Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Economía

Acreedores de Odebrecht aprueban reestructuración de la deuda en 12 subsidiarias

Los acreedores lograron la aprobación judicial para comenzar la reestructuración de la deuda en doce de las 20 subsidiarias que tiene la organización

Tribunal otorga cinco meses para concluir pesquisas de Odebrecht 0
Ahora la empresa tiene dos años para reestructurar su deud tras el escándalo de corrupción originado en 201. EFE

Luego de diez meses de negociación, los acreedores del grupo brasileño Odebrecht, lograron la aprobación judicial para comenzar la reestructuración de la deuda millonaria en 12 de las 20 subsidiarias que tiene la organización, lo que esperan lograr en un período legal de dos años.

Tras verse involucrada en un escándalo de corrupción internacional, la compañía de construcción con presencia en Latinoamérica inició en junio de 2019 uno los mayores pedidos de recuperación judicial de la historia de Brasil.

La estrategia es un paso “decisivo para la recuperación económico-financiera” del grupo, informó el director ejecutivo de la compañía, Ruy Sampaio a través de un comunicado de prensa.

La propuesta inicial del conglomerado era incluir las 20 subsidiarias en un único plan, pero fue rechazada por los acreedores. "Estamos convencidos de que las otras ocho compañías tendrán sus planes aprobados dentro de los 60 días", afirmó Sampaio.

Después de la homologación judicial, de la decisión de los acreedores, el grupo tendrá un plazo legal de dos años para la ejecución de la reestructuración de la deuda de las 12 empresas que se acogieron.

La deuda que tiene la empresa roza los 100,000 millones de reales (unos $25,700 millones). Antes de iniciar el proceso judicial para la evaluación del plan, la constructora mantenía 84,000 millones de reales (unos $21,595 millones) en créditos concursales, pero de ese total 33,000 millones de reales ($8,483 millones) son entre empresas del mismo grupo.

"El paso dado hoy es decisivo para la recuperación económica y financiera de Odebrecht. A partir de ahora, comienza una nueva etapa en la trayectoria de un grupo que, en 75 años de existencia, ha hecho una importante contribución al desarrollo sostenible en Brasil y en varios países", enfatizó Sampaio en el comunicado.

"Nuestro futuro está en nuestras manos. Y nuestra fortaleza también está en el alto nivel técnico de nuestros equipos y en el conocimiento acumulado durante décadas en las diversas ramas de actividad económica a las que nos dedicamos", puntualizó el alto ejecutivo.

La constructora afronta una grave crisis económica desde que las autoridades brasileñas destaparon hace cinco años el escándalo de corrupción de la petrolera estatal Petrobras, que ha enviado a prisión a decenas de empresarios y políticos, y asimismo, ha servido para desvelar redes similares en otros países de la región latinoamericana y hasta de África.

En 2016, exejecutivos de la firma brasileña reconocieron ante la justicia estadounidense que realizaron sobornos por un valor de más de $788 millones, con el fin de lograr contratos para más de 100 proyectos, desde República Dominicana hasta Argentina y Angola.

La operación Lava Jato descubrió que la constructora del grupo tenía un departamento específico para el pago de sobornos, con tablas y apodos para esconder la identidad de los beneficiados, un complejo rompecabezas que las autoridades juntaron gracias a la confesión de esos 77 exejecutivos de la constructora, que ganó diversas licitaciones en la región.

Ante de las confesiones y los escándalos, Odebrecht contaba con 181,000 empleados distribuidos en 21 países, mientras luego de acogerse a la ley de quiebras operaba con apenas 48,000 colaboradores.