces, nuestro comercio tendrá que estar basado en el actual acuerdo de retirada de la UE. Sin necesidad de que un acuerdo de libre comercio implique aceptar las reglas de la UE sobre políticas de competencia, subsidios, protección social, medio ambiente o algo similar, más de lo que la Unión Europea debería estar obligada a aceptar las reglas de Reino Unido”, puntualizó.

Cronograma del Brexit

20 de enero de 2020: se aprueba el Brexit

31 de enero de 2020: día del Brexit. Pueden comenzar las negociaciones comerciales.

30 de junio de 2020: expira el plazo para extender el periodo de transición

31 de diciembre de 2020: ¿Se ha negociado y ratificado un acuerdo comercial?

21 de enero 2021: Comienza una nueva relación la UE